¿Volveré a equivocarme?

Fotografía Rosa MurielFotografía Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

Loading...

12.03.21Rosa Muriel

Cuando una persona no logra liberarse de una relación que le produce daño y perjudica su salud física y mental, la relación se convierte en obsesión. La persona ha ingresado en un círculo vicioso similar al que ingresan aquellos adictos al alcohol, las drogas o el juego. Así como aquellos necesitan y toleran cada vez más cantidad de tóxicos para poder funcionar, que triste.

En base a esta premisa falsa, tiene la creencia de que con su «poder» logrará retenerlo, satisfacer sus carencias o lograr su transformación y busca cualquier pretexto para mantener la relación, a pesar del maltrato y rechazo. Temen enfrentar la realidad y las consecuencias que un cambio de actitud o de comportamiento produciría en sus vidas.

Loading...

Relaciones de este tipo se caracterizan por ser dramáticas, caóticas, llenas sufrimiento.
En la dinámica de la «adicción en una relación», los intentos por retener y cambiar al otro, vinculados con el manejo y el control, se convierte en una lucha continua en la que uno es el que soporta ser herido o humillado, mientras el otro desprecia, maltrata, se deprime y llora.

El controlador siente enojo, ira, impotencia, frustración. Sus pensamientos se vuelven obsesivos, con celos irracionales, ideas de venganza, planes imaginarios para someter a la pareja o lograr su atención, mientras el otro no logra manejar sus emociones ni resolver sus conflictos y presenta síntomas físicos y psíquicos de estrés, baja autoestima, pierde la confianza en sí mismo, reprime sus emociones, no logra poner límites, se muestra poco asertivo, no logra comunicar lo que piensa y siente… Pierde el control de su vida y funciona alrededor de las decisiones y la voluntad del controlador.

Algo que siempre aprendí y soy fiel a ello, es que hay que vivir la vida plenamente y dejar vivir a los demás, con respeto, cuidándonos y amándonos primero a nosotros mismos para así tener la capacidad de amar a quien merece la pena.

Be the first to comment on "¿Volveré a equivocarme?"

Leave a comment

Your email address will not be published.