Como afrontar la Navidad en pandemia

Img CAC

En cuanto a los niños, no es necesario prepararlos de ningún modo. Lo importante es que los padres las vivan con buena actitud y alegría porque los más pequeños son el reflejo de lo que ven en casa

Viernes, 18.12.20

informaValencia.com.-  En plena pandemia y con las restricciones, esta Navidad nos va a afectar psicológicamente. Así lo ha asegurado la psicóloga Sara Navarrete, directora del Centro de Psicología Clínica y de la Salud de Valencia, que ha añadido que es fundamental seguir algunas pautas para poder disfrutarlas a pesar de su rareza.

Algunos de los principales conflictos que pueden surgir son la sensación de soledad y el respetar la voluntad de los miembros de la familia sobre si reunirse o no.

“Venimos arrastrando unos meses de mucha incertidumbre que nos generan ansiedad y tristeza. Y estos sentimientos se pueden ver agravados con la llegada de la Navidad. Esa sensación de desasosiego, tristeza, incertidumbre de no saber cómo las vamos a poder celebrar, es normal que nos aparezca. De hecho, lo raro sería no experimentar estos sentimientos, que nos comportáramos y sintiéramos como si nada estuviera pasando”, explica Sara Navarrete

A esto hay que sumar, que son fechas que solemos pasar con muchas personas y este año obligará a muchas a estar solas.

El otro gran dilema que está apareciendo es, debido a las restricciones actuales, plantearnos y elegir si queremos pasar las fechas señaladas con nuestra familia o no. “Puede que se dé el caso de que haya parte de la familia que no se quiera reunir y otra sí. Estos diferentes puntos de vista pueden llevar a discusiones entre los familiares. Si coincide que toda la familia comparte la misma opinión no se generará ningún conflicto. El conflicto vendrá cuando unos quieran reunirse y haya otros que no”, ha comentado la psicóloga.

“Sobre todo la presión será para que el deja de hacer lo que era habitual y normal y decida pasar la Navidad solo o en su núcleo familiar (pareja e hijos) pero no juntarse con el resto de la familia más allegada”, continúa.

En este caso, su recomendación es que seamos coherentes con nuestra situación y aprendamos a transmitir a la familia lo que pensamos y sentimos de forma tranquila, sin ser agresivos para que puedan entender y aceptar por qué elegimos la opción de quedarnos en casa y no reunirnos con ellos.

“Si a partir de ahí un familiar se enfada por la decisión que hemos tomado debemos aprender a gestionar ese enfado sin sentirnos culpables ni responsables. No hay que olvidar que yo tengo el derecho de elegir mi posicionamiento. Si el otro se enfada es porque no está respetando nuestra decisión”, afirma Navarrete

Junto a esto ha incidido en que es muy importante no juzgar lo que cada uno decida hacer. “Hay que partir de la base de que sea cual sea la decisión, reunirse o no, es buena porque la vas a tomar tú. Lo que debemos hacer es normalizar la situación y asumir los riesgos y consecuencias de nuestras decisiones. Si asumes que no te quieres reunir, luego no puedes estar lamentándote de que no pasas esos días con los tuyos. Y si asumes que te vas a reunir, asumes también que se puede dar que haya algún contagio”, explica.

¿Cómo abordar el tema de la Navidad con los niños?

En este asunto, la psicóloga ha señalado que a los niños no hay que prepararles de ninguna manera para estas navidades diferentes porque ellos son el reflejo de lo que ven en casa. Por lo tanto, si los adultos muestran actitud alegre, positiva e, incluso, suplen las carencias que pueda haber con otras ideas originales, ellos no notarán prácticamente el cambio. Percibirán que son unas navidades diferentes, pero igual de especiales que otros años.

Sin embargo, si por el contrario los niños ven que sus padres están discutiendo, enfadados o tristes, ese sentimiento imperará también en los más pequeños de la casa. Lo mejor es mostrar naturalidad y, si en necesario, transmitirles que serán unas navidades diferentes pero que no pasa nada ni por eso van a ser peores.

Consejos para afrontar la Navidad en pandemia desde la serenidad

  1. Asumir que van a ser diferentes. Cuanto antes aceptemos que estas Navidades no van a ser como estamos acostumbrados mejor. “Una cosa es lo que nos gustaría y otra la realidad y cuanto antes asumamos esa realidad antes podremos disfrutar de ella. El ser humano tiene una gran capacidad de adaptación, aprovechémonos de eso”, señala Sara Navarrete.
  2. Desdramatizar. “Sí, van a ser diferentes pero no pasa nada. Hay que relativizar. Esto tiene un fin, es temporal y porque estas navidades las vayamos a pasar así no significa que el resto de nuestra vida las vayamos a tener que vivir así. Se trata de un par de cenas y comidas importantes que no es que nos perdamos, sino que no podremos celebrar como años anteriores pero sí celebrarlas”, continúa la psicóloga. En este sentido, es fundamental no dramatizar la situación y pensar que no vamos a poder ver a nuestra familia. Sí que vamos a poder verles, pero en otras circunstancias, al aire libre, dando un paseo. La propuesta es buscar alternativas para seguir juntándonos minimizando los riesgos.
  3. No hay que renunciar a todo. También es importante darnos cuenta de que no nos juntemos estas navidades en una casa a cenar o comer no significa que otras muchas cosas que hacíamos en estas hechas las dejemos de hacer. Podemos pasear con los nuestros, disfrutar del espíritu navideño paseando por las calles y, por supuesto, mantener esos nervios con la llegada de los Reyes Magos.
  4. No entrar en el bucle de la queja. “Estar lamentándonos de la situación no nos va a ayudar en nada positivo. La queja y el lamento sólo van a provocar en nosotros más sentimientos negativos y entraremos en un bucle sin salida”, afirma Sara Navarrete. Además, incide en que lo que debemos hacer es resaltar la parte novedosa de todo esto, ver el lado positivo, cómo este cambio nos va a permitir también disfrutar de otras experiencias que antes no disfrutábamos.
  5. Resignificar el concepto de la Navidad. Cuando todos pensamos en la Navidad, si nos vamos al concepto más básico de estas fiestas es que imperan unos buenos valores como compartir, bondad, respetar. “Esto trasciende si podemos o no reunirnos. Y con esos valores deberíamos quedarnos. Lo importante es quedarnos con la esencia, con ese concepto de la Navidad. Serán unas navidades diferentes pero no por ello tienen que dejar de ser unas navidades especiales. Serán diferentes, pero también únicas. Aprovechémoslas”, concluye la psicóloga.

Be the first to comment on "Como afrontar la Navidad en pandemia"

Leave a comment

Your email address will not be published.