Ese miedo que te engulle

Fotografía Rosa MurielFotografía Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

24.01.21Rosa Muriel

Nunca he hecho lo que voy hacer y confesar, tengo miedo.

Sí, tengo miedos. El miedo es la inseguridad, un deseo que pienso no se va a cumplir, o el temor a un desenlace no deseado. Pero al final, es una sensación intangible que, en la mayoría de los casos no tiene base alguna.

Y me bloquea y me paraliza hasta tal punto que me aparta de mis metas, de mis objetivos y propósitos en la vida.  Si, siento miedo y tengo temores.

Pienso que es un mecanismo de supervivencia útil, pues me aleja de situaciones de riesgo reales.  Y ese es el problema.
No quiero ser “amiga” de mis miedos.

Lo que digo es lo que pienso, y lo que pienso es lo que siento. A veces siento que es difícil superar, y más cuando se han vivido mentiras, engaños muy dolorosos y sentirme como una muñeca rota.

Es una coraza que quiero que me proteja, pero en realidad no me protege, me hace aún más daño, no confío, no entiendo y sufro, porque en mi mente está él… me va a volver a pasar y tengo miedo.

Creo que sentirlo es bueno. Pero no debo dejar de actuar por ello.  Debo actuar con miedo.  Puede que no sienta confianza, o sienta inseguridad. Y aún así tengo que enfrentarme a esa situación que temo.

Me educaron con unos valores increíbles, a ser fuerte. Pero después de tantas vivencias dolorosas, bajé la guardia, caí, no pude más y llegué al punto de el miedo. Se que es una herramienta que, aunque no me agrade, me permite evolucionar y sentir mayor confianza cada vez que los supero.

Se el primero en comentar on "Ese miedo que te engulle"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*