Volver a ser feliz

Fotografía Rosa MurielFotografía Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

12.01.21Rosa Muriel

El pasado y algo del presente es parte de quienes somos, incluso los errores y sufrimientos lo son.  Pero a veces le damos demasiada importancia al pasado y a esa parte del presente y lo convertimos en nuestra eterna agonía. ¿Por qué nos aferramos al sufrimiento? ¿Por qué no olvidamos? ¿Por qué nos seguimos comiendo la cabeza por ello?

Hoy es el día perfecto para proponernos cambiar las cosas, pero también es bueno recordar porqué un día nos sentimos tan mal, para no volver a caer en lo mismo. Ese ir y venir, no es futuro, es un rotundo fracaso que hace que las heridas sigan abiertas y cada vez duelan más.  Así que, hacia atrás ni para coger impulso.

Atrás no hay nada bueno ni rescatable, atrás sólo hay heridas, olvido, dolor y la indiferencia. Y pese a todo, se han formado murallas en el alma de quien no quiere dejar ir ese tormento. ¿Por qué seguir aferrándonos al sufrimiento? La vida es demasiado hermosa como para seguir así. Si nos pasamos el tiempo mirando atrás nos perderemos lo que está delante de nosotros.

El amor, la alegría, los deseos de vivir… dejemos definitivamente atrás esas personas tóxicas, dolor, humillaciones, desprecios y lo peor, malos tratos. Que de eso, créeme, ya hemos tenido suficiente. No tiene sentido querer retomar lo que dejamos atrás o se intenta dejar miles de veces. El renunciar es lo más digno, debemos amarnos a nosotros mismos más, lo suficiente como para no permitir que sigamos encerrados en esos barrotes.

El pasado y esa parte del presente ya debe de pasar; el presente está delante con una puerta abierta para reír, para amar y ser amados. Está la persona adecuada preparada para entrar en nuestra vida, hay lugar para esos deseos de ser amados ¿Por qué negarnos a ser felices? ¡Basta! ¡Basta de pensamientos que destruyen el alma y los sentimientos! Todo esto sólo provoca que nos convirtamos en nada o en nadie, así que ¡ ánimo !, hay mucho más por lo que vivir. Y dar, sí, dar, esa acción que nos hace más nobles y dignos. Cierra esa puerta, está otra esperándote.

Se el primero en comentar on "Volver a ser feliz"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*