Que brille mi estrella

Fotografía de Rosa MurielFotografía de Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

06.04.21Rosa Muriel

Y allí sentada, frente a un paisaje lleno de color, una brisa de aire fresco, contemplando la maravillosa naturaleza y dejando volar mis pensamientos y sentimientos. Escuchando el sonido silencioso.

Allí recordando, sola, la que fue mi casa, llorando después del temporal y soñando con ver las estrellas que empezaban a salir, desde otros lugares, desde otros cielos, otros mares. Recuerdo ese momento, esa necesidad imperante de salir corriendo, de salir de ahí y dejar finalmente atrás todos esos miedos que me estaban carcomiendo. Solo quería irme, correr lejos, huir de todo eso que me estaba haciendo día a día más pequeña.

Dejé de tocar la herida, entonces… sanó. Recuerdo la paz que sentí cuando ya tenía el billete de salida. Poco a poco todo se fue y fui ganando fuerza, haciéndome sentir mejor día a día y saber que dejaba atrás algo a donde nunca jamás iba a regresar. Hasta con alegría recogí mis cosas, hice las maletas, vacíe esa casa mía, y me sentí libre.

Y allí sentada, frente a un paisaje lleno de color, una brisa de aire fresco, contemplando la maravillosa naturaleza, sentí agradecimiento por lo que la vida me ha dado ahora, porqué ahora tengo lo que nunca tuve. Encontré una estrella, un cielo y un mar. Encontré los mejores brazos donde refugiarme y sentirme feliz. La vida es caprichosa y mágica.

Se el primero en comentar on "Que brille mi estrella"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*