Las trampas de La Vanguardia

Joan Ignaci Culla, escritor, investigador y político, en entrevista en el diario Las Provincias/ informaValencia.com

Vicente Torres

30.11.20

Se puede vivir perfectamente sin ser conde ni Grande de España, más problemas acarrea la falta de vergüenza, porque ésta es la que impide que se cometan tropelías o se caiga en el ridículo.

Por ejemplo, hay varios titulares de este que fue un periódico con pretensiones y hoy es un panfleto que sin las subvenciones estaría quebrado y desaparecido, en los que se refiere al secesionismo lingüístico valenciano. Secesionismo.

Este tuit, que, por otra parte, no dice nada nuevo, deja el asunto claro:

@cullajoan

@F_Sanchez_Drago Vd. afirma, con falta de criterio y estudio, q el valenciano y el catalán son la misma lengua. La megolomanía catalanista y aliado centralismo han propiciado esa mentira. Cuando el catalán se debatía en la nada, los valencianos teníamos un Siglo de Oro. Abro hilo

No hace La Vanguardia ningún favor a los catalanes con su falta de rigor y su desprecio hacia la verdad, puesto que con esta actitud no hace más que contribuir a la ya imparable decadencia de esta región española.

El imperialismo catalán, alimentado con el dinero de todos los españoles que le han ido regalando los sucesivos gobiernos españoles ha fabricado una serie de patrañas y quimeras, tan poco útiles para los esforzados contribuyentes como los inmerecidos títulos nobiliarios para quienes los desprestigian.

A un trabajador catalán, sea arquitecto, albañil o funcionario, todas esas quimeras inventadas no le aportan nada, sino que lo distraen de lo que le interesa. Todo lo que se construye sobre una falsa base cae y en la caída lleva a la ruina a los despistados y a quienes siendo conscientes de lo que venía no consiguieron hacerse oír.

A los amantes de la verdad, entre ellos muchos valencianos, las mentiras les molestan. También hay catalanes conscientes, pero bastantes de los que no se consideran nacionalistas se tragan este bulo.

Se el primero en comentar on "Las trampas de La Vanguardia"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*