Un abrazo de verdad

Foto: Rosa MurielFoto: Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

08.01.21Rosa Muriel

Y digo yo:

Que todavía creo en los sueños y los hago con los ojos abiertos, porque los siento mejor. Que necesito un abrazo de verdad pero no una palmadita en el hombro. Que ante el amor pierdo las máscaras y la lógica, porque es lógico.  Que no puedo decir te amo fácilmente, pero si lo hago es verdad absoluta.

A mí, que no soporto a la gente que se victimiza. Y sufro si me compadecen. Que odio las traiciones pero también sé perdonar. Que no puedo ser mala tanto como me gustaría, porque no se hacerlo. Que no me pongo en el mismo plan que quien me hace daño buscando venganzas, simplemente lo borro de mi vida. Que soy exigente conmigo misma y mal aguanto los fracasos. Que soy incapaz de pedir ayuda pero sé darla.

A mí, que soy desconfiada pero capaz de impulsos de afecto. Que a menudo me siento culpable también por responsabilidades no mías. Que siempre me pregunto «por qué» de ciertas actitudes. Que no tengo miedo de expresar emociones, porque es lo más sano que existe. Que soy demasiado tolerante, incluso con quien no lo merece. Que tengo una coraza pegada a la piel, pero vulnerable por dentro.

Y a las que como yo, que sueñan con una felicidad delirante. Que soy paciente cuando espero porqué se que es bueno y vale la pena.

Y tú?

Se el primero en comentar on "Un abrazo de verdad"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*