Superliga europea: el fútbol sólo para ricos

Florentino Pérez, polémico impulsor de la Superliga europea/rtveFlorentino Pérez, polémico impulsor de la Superliga europea/rtve

La iniciativa, que lleva años gestándose impulsada por Florentino Pérez, se concretó este domingo 18 de abril de manera parece ser que definitiva

Valencia, lunes 19.04.21

Manuel Huerta.-  El proyecto de la Superliga europea de fútbol que curiosamente presidirá Florentino Pérez, provoca una contundente reacción de la UEFA, que amenaza con medidas drásticas a los clubes que participen en ella. Y con razón, porque significa la desaparición del fútbol modesto, ya de por sí desatendido por las federaciones regionales y la propia Federación de cada país.

El anuncio se produce además justamente cuando la UEFA se reúne para aprobar, en el Comité Ejecutivo que celebra hoy, el nuevo formato de la Champions League que entrará en vigor a partir de 2024 y que contará con la participación de 36 equipos (cuatro más que el modelo actual).

El nuevo proyecto cuenta con el aval del fondo de inversión Key Capital y con importantes apoyos financieros. Doce equipos han firmado ya su adhesión a la Superliga, en ellos los seis más poderosos de Inglaterra: Manchester United, Chelsea, Liverpool, Arsenal, Tottenham y Manchester City. El Real Madrid, el Barcelona, que ha reactivado su interés desde la llegada de Joan Laporta, y el Atlético de Madrid son los equipos españoles que han dado su aprobación para incorporarse a la Superliga.

Además, Inter, Milán y Juventus son los representantes italianos que se han sumado a un proyecto que no cuenta con apoyo unánime porque los conjuntos más poderosos de Alemania y de Francia, las otras dos grandes ligas del continente, se han desmarcado o permanecen en la sombra. Es el caso de PSG, Lyon, Bayern y Borussia Dortmund, cuatro clásicos en las últimas ediciones de la Champions. «La Liga alemana rechaza cualquier concepto de Superliga. Los intereses económicos de unos pocos clubes punteros de Inglaterra, Italia, y España no deben dar lugar a la supresión de las estructuras establecidas en todo el fútbol europeo», ha asegurado hoy el CEO de la Bundesliga, Christian Seifert. Lo que supone una fractura evidente en el fútbol.

Los 12 clubes fundadores del proyecto anunciaron el inicio de un torneo que es un ataque directo a la UEFA y a la Champions League que conocemos ahora. «Doce de los principales clubes de fútbol de Europa se han unido hoy para anunciar que han acordado establecer una nueva competición a mitad de semana, la Superliga, gobernada por sus clubes fundadores», reza el comunicado. Aquí está el quid de la cuestión, en la intención de los grandes clubes europeos de «gobernar» sus propios intereses al margen de la UEFA. Por ejemplo, el Liverpool y el Manchester United, que cuentan con dueños de Estados Unidos, han conseguido un crédito de cinco mil millones de euros por parte del banco JP Morgan para apoyar la fundación del nuevo campeonato.

Ayer, tras hacerse público el comunicado de Agnelli y Pérez, la UEFA reaccionó a través de una declaración conjunta con las ligas y federaciones de fútbol inglesas, españolas e italianas, advirtiendo de que los clubes que abandonen la Champions no podrán participar en sus respectivas competiciones nacionales y que los jugadores tampoco podrían jugar con sus selecciones. «Permaneceremos unidos en nuestros esfuerzos para detener este cínico proyecto, que se basa en el interés propio de unos pocos clubes en un momento en que la sociedad necesita más que nunca la solidaridad», avisó el máximo organismo del fútbol europeo. «Tal y como anunciaron previamente la FIFA y las federaciones, los clubes afectados no podrán participar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial», añadió.

«Agradecemos a los clubes de otros países, especialmente a los clubes franceses y alemanes, que se han negado a apuntarse a esto. Hacemos un llamado a todos los amantes del fútbol, seguidores y políticos, a que se unan a nosotros en la lucha contra este proyecto si se anunciara. Este interés propio de unos pocos ha estado ocurriendo durante demasiado tiempo. Ya es suficiente», ha concluido en un contundente comunicado.

Pero los promotores de la Superliga aseguran que esta nueva competición no afectará al desarrollo de las ligas domésticas, que mantendrían el número de equipos y se seguirían jugando en fin de semana, pero las patronales del fútbol de las grandes ligas europeas no lo ven nada claro porque los grandes clubes multiplicarían su potencial económico frente a sus rivales domésticos.

«La Superliga es el sueño de Florentino Pérez», dijo Tebas

Tebas, que ya había acusado a Bartomeu de «grave desconocimiento de la industria del fútbol», también tuvo palabras para el presidente del Real Madrid Florentino Pérez, al que ve como el inductor de esta posible ruptura en la industria: «Bartomeu estaba dirigido por Florentino. Eso es lo que creo. Esta liga ha sido el sueño del presidente del Real Madrid… Ha trabajado para ello desde hace mucho tiempo, no es nada nuevo. Pero es un grave error, no entiende las graves consecuencias financieras que va a generar», explicaba en una entrevista para ‘Associated Press’.

Por su parte, el presidente de la Federación de Holanda, Michael Van Praag, acusaba al Real Madrid de instigar la creación de la Superliga europea y la desaparición de la Champions League. Fue a finales de 2018, en unas declaraciones que causaron un gran revuelo: “Fue una amenaza, pero no por parte del Bayern de Múnich, sino por el Real Madrid, y fue seria, utilizaron palabras que no quiero repetir», comentaba el directivo holandés en una entrevista entonces publicada por el diario «Kicker».

La UEFA y la Liga, contra la Superliga

La UEFA no ha tardado en actuar. Antes del anuncio de la creación de la Superliga, e organismo que rige los destinos del fútbol europeo respondía con contundencia. El domingo 18 de abril se habían producido dos comunicados. Uno de la UEFA y otro de la Premier League, en los que se había atacado a la creación de un nuevo torneo y se amenazaba con duras sanciones hacia los implicados, sin descartar el uso de la vía judicial.

«La FIFA expresa su desaprobación a una liga separatista europea cerrada»

«Antes diversas solicitudes de los medios de comunicación y como ya se ha dicho en varias ocasiones, la FIFA desea aclarar que se mantiene firme a favor de la solidaridad en el fútbol y un modelo de redistribución equitativa que pueda contribuir al desarrollo del fútbol como, especialmente a nivel mundial, desde el desarrollo del fútbol mundial es la misión principal de la FIFA», empieza el comunicado emitido por la FIFA luego del anuncio de la creación de la Superliga.

Y agrega: «En nuestra opinión, y de acuerdo con nuestros estatutos, cualquier competición de fútbol, ya sea nacional, regional o mundial, siempre debe reflejar los principios básicos de solidaridad, inclusión, integridad y redistribución financiera equitativa. Además, los órganos rectores del fútbol deberían emplear todos los medios legales, deportivos y diplomáticos para garantizar que esto siga siendo así. En este contexto, la FIFA solo puede expresar su desaprobación a una “liga separatista europea cerrada” fuera de las estructuras futbolísticas internacionales y sin respetar los principios antes mencionados».

«La FIFA siempre defiende la unidad en el fútbol mundial pide a todas las partes involucradas en acalorados debates que entablen un diálogo tranquilo, constructivo y equilibrado por el bien del juego y con su espíritu de solidaridad y juego limpio. La FIFA, por supuesto, hará todo lo que sea necesario para contribuir a un camino armonizado hacia los intereses generales del fútbol», rematan.

Be the first to comment on "Superliga europea: el fútbol sólo para ricos"

Leave a comment

Your email address will not be published.