El pupas

Foto, Francisco Mares

Francisco Mares

26.12.20

Pupas se refiere a las heridas a causa de accidentes o enfermedades como las producidas en los labios por un herpes. Sin embargo, como se pregunta el artículo sin fecha de muy Historia »¿De dónde viene la expresión ‘ser el Pupas’?», en el Diccionario de dichos y frases hechas ’ser más conocido que el Pupas‘ se sugiere que el dicho se refiere al médico y ocultista francés de origen gallego G. Encausse cuyo seudónimo era Papus y que acogió del Nuctemeron (texto esotérico del filósofo y místico griego neopitagórico Apolonio de Tiana donde Papus era el duende de la medicina). Encausse fue curandero y cultivó la alquimia, la cábala y la hipnosis fundando la Orden Martinista y perteneciendo a la Orden Hermética del Alba Dorada y de la Fraternidad Hermética de la Luz hizo ostentación de su automartirio y autosacrificios .

20 minutos responde en su artículo (23-9-20) »¿De dónde proviene la expresión ser más conocido que el pupas?» refiriéndose a las heridas cutáneas de los labios y a lo dicho de Encausse (del cual añade su trabajo para el zar de Rusia) y sugiere la procedencia del vocablo a raíz de buba, del latín medieval buvo, referido a un pequeño tumor

En el fútbol se tiene por el Pupas al At Madrid cuyos seguidores se llaman colchoneros o indios y cuyo club fue fundado de madrugada en un afterhours de la calle de la Cruz donde estaba la Sociedad Vasco-Navarra empeñada en crear una sucursal futbolística a partir de la matriz del Ath Bilbao como responde la revista GQ a su artículo “Por qué al At de Madrid se le llama ‘El Pupas’? (23-1-16). Los colores de la cruz roja en común de ambos no lo fueron en sus inicios pues vestían de blanquiazul arlequinado como el Blackburn Rovers FC. El nuevo club se llamó Athletic Club (sucursal de Madrid) y el 1r presidente fue E Allende. El primer himno empezaba así :»Gigantes jugad, gigantes volad»

Otro articulo de El País por esas fechas (28-5-16) se basa en Relaño para asegurar que el apelativo el Pupas FC lo acuñó el cántabro V. Calderón tras el gol que supuso perder la Copa de Europa del 74 en Bruselas que pudo ser la 1ª para el Madrid no blanco pero que en el último minuto de la prórroga se fue al traste pues el Bayern de Munich empató el gol de falta de L Aragonés y se forzó otro partido que ya fue un 4-0 alemán pues entonces no había penaltis pero fue la única final europea a doble partido. Tampoco había prejuicios pero para más inri los del Bayern recorrieron el campo con la copa y las camisetas del At Madrid puestas al intercambiárselas al final con más estilo que el FCB consigo mismo en su 1ª Copa de Europa

Con un productor de cine de presidente como Cerezo la maldición se repitió en democracia 40 años después en Lisboa ante el Madrid blanco necesitado de reverdecer laureles con otro gol en el último respiro de S Ramos que igualó 1-1 y forzó otro 4-1 en la prórroga. Dos años después en Milán se consiguió el tercer subcampeonato de la Copa de Europa y el 2º ante el RM con otro gol de Ramos, esta vez el 1º y en fuera de juego, pese a empatar y fallar un penalti Griezmann antes de pasar a la prórroga y caer en los penaltis por 5-3 al fallar Juanfran el 4º y último para los atléticos.

La leyenda negra de los perdedores tuvo otro pupas mayor en el FCB (y otro que mantuvo las siglas inglesas -como Athletic Club de Bilbao y el de Madrid cuando era su sucursal- aunque el franquismo cambió el nombre de Futbol Club Barcelona por Barcelona club de fútbol). Y más Pupas no ya por no jugar su primera Copa de Europa hasta 1959 o no ganarla hasta 1992 pasando por el subcampeonato de 1961 y por la debacle en los penaltis de Sevilla en 1986, sino por causas extradeportivas paramilitares como las que también afectaron al At de Madrid que no solo fue sucursal del Bilbao sino también At Aviación. Aunque con el FCB a la 3ª fue la vencida su categoría de pupas se labró durante el franquismo y continuó sin interrupción en la transición.

El Barça británico logró la 1a liga de la transición para el FCB en el curso 1984-85 tras una serie de debacles consecutivas y paranormales en los primeros años de los 80 cuando se estaban decidiendo los estatutos de autonomía encabezados por el de Catalunya donde las manifestaciones eran más pronunciadas que en el resto del Estado.

Las ligas anteriores, cuando todo se debatía y el terrorismo de ETA hacía más pupas, fueron para Euskadi aliviando el clima de crispación de los vascos que no condenaban la violencia y no solamente salían a las calles a proclamar sus reivindicaciones sino que empatizaban con el independentismo y eran socios más que potenciales de la kale borroka. Ciertamente, las 4 históricas y milagrosas ligas- dos por barba para que no hubiera rencillas sino continuidad en la celebración por todos los vascos- repartidas como buenos hermanos entre la R. Sociedad y el Ath Bilbao sacaron a toda la gente a la calle luengos años –consiguiéndose, antes de que Gaspart se bañara en el Támesis, remojar la agresividad política en la deportiva por las rías y erriko tabernas donde confluía con no menos peligrosidad la oposición al régimen del 78 que por su organización y pacifismo hacía más pupa en tierras de Catalunya.

En las 4 provincias catalanas- y en las de otras comunidades con adeptos prestos a unirse a su causa- la movilización que hubiera supuesto ganar la Liga que no se conseguía desde el penúltimo año del franquismo gracias al fichaje de J. Cruyff hubiera sido una explosión que habría canalizado el contexto de reivindicaciones y exigencias más masivamente que en Euskadi -no ya por ser menor su proyección territorial como mayor la del FCB a nivel estatal- sino porque los efectos de los nacionalismos de la periferia se exportarían como un reguero de pólvora del norte del Mediterráneo al del Cantábrico al tratarse del logro de una entidad considerada més que un club por su significación social y política a partir de perderla en la vendetta del fichaje del que sería por dos veces balón de oro Di Stefano por el R Madrid. Para compensar la mala gestión o negociación jugando a la carta ahora en la política de la democracia se fueron trayendo a Can Barça desde los últimos latidos del parkinson del franquismo a los mejores jugadores del mundo y de Europa tras conseguir un balón de oro o de plata, bota de oro o pichichi : después del que sería por 3 veces balón de oro J. Cruyff quien llegó en 1973, traer a Maradona se intentó desde 1978 y se consiguió en el 82; el bota de oro Krankl llegó por dos veces, siendo la primera la temporada 78-79- la de la Recopa de Basilea- y la segunda en la 80-81 con el pichichi por antonomasia Quini y el delantero centro en ciernes Alexanco (llegado como sustituto del fracaso en el fichaje de Maradona por el record de 100 millones de ptas); el balón de oro Simonsen llegó en la 79-80 y por último, el único en jugar en el FCB, RM y AT Madrid, B. Schuster, quien fue balón de plata y bronce como algunos de los anteriores y lider del Barça británico campeón de liga en relevo del Barça holandés de Cruyff y R. Michels, tras venir para sustituir a Krankl en su breve retorno al no hacer compatibles el entrenador Kubala a dos gallitos del área como delanteros centros si no tres aunque Alexanco no subiera en el último minuto.

Además, desde los principios del régimen del 78 el club lo presidía un vasco de Bilbao residente en Barcelona desde 1938, hijo de un policía aduanero afincado en Port Bou, que se hizo con la promotora inmobiliaria principal de Catalunya llamada Núñez i Navarro -anteponiendo su apellido al de su suegro- casando bien también con los negocios obrados por el hotelero J Gaspart. Sin embargo, los culés fueron de culo como antaño todo el lustro y perdieron año tras año a sus figuras y lo que parecía ganado siendo lideres o favoritos para el título: el secuestro de Quini en la 80-81, al final de una semana que empezó con el 23 F, el domingo 1 de marzo tras golear 6-0 al Hércules con 2 de El Brujo cuando el liderato dependía tanto de sus goles a granel que ni el Mago HH, sustituto de Kubala desde casi el principio, pudo resucitar una vez más al equipo; la lesión de Schuster por Goiko (81-82) que si bien no afectó para ser lider aventajado a falta de 6 jornadas sin la figura del alemán -que desde la jornada 15 ya no jugaría hasta el mes de agosto- se truncó en otras rebajas de ya es primavera a partir de la derrota en Valencia por 3-0 el fin de semana de resaca fallera sacando solo 2 puntos en las 6 jornadas; la hepatitis- venérea no muy benigna- de Maradona en la jornada 13 del curso 82-83 cuando llevaba 6 goles en plena forma y la lesión de Maradona por la historia se repite doblemente sin y con el gigante Goiko en la jornada 4 ante un Bilbao al que se goleó 4-0 sin goles del argentino en el curso 83-84. El pelusa no fracasó una vez más y marcó en la segunda vuelta los dos goles de la victoria del FCB en San Mamés una vez recuperado y agigantado en la Catedral. Maradona, tras ser apartado de los terrenos de juego con malas artes, se motivó desde su reaparición ante el Sevilla donde también ya marcó los dos goles del triunfo (la anterior temporada reapareció ante el Betis con un empate a 1, con gol de Carrasco, en el Camp Nou) e hizo lo propio ante el Bilbao del cual al final quedaron a un punto como el RM que fue 2º. En dos temporadas de azulgrana, Maradona disputó 58 partidos, participó en 62 goles (38 goles y 24 asistencias) y superó su baja antes que Schuster y dando la talla.

La lesión de Schuster fue en el campo donde ya cayó Kubala el 23 de mayo de 1954 cazado por la espalda cuando las crónicas de Bilbao decían que todos los extranjeros debían ser eliminados e incitaban a la fobia contra los estelares argumentando sus incorrecciones y defectos en detrimento de sus virtudes. El Athletic solo utilizaba nacionales vascos aunque se permitía como maestros a místers británicos. Goikoechea estuvo a punto de hacer otro triplete al reincidir por 3ª vez, y 2ª ante Maradona, en la tangana de la final de Copa de kung fu donde fue a buscar las partes y la rodilla, y no ya solo el tobillo, de su víctima y esta segunda vez además fue a por ella un par de veces antes de que el argentino y Migueli actuaran de dobles de Chuck Norris y sin que el Pelusa se hubiera metido todavía con su agresor más que de reojo dando preferencia a los que le habían dado una somanta de palos en el campo a la sombra de aquel.

Maradona sufrió la violencia machista y moralista, para ponerlo morado dentro y fuera del campo hasta su muerte, como ningún otro futbolista por ser el mejor en un país donde la la envidia es deporte nacional si no una religión como la que inversamente lo encumbró en su país como a un Dios capaz de devolver la libertad en las calles sin marcajes ni restricciones en tiempo de pandemia .

Hay que recordar del club del león rampante la muerte de Manolo Gónzalez, defensa central modélico del Zaragoza de los Magníficos y profesor universitario (catedrático de Cristalografía), fallecido el pasado 10 de diciembre.

Antes del puente de la Constitución, el martes 1-12, pasadas las 13 h del día del atropello en una calle peatonal de Tréveris que costó 4 muertos y 15 heridos y 3 días después de publicarse en este diario el artículo por la muerte de Maradona, quiero recordar (a título personal puesto que 3 días después tuvo lugar la defensa de una tesis iniciada a finales del siglo XX y postrada durante décadas de postfranquismo sociolisto hasta los años 20) una caída sufrida por mi padre en la calle Azorín del escritor de Monóvar, novelista de Don Juan (1922) y Doña Inés (1925) y ensayista, a partir de artículos periodísticos, de la Ruta de Don Quijote (1905) y de Clásicos y modernos (1913) además de dramaturgo con la trilogía teatral de Lo invisible vinculada al expresionismo.

El enclave de la caída que nos llevó al hospital fue en el tramo de la calle Azorín tras bajar por la calle Simancas colindante con el estadio de fútbol municipal y paralela a la calle Constitución. Concretamente, entre un Mercadona y un garaje tras avanzar a la altura de este tras pasar el supermercado sito a continuación del colegio público Antonio Machado que se ubica frente a la cafetería Mara, la peluquería Maica y un puesto de instalaciones eléctricas –todo ello al otro lado de la calle Simancas que desemboca en la calle Azorín-. Para más señas, el enclave fue ante una señal de peligro de muerte entre súpermercado y garaje y frente al minibar Fran y una calle peatonal perpendicular: la calle del Pintor Miró. En la acera de enfrente de la calle Azorín, además del minibar, se ubican, a un lado de la c/ Pintor Miró, un Pollos Planes y seguidamente la carnicería Azorín- ya en el extremo de la calle junto con la travesía del Camí Reial-y al otro lado de la calle peatonal – más allá del minibar Fran, la cafetería Mara y la peluquería Maica- al otro extremo de la calle Azorín, un rte asador y, ya en la desembocadura en la avenida principal, la brasería Fran.

Se el primero en comentar on "El pupas"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*