El libro de la selva

Francisco Mares facebookFrancisco Mares facebook

Francisco Mares

23.03.21

Casi 9 años antes de la muerte del duque de Cádiz a sus 52 años en la nieve de Colorado, la nieve de USA fue también el escenario de usar y tirar a otro outsider de la política: Félix Rodríguez de la Fuente murió el día de su cumpleaños a los 52 años.

Su influencia mediática,  sus reivindicaciones medioambientales y sus tanteos por llevarlas a la política levantaban recelos y, como sucedió con la movida de la línea de meta al duque de Cádiz habiendo revelado  soñar morir en la guillotina, también las palabras de Félix fueron todo un cumplido cuando murió en Alaska sin Dinarama, el 14 de marzo de 1980 en un accidente de avioneta. El sueño premonitorio de quien pudo presentarse por última vez de golpe literalmente como El hombre y la tierra, pues de hecho iba con dos cámaras grabando un episodio, se expresó en sus póstumas palabras antes de echar raíces rumbo al cielo: “Qué lugar tan hermoso para morir”, se dijo (y sirvió de título al libro de Juan Manuel Ramos Cumplido publicado en la editorial Raíces), al ir volando voy a la avioneta esquiadora para acabar  su carrera blanca colorín colorado sobre la sabana camuflada como alfombra roja con los colores del At. Aviación en el extremo de Canadá.

Gloria Fuertes le dedicó un cuento en forma de canción para gloria de Enrique y Ana: Amigo Félix. En los confines del mundo, Félix había propuesto un viaje de investigación para un episodio de su serie esta vez, no por la jungla sino por la sábana santa polar modelo Finlandia próxima a los dominios de la Osa Mayor, cerca de cuya estrella se halla una de las gigantes de la galaxia: Arctus, el guardián de la Osa.

En sus reuniones con los militares hablando sobre Suárez, FG  le pronosticó menos éxito que a Enrique y Ana. Exactamente, apostó por que su estrella no tendría más de cuatro o cinco años de poder. La estela de Suárez pasó volando y brilló menos que la de Enrique y Ana (1977-1983), quienes se separaron 3 años después de Amigo Félix. Suárez no llegaría a 5 años en el poder, dando paso a los 13 de FG que acabó con el ruido de sables gracias al 23 F orquestado en la cafetería Galaxia (hoy Van Gogh café) hace 40 años y ejecutado en el Congreso de los Diputados una semana que empezó con el golpe y acabó con el secuestro de Quini rumbo a un zulo de Zaragoza, cuna de la Guardia Civil  y cuyo escudo y bandera para gloria y mayor es un león de los que gustaban a Félix como los del Congreso o los del Hércules del escudo y bandera de Cádiz y del Cádiz.

El golpe siguiente era acabar con el ruido de bombas y hacerse con la TV de Suárez, quien fue elegido por el rey por ser director general de 1969 a 1973 y desempeñar otros cargos entre 1964 y 1968 pero eso más que  coser y cantar fue ya alta cocina.

I.Gabilondo debutó y salió de TVE con su director general aquel 1981, poco después de ser el relator del 23 F, estrenando por todo lo alto su reciente cargo de jefe de informativos . El control de la TV era una actividad esencial y ya con FG en el gobierno la censura volvió a TVE un 14-2-86, con motivo de la canción Cuervo Ingenuo de J. Krahe donde se cantaba el terrorismo de estado y se criticaba la gestión de los 3 años de gobierno (desde el 2-12-82), comparándola con el holocausto indio en Norteamérica. Krahe ponía el acento en el “loco gasto militar” por la compra de “tontos aviones al otro gran presidente” de USA e instaba a no votarles, no ya en el referéndum de la OTAN sino en lo sucesivo, no apostándole a FG ni el tempo de Suárez . La canción se volvió a censurar para que ni escuchándola en privado se reparase en la estrofa sobre las torturas parapoliciales, blanqueándola con otras dos críticas con el referéndum de la OTAN, reproduciéndose más todavía la censura en lo sucesivo hacia el cantautor, que empezó a pedir socorro en sus canciones hasta morir  en la provincia de Cádiz, en Zahara de los Atunes, de un infarto a los 71 años. A los 8 meses de gobierno de ZP, cuando parecía que iba a desquitarse de la censura de Cuervo ingenuo con el primer mandato socialista, se llevó la primera denuncia por ofensa a los sentimientos religiosos, al emitirse un corto casero blasfemo en Canal Plus donde 8 meses después ficharía I. Gabilondo, tras 22 años en su segunda etapa en la Ser,  la segunda nada más también elegirse anteriormente al segundo presidente socialista español. Krahe en cambio siguió a su bola, criticando al PSOE como en su álbum Toser y cantar (2010). En la canción La Osa Mayor lamenta no poder escapar bien lejos con Pedro Duque, debido a su agorafobia y su ruina, ya que si no, se iba con él en su vuelo aunque fuera a la Osa Mayor: “Que mil años luz son la tira aun teniendo una meta . Y buenos motores y gente dispuesta a no marear la perdiz”.

Desde su veto en los medios desde TVE a C+,  la condena de Krahe, pese a no ser condenado de oficio, fue el pan nuestro de cada día. Sus quehaceres anduvieron en el punto de mira del por tercera vez candidato a la CM, carnicero antes que fraile, y ‘hombre de paz’ según Ábalos, a la sazón estirpe de la especie de  socialistas de copistería y mímesis a la carta de menús de mociones de censura en buffet de libre albedrío a tres platós en Murcia, Castilla-La Mancha y Madrid, diseñadas en fomento de un nuevo pacto del Betis de sur a norte desde los enclaves de la Bética de Cartagena. El texto de Santos Julià, Literatos sin pueblo. La aparición de los ‘intelectuales’ en España, es la fuente confesable inspiradora del articulo de Silvia Cruz Lapeña de Vanity Fair  del 15-3-21, “ÁNGEL GABILONDO: EXFRAILE, PADRE DE DOS HIJOS Y ENAMORADO DE SU NOVIA DESDE HACE 25 AÑOS», que revela como la paz, sobreentendiéndose entre el fuego cruzado de Ayuso e Iglesias, es «la templanza» de Gabilondo, quien sin carné del partido, perdida la fe a los 30 y renegado de la misa pero corazonista de corazón progresó académicamente como catedrático de Metafísica, de acuerdo con la tradición socialista del guardián contra el oportunismo y el sectarismo. Así se situó fuera de la polémica y el barro (veáse el artículo de Valencia Plaza del 26-4-18 . ¨J.L. Ábalos: del barro a la cima», publicado días antes en perfil de Whatssap muy seguido por quien se precia de no usar las redes), desde sus paseos por Zahara de los Atunes corriendo a primera hora como Illa o leyendo in vigilando en campus o claustro de campo y playa.  Su campaña ha comenzado contra la espectacularización de la política televisiva y mediática increíble pero cierta, con el slogan Gobernar en serio (léase el artículo de IV Buitres sobre el notable actor y humorista en serio Quique S.F).

El duque de Suárez también pudo llegar a viejo pese al desgaste y murió con 81 años. Juan Cruz escribió para El País el 14-6-2009, un artículo sobre el estado de Adolfo Suárez titulado “Cómo está Suárez”. El título asevera y pregunta a la vez y con esa sola pregunta responde al final por medio de su hijo :»‘Si estuviera bien no se callaría, y una opinión suya, con lo que sabe, seguramente resultaría incómoda’”.

La respuesta del  hijo es la del que le daba a leer If, un poema de Kipling que estimaba, para avivar su desmemoria cuando ya empezaba a no reconocer a los suyos y a su familia no sólo política. El hijo era como el poeta apelándole con la voz del poema:» ‘Si puedes estar firme cuando tiemblen de miedo /todos te señalarán con vengativo miedo’ ».

La demencia de Suárez tenía a veces la agilidad mental disuasoria de la ironía (del griego eiron: simular o picar fingiendo ignorar lo que se sabe). Según el artículo de El Mundo  “A. Suárez el presidente que no recuerda lo que fue», con frecuencia (como con retintín) pedía que lo pusieran con Manolo (el  Gutiérrez Mellado que se mantuvo firme en el 23 F y libro de que había muerto en 1995 o quién sabe si, más irónicamente, con M. Fraga). Era la respuesta de Suárez a los ofrecimientos o invitaciones para quedar con los colegas que presuntamente le habían traicionado. La respuesta que les daba a ellos para no acudir a que examinaran su estado, era por quedar con su mujer y luego con su hija ya que como decía, no sin ironía, su casa parecía un hospital. Incluso en una conmemoración en las cortes en donde dijo que Aznar fue el mejor presidente de la democracia, pudo amén de creerlo usar la simulación de la ironía para referirse por defecto – como en un guiño que da a entender lo que no se ve- a lo contrario de lo que se dice y no sin  interés añadido por su hijo. Otras anécdotas reveladas por El Mundo no están tan contrastadas pero son tan o más lúcidas como las del Suárez, que se puso a fumar en la misa echando humo en la iglesia.

La bruma, niebla o nebulosa, como llama J.Cruz  al estado de Suárez, empezó perdiendo el hilo en un mítin del PP el 2 de mayo de 2003, apadrinando a su hijo. La declaración pública de incapacidad de Suárez parecía una parodia de su primera despedida al dimitir tras el 23 F, pero fue el certificado de defunción  de su muerte política pues evidenció hasta el absurdo que su inutilidad no era un lapsus por el caloret, sino la prueba de incompetencia más flagrante una vez que ya se podían reconocer los primeros síntomas una década antes.

Si al final se da la respuesta literal del hijo a cómo está Suárez, tras dar cuenta del »dramático debilitamiento público» del mítin en que empezó a perder los papeles, Cruz lo parafrasea sagazmente: “Le preguntamos a su hijo, Adolfo. Sí, el padre es físicamente el que fue; te mira y ahí hay una mirada inteligente; te guiña un ojo, se muestra cómplice, te avisa de que alguien llega para que calles por si acaso… Bromea, te pide silencio, o se ríe. En los ojos hay vida. Ya no lee, su manera de mirar sigue siendo la suya, aquella mirada de Suárez entre confiada y veloz. Y te mira con cariño (‘si le miras con cariño’). Esta imagen sirve para explicar cómo está: si le ves ahora y no te habla, parecería que estás viendo una película muda […] No hay ningún gesto que delate su condición de persona ida, completamente fuera de este mundo; y tampoco hay miradas perdidas »

Cruz se pasa todo el artículo preguntando y respondiendo como está: »¿Y como está? ¿Qué recuerdos se llevó su desmemoria? Esa es una pregunta que solo se puede responder con la voluntad de reconstruir una figura que la enfermedad ha dejado fuera de combate para la razón que supone el ejercicio de los recuerdos».

»¿Cómo está Suárez?» inquiere una vez más Cruz para seguir sonsacando información sin cambiar de pregunta, usando la misma que utilizarían los más interesados en responderse esa pregunta entre los pocos que podían visitarlo pues la familia no quería que se dijera como está Suárez. Entre los elegidos por ser de confianza de Suárez, el artículo señala a  A.Guerra, que tan sólo dijo que únicamente fue para ver si estaba  bien atendido. Y  al confesor habitual, el arzobispo Cañizares, quien sería en 2005 vicepresidente de la Conferencia Episcopal. El más recurrente de los vips fue el rey Juan Carlos. Su última foto pública fue puesta en escena un 18 de julio como el 2 de mayo por su hijo como fotógrafo, después de que en su otra última aparición pública le escribiera cinco años antes el discurso con letras tan grandes que no las iba a leer. En la entrevista de B. Osborne en En la tuya o en la mía, Suárez Illana revela que el rey propuso la visita en su casa o en la suya y que el diálogo del rey y su padre no lo supera ni el Teatro Real, así como que la idea de la foto fue del rey, pero la de la puesta en escena fue de Julio Iglesias. La foto fue de espaldas, sin firmeza y sujetado por el rey, quien lo visitó más, ya que Suárez perdió a su mujer por cáncer en 2001, dos años antes de comenzar su deterioro públicamente, y en 2004 a una hija por cáncer diagnosticado en 1993 estando embarazada de su segundo hijo, pues de sus cinco hijos, todas las hijas, también las otras dos, sufrieron un cáncer.

Suárez pasó de ministro del Movimiento (75-76) a la movida de presidente del gobierno (76-81), aunque su retirada como diputado fue ininterrumpida desde 1977 a 1991.  ¿Y si Suárez hizo historia más que en su casi lustro de reinado en sus tres décadas de muerte política? ¿Y si la pérdida de memoria  fue un honroso por qué no te callas? ¿Y si Suárez fue el primer político preso de la transición que recibió de su medicina como viviente muerto igual que cualquier topo, que desde el 18 de julio se autosecuestraba en un zulo de família al estar en busca por los falangistas y señalado por todos con vengativo miedo?

Be the first to comment on "El libro de la selva"

Leave a comment

Your email address will not be published.