La Nit de la Cremà

Fotografía Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

18.03.21Rosa Muriel

Dicen que se remonta a la antigua tradición de los carpinteros de la ciudad, que en vísperas de la fiesta de su patrón San José, quemaban en las calles los trastos viejos e inservibles junto con los artilugios de madera que empleaban para elevar los candiles que les iluminaban mientras trabajaban en los meses de invierno.

Se dice que sería con el paso del tiempo, al añadir una figura vestida y representativa junto con más trastos viejos, creando así una escena, donde aparecería el primer ninot y la falla. Las Fallas fueron evolucionando y cargándose de sentido crítico e irónico, mostrándose sobre todo en los monumentos falleros escenas que reproducían hechos sociales y critica social y política siempre con sentido del humor.

Los monumentos falleros empiezan a tomar las calles de Valencia y sólo dos únicas figuras pasan a ser «ninots indultats», salvados de las llamas, que pasan a formar parte del Museo Fallero.

La Cremá, ritual que termina en el fuego que sirve para purificar todo lo malo y se vive con tristeza, pero que ha vivido, y de qué manera a la fiesta en todas sus expresiones: desde el fuego, el color, el sonido, la fiesta, la gastronomía, la indumentaria, el arte a través de los monumentos plantados y toda clase de emociones y sentimientos indescriptibles que todo valenciano siente dentro de él como parte de su vida arraigada en nuestra tierra.

El 20 de Marzo todos los maestros falleros empiezan a planificar, esbozar y construir todos los monumentos falleros para el siguiente ejercicio, siempre cargados de ilusión para que el siguiente sea mejor año que el anterior.

Como compuso el maestro Serrano:

«Despertant els nostres cors,
Valencia riu.
Per la senda de les, flors
ya ve l’estiu.
Creua el carrer la xicalla
replegant els trastos pa la falla;
i manté la tradició
d’esta cançó…
¿Hi ha una estoreta velleta
per a la falla de Sant Josep,
del tio Pep…?
I van juntant lo que els veins els van donant
per a buidar el porxe.
¿Hi ha una estoreta velleta
per a la falla de Sant Josep?,
I amb una estella del muntó
se du el compas de esta cançó.
En les cares de la gent
tot es content.
Xiqueta meua
que del carrer eres l’ama
per culpa teua
tinc el cor encés en flama.
No te separes
del caliu del meu voler,
reineta fallera,
que si me deixes
un ninot tindré que ser,

¿Hi ha una estoreta velleta
per a la falla de Sant Josep?,
per a la falla del teu carrer.»

 

 

Se el primero en comentar on "La Nit de la Cremà"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*