Genio y figura hasta la sepultura

A G-T P facebook

Antonio Gil-Terrón Puchades

17.06.21

El autor de la divertida comedia “LA VENGANZA DE DON MENDO”, el poeta y dramaturgo Pedro Muñoz Seca, acusado de los “terribles” delitos de creer en Dios y practicar la religión católica, fue encarcelado y posteriormente ejecutado, el 28 de noviembre de ese año 1936, en Paracuellos del Jarama, sin haber sido juzgado, tal como los social comunistas acostumbraban.

Hasta sus últimos momentos, Muñoz Seca, hizo gala de su buen humor, dirigiendo estas palabras a sus verdugos: «PODÉIS QUITARME LA HACIENDA, MIS TIERRAS, MI RIQUEZA, INCLUSO PODÉIS QUITARME, COMO VAIS A HACER, LA VIDA, PERO HAY UNA COSA QUE NO ME PODÉIS QUITAR… Y ES EL MIEDO QUE TENGO EN ESTOS MOMENTOS».

Acto seguido los milicianos social comunistas, carentes del mínimo sentido del humor, dispararon sus armas.

Pero no era el miedo lo que no le pudieron quitar; porque alguien que realmente tiene miedo lo último que se le ocurre es hacer un chiste delante de la oscura dama.

Pues eso. En esta vida he perdido muchas cosas, y supongo que más aún perderé, pero lo único que no he perdido es el sentido del humor.

De la foto de ese niño, riendo inocente ante lo que la vida le reservaba, hasta este hombre de pelo cano que hoy les habla, han pasado muchos años, y no digo que no hayan habido lágrimas, las que tocaban, pero al final, lo que no han podido apagar es mi alegría de vivir, y la risa que le acompaña; una risa que he procurado, aunque no siempre he conseguido, que fuera sana y franca, como la risa de aquel niño, que con un orinal en la cabeza se reía de su propia estampa.

Be the first to comment on "Genio y figura hasta la sepultura"

Leave a comment

Your email address will not be published.