El comité de expertos

A G-T P facebookA G-T P facebook

Antonio Gil-Terrón Puchades

22.05.21

Hoy en día hay personas que cuando alguien intenta disentir del discurso oficial, del discurso políticamente correcto, paternalista y buenista, se crecen y riñen, cual maestros de escuela. Y lo hacen desde un auto pedestal de arrogancia poco justificada, como si hubieran descubierto gracias a su prodigioso intelecto algo que el resto de los mortales, por su ignorancia e incultura, desconocemos.

El discurso de estos tipos me recuerda al del engolado Sanchiflas cuando, con su “new look” a lo Cruella de Ville maqueada por Emidio Tucci, decía que sus decisiones se basaban en lo dictaminado por un “comité de expertos”; supongo que con mandil y capirote, dado el secretismo habido cuando algún periodista se salía del guión oficial y se atrevía a preguntar por sus nombres. Al final se supo que dicho comité, en base al cual nos organizaron la vida y privaron de nuestros derechos más fundamentales, nunca existió.

La matraca favorita de estos demagogos monclovitas, es utilizar frívolamente la palabra “expertos”, así como la frase “evidencias científicas”, tomando en vano el nombre de la Ciencia, al apropiarse de ella con un sentido patrimonial; como si ésta fuese una enjaezada jaca de su propiedad que sacan a pasear y exhiben cuando la cosa les viene torcida, o simplemente cuando les viene en gana, pensando que con sus cabriolas de feria van a dejar boquiabiertos a un pueblo que consideran moldeable como la plastilina gracias a la utilización descarada de unos medios de comunicación prostituidos y paniaguados.

Y es que al final no importa la verdad, sino el relato; un relato cocinado por redondo, capaz de transmutar las mentiras más orondas en verdades intocables; auténticos artículos de fe del credo sanchista.

Pero como la mentira tiene las patas cortas, y es fácilmente desmontable a poco que pase el tiempo, han cambiado de estrategia y ahora ya no hablan de sus ensoñaciones y compromisos para el año que viene, sino para el 2050, ya que para entonces haber quién se acuerda de que hace 30 años alguien les prometió el paraíso, y no han obtenido más que chapotear en una cloaca, medio ahogados por la mierda.

NOTA: ¿2050? ¡Me parto! ¡Qué de gracias Su Sanchidad si termina la legislatura, aunque sea moqueando y con el rímel corrido!

Be the first to comment on "El comité de expertos"

Leave a comment

Your email address will not be published.