Cáritas Valencia asitió a 62.534 personas en 2020

A las dificultades “en el acceso a la vivienda y a un empleo digno", que ya se daban en años anteriores, en esta crisis “se han unido otras, como la brecha educativa y digital y los problemas de salud", ha explicado Aurora Aranda (en la imagen)

La entidad presenta la memoria de 2020, año en el que atendió a más de 60.000 personas, un 26,3 por ciento más que el año anterior

Valencia, 03.06.21

A. Casañ.-  Cáritas Diocesana ha atendido en 2020 a un total de 124.566 personas en la Comunidad Valenciana, principalmente mujeres -más de la mitad-, con pérdida de empleo y menores. Así lo ha puesto de manifiesto este jueves la secretaria general de la institución, Aurora Aranda, en una rueda de prensa en la que ha presentado la Memoria Institucional de Cáritas Diocesana de Valencia correspondiente al año 2020, acompañada por el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros, y por el director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande.

A través de sus 686 Cáritas parroquiales de la Diócesis  de Valencia, el pasado ejercicio hubo 62.534 personas beneficiarias, lo que supone un aumento del 26,2% en relación con el año anterior.  «Es un preocupante aumento. Veníamos de un descenso paulatino y progresivo y hemos vuelto a datos superiores a 2016», ha indicado Aranda, que ha explicado que los perfiles más atendidos son parejas jóvenes con hijos, mujeres con hijos, migrantes, personas mayores solas, personas con viviendas precarias y personas que han perdido su empleo.

En este sentido,  Aranda puntualizado que «hace pensar que la presencia de menores en núcleos familiares es un elemento importante y un factor de exclusión». Así, fueron atendidos 16.632 menores atendidos por las Cáritas parroquiales y en sus proyectos de Infancia y Adolescencia; los 43 que han residido en el Hogar Mare de Déu dels Desemparats i dels Innocents y los 40 del Centro de Día Manantial, en Burjassot. Además, la pobreza «sigue teniendo rostro de mujer», puesto que el 72% de los atendidos son mujeres. Por otro lado, el 61% de las personas atendidas eran migrantes, muchos de ellos en situación administrativa irregular; y personas mayores, que han ido en aumento como consecuencia de la pandemia.

También los centros han ayudado a personas con viviendas precarias y a aquéllas que han perdido el empleo: «se han incrementado las personas que han perdido el trabajo y han venido a nosotros, la mayoría de sectores relacionados con una economía informal como el empleo doméstico o los cuidados. También hostelería, turismo y el sector agrícola», ha detallado Aranda.

Educación, vivienda y «tsunami»

Pese a la crisis sanitaria, desde Cáritas han continuado desarrollando acciones y proyectos como el mantenimiento de 47 viviendas para alojar a familias, personas migrantes o mujeres en contexto de prostitución y trata. En total, en 2020 se han alojado 166 personas en estas casas. Además, Cáritas ha atendido a más de 300 personas en situación sin hogar a través de dos acciones: acompañamiento a aquéllas que estaban en la calle; y a través de un centro, el de San Esteban.

Asimismo, ha mantenido activos 58 proyectos para menores y familias; y ha atendido a 118 mujeres en contexto de prostitución y trata. También ha orientado a 1.455 personas a través de los servicios de empleo -de las que 808 se han insertado en el mercado laboral-; y ha atendido a 6.004 personas cubriendo sus necesidades básicas. Para poder lograr estos objetivos, Cáritas ha invertido 6.423.331 millones de euros: «Es fundamental el apoyo, la generosidad, el compromiso y las personas que confían en Cáritas. El volumen de donaciones, colaboraciones y personas particulares ha sido muy grande», ha destacado Aranda.

En su intervención, Ignacio Grande, director de Cáritas Diocesana de Valencia, ha hecho referencia al mensaje del Papa en su última encíclica, donde anima a la sociedad “a ser parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas”. Si imaginamos de forma gráfica la sociedad tras la pandemia, “podemos ver un tsunami que afecta a tres franjas: las personas que no acudían a Cáritas y que se han visto afectados por la pérdida repentina de empleo; la sociedad frágil, con ´trabajadores pobres` que llegan a final de mes sin capacidad de ahorro y con trabajos de economía sumergida; y los ahogados, la sociedad descartada, que sufren la cronicidad de la pobreza”.

Por último, Grande ha anunciado que en octubre de 2021 comenzarán los actos del 60 aniversario de Cáritas Diocesana de Valencia, ciudad en la que “el ejercicio de la caridad ha sido histórico y pionero: aquí fueron fundados el primer orfanato del mundo, por san Vicente Ferrer, y el primer hospital para personas con enfermedad mental, por el padre Jofré”. El director general de Cáritas ha nombrado, como retos de la entidad y de la sociedad, “la necesidad de mantener y ampliar las políticas expansivas, de carácter social y económico; promover el empleo decente, porque el trabajo es un derecho no un privilegio, y las políticas de acceso a la vivienda; repensar el modelo de cuidados, para pasar de una sociedad de la conexión a una sociedad del vínculo; activar redes de acompañamiento para los más vulnerables, sobre todo, menores y mayores; y facilitar el acceso a derechos en igualdad de condiciones”.

Monseñor Arturo Ros

Por su parte, el obispo auxiliar de Valencia monseñor Arturo Ros, ha destacado hoy que frente a la realidad que vivimos “fruto de la crisis socio-sanitaria y de otras crisis, la tarea de Cáritas Diocesana es de una necesidad vital y no podemos ser conformistas ni quedarnos inmóviles ante lo que acontece: son tiempos de cristiana rebeldía, especialmente en todo lo relativo a la defensa de la dignidad de las personas”.

En la presentación de la memoria institucional de 2020 de Cáritas Diocesana de Valencia, en el día de la festividad del Corpus Christi, monseñor Ros ha subrayado que “nuestra rebeldía no es beligerante, es con la palabra y los hechos, con la caridad y el servicio, porque en Cáritas servimos pero, al mismo tiempo, denunciamos, no nos podemos callar ni silenciarnos ante las demandas urgentes de la sociedad”.

Monseñor Ros, responsable de la Vicaría para el Laicado y la Acción Caritativa y Social de la Diócesis, ha recordado las palabras del Papa Francisco en su encíclica “Fratelli Tutti” en la que apuesta por una Iglesia que sea “una casa con puertas abiertas, que sale de los templos, para acompañar, tender puentes y sembrar reconciliación; ése es el modelo de acción social de Cáritas y en este contexto el servicio significa cuidar a los frágiles: el servicio nunca es ideológico ya que no se sirve a las ideas sino a las personas”.

Cuentas para donaciones

Puedes realizar una donación mediante transferencia bancaria:

FIARE BANCA ÉTICA: ES75 1550 0001 2800 0084 2922

TRIODOS: ES67 1491 0001 2910 0946 0823

CAIXA POPULAR: ES19 3159 0078 5716 6338 6025

BANKIA: ES39 2038 6309 1860 0000 4179

CAIXABANK: ES80 2100 4459 5902 0001 5634

SABADELL: ES45 0081 0320 0700 0170 6774

SANTANDER: ES15 0049 0781 9627 1019 3681

BBVA: ES49 0182 7710 4500 0027 6143

También puedes usar este código BIZUM: 38026

Se el primero en comentar on "Cáritas Valencia asitió a 62.534 personas en 2020"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*