Anna-Eva Bergman vuelve del Reina Sofía a la Colección Per Amor a l’Art

Bombas Gens Centre d’Art y el Museo Reina Sofía presentan la exposición “Anna-Eva Bergman. De norte a sur, ritmos”, comisariada por Christine Lamothe y Nuria Enguita/AVPBombas Gens Centre d’Art y el Museo Reina Sofía presentan la exposición “Anna-Eva Bergman. De norte a sur, ritmos”, comisariada por Christine Lamothe y Nuria Enguita/AVP

La muestra presenta una selección de obras de la artista noruega realizadas entre 1962 y 1971

Valencia, miércoles 12.05.21

A. C.-  Bombas Gens Centre d’Art y el Museo Reina Sofía decidieron aunar esfuerzos para desarrollar proyectos culturales conjuntos. El primero ha sido la organización en Madrid con la Fondation Hartung-Bergman, de la exposición “Anna-Eva Bergman. De norte a sur, ritmos”. Comisariada por Christine Lamothe y Nuria Enguita, contiene cinco piezas pertenecientes a la Colección Per Amor a l’Art (CPAA).

La muestra, que ya se exhibió en Bombas Gens en 2018 ha estado en el Palacio de Velázquez del Parque del Retiro desde el 22 de octubre de 2020. La clausura es el 17 de mayo, fecha en la que las piezas de la Colección Per Amor a l’Art harán las maletas. Una colección privada centrada en la fotografía y el arte abstracto compuesta por más de 2.250 obras de 220 autores que, al año de salir a la luz, en 2018, fue reconocida con el premio “A” al coleccionismo de la Fundación ARCO.

Esta no será la única vez que piezas de la CPAA viajen porque la Fundació Per Amor a l’Art y el Museo Reina Sofía formalizaron recientemente un convenio marco de colaboración con el objeto de aunar esfuerzos para desarrollar proyectos culturales conjuntos y posibilitar, en los próximos años, la organización de exposiciones temporales, préstamos de obras, proyectos de investigación y estudio, congresos y jornadas, publicaciones o estancias profesionales.

La obra de Anna-Eva Bergman construye un universo singular en torno a la línea y el ritmo. El paisaje se convirtió entonces en la referencia esencial de su obra./AVP

La obra de Anna-Eva Bergman construye un universo singular en torno a la línea y el ritmo. El paisaje se convirtió entonces en la referencia esencial de su obra./AVP

Anna-Eva Bergman (1909-1987)

Esta muestra presenta una selección de obras de Anna-Eva Bergman (1909 – 1987) realizadas entre 1962 y 1971, coincidiendo con una serie de viajes a España y Noruega. Estos viajes se traducen como un diálogo entre el norte y el sur en sus paisajes, formalmente semejantes, pero con una representación de la luz muy distinta.

La obra de Anna-Eva Bergman en sus inicios, estuvo marcada por la influencia de los artistas alemanes de la Nueva Objetividad pero, a partir de la década de 1950, experimentó un giro radical cuando se dedicó a la abstracción pictórica, construyendo un universo singular en torno a la línea y el ritmo. El paisaje se convirtió entonces en la referencia esencial de su obra.

Su relación con España se inició en 1933, cuando se instaló durante un año en Menorca junto a su pareja, Hans Hartung. En 1962 realizó un viaje a Almería que marcaría su obra de manera determinante; allí comenzó a crear sus primeros horizontes, motivo que retomará al volver a pintar los paisajes noruegos. Este vínculo entre Noruega y España —norte y sur— desembocó en una formalidad semejante, aunque de tonalidades muy diferentes, entre ambos paisajes.

Las piedras son otro elemento recurrente en Bergman, que surgen a principios de la década de 1970 después de haber viajado por España y Portugal. En sus viajes, la artista realizó un gran número de fotografías que utilizaba como rastro, memoria o recuerdo, de este modo pintaba sus paisajes a partir de la distancia entre la pintura y lo percibido, transformado por el paso del tiempo.

Se el primero en comentar on "Anna-Eva Bergman vuelve del Reina Sofía a la Colección Per Amor a l’Art"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*