Opinión

Los colores de la madurez

Fotografía Rosa Muriel
Fotografía Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

22.04.21Rosa Muriel

Después de un día intenso, ya empieza a oscurecer, me quedo sola con mis pensamientos. Se vienen a mi mente secuencias no deseadas, inquietudes no deseadas, desasosiego no deseado, temores no deseados.

Y allí abrazada a mi almohada, en la oscura noche, sola, empiezo a echar de menos personas, cosas, detalles. Por un momento me siento desgraciada, pero no, no soy desgraciada, porqué las peores tormentas pasaron. Las fuerzas se agotan, el cansancio lo siento cada vez más presente, deseando que aparezca esa mano que me ayude y esa voz que me diga «estate tranquila, todo irá bien…calma».

Noche de insomnio. Vienen a mi mente miles de preguntas, intento encontrar miles de respuestas que me hagan sentir bien, con algunas lo consigo, con otras no.

Loading...

Noche de insomnio. Va amaneciendo, va entrando un rayo de luz en mi habitación, y surge la magia. Es cuando me doy cuenta que soy verdaderamente afortunada, tengo ahora todo lo que he deseado, tengo lo que siempre soñé. Tengo esa mano y esa voz que me dice: «estate tranquila, todo irá bien…calma».

Salgo de la cama, voy a la ducha y delante del espejo sonrío, veo una sonrisa especial que me da cuando pienso en una persona, también descubro a una mujer ya entrando en la madurez de la vida y sorprendentemente hermosa, si hermosa y más savia.

Me siento afortunada y agradecida. Tomando mi café pienso en el insomnio nocturno y en que jodidos son los pensamientos, preguntas y más de la noche.

Desde luego el día tiene otro color. Sólo deseo que el presente y el futuro tengan mil colores.

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Campo de Golf El Castillejo, Alcalá de la Selva