El ‘guerracivilista’ Cañizares

Peter Lim, accionista mayoritario del Valencia CF/archivo twitterPeter Lim, accionista mayoritario del Valencia CF/archivo twitter

Manuel Huerta

20.03.21

Otra vez se vuelve a salir del tiesto este señor Santiago Cañizares, pidiendo este sábado en el diario Las Provincias, que los valencianistas se sumen a una guerra contra Peter Lim. Y se queda tan tranquilo.  Dice además que «una vez termine la pandemia el mayor problema de esta ciudad es el Valencia». Insuperable.

Es decir, que la muerte de más de 7.000 personas en la Comunidad Valenciana (de las que más de 2.000 eran mayores usuarios de residencias) y la desolación de esas familias, la ruina económica que está provocando la pandemia, los ERTES y su incertidumbre, el paro y la falta de empleo o la nefasta gestión de todos estos problemas de Sanidad y Economía que están realizando los responsables políticos, no son más importantes que el señor Peter Lim y su empeño en dirigir el destino del cuarto mejor equipo de España.

A Cañizares como a tantos informadores deportivos de la ciudad se les están acabando los argumentos contra Meriton y yo quiero pensar que sin darse cuenta, tiran del ridículo, la demagogia y la osadía para abrirse un camino de comadreo y notoriedad que -piensan ellos- algún día les reporte las prebendas de antaño en modo especies varias: desde un cargo en la entidad hasta un buen contrato mediático. Bueno, de ilusión también se vive, mal, pero se vive.

Dice también el exportero, que el Valencia «nunca debió ser de Lim» y que «una vez el problema se resuelva, volveremos a sentir y a tener esa sensación de pertenencia». Es cierto lo de que el club no debió ser nunca de nadie más que de sus socios, pero omite el señor Cañizares el porqué de su afirmación, para no explicar las posturas en contra de la entidad de Paco Roig, Manuel Llorente, Amadeo Salvo y Aurelio Martínez y sus patronos. Eso no le interesa, claro. Ni hablar de Porchinos tampoco le interesa al señor Cañizares, no. Ni de su intento de mangoneo en el vestuario con Ronald Koeman en el banquillo, no, tampoco le interesa.

Y lo del manido sentimiento de pertenencia ya huele a propaganda barata. Yo y muchísimos como yo, la inmensa mayoría de los socios, seguidores o valencianos de a pie, mis hijos y mis nietos, somos y seremos siempre del Valencia Club de Fútbol, esté Lim o Santiago Cañizares o Javi Gracia en el banquillo, porque jamás hemos perdido ese sentimiento de pertenencia. Precisamente por eso, porque es un sentimiento heredado de nuestros abuelos y de nuestros padres, una ilusión basada en una historia real y repleta de gratos momentos, de grandes éxitos.

Yo me atrevo a pedirle a esos mismos aficionados a los que el grupeto de informadores al que pertenece Cañizares les han comido la cabeza en contra de Peter Lim, que reflexionen y simplemente observen los cambios que también en el fútbol han llegado para quedarse. Que varios de los grandes clubes europeos están en manos de accionistas extranjeros que basan sus proyectos en resultados económicos: PSG, City, United… Que el señor Florentino Pérez quiere una euroliga porque el modelo actual no genera suficientes ingresos para mantener al Real Madrid entre los grandes. Que el Barcelona está poco menos que en bancarrota. Que ya veremos lo que pasa con el Atlético de Madrid sin no gana la liga este año.

El fútbol, como la NBA, es hoy un gran negocio de televisiones y publicidades, y cuanto más dinero se mal-invierta, más riesgos hay de perderlo todo si no se dispone detrás de una gran estructura que, año tras año, mejore su gestión económica, porque de esta depende la deportiva. Y sobre todo que tengan en cuenta dos cosas: si han escuchado a algún gran empresario criticar la gestión económica de Lim al frente del Valencia y si creen que hay alguien serio dispuesto a hacerse cargo de un presupuesto para comprar la Sociedad Anónima Deportiva Valencia Club de Fútbol, que superaría los 750 millones de euros, entre la compra a Meriton, la deuda, el campo nuevo y la confección de un equipo competitivo para estar en Champions. Coneiximent sí, guerracivilismo, para extremistas exaltados y sectarios que no hacen más que dañar el prestigio del club.

Se el primero en comentar on "El ‘guerracivilista’ Cañizares"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*