Un mini Tejero

Teniente Coronel Antonio Tejero, condenado a 30 años de prisión por el golpe de Estado de 1981.

Vicente Torres

29.11.20

Tejero es un señor que movido por unos ideales, equivocados, porque no incluían el respeto al ordenamiento jurídico, asaltó el Congreso de los Diputados. Lo hizo de forma valiente, sabiendo que su acción tendría consecuencias y arrostrándolas luego. Lo hizo por ideales, porque cuando Armada entró a negociar con él, se negó a aceptar las condiciones que se le ofrecían, porque no había dado el golpe para eso.

Se le opusieron, dos valientes, Gutiérrez Mellado y Suárez. El tan alabado últimamente por gran número de prestigiosos columnistas, cuyo prestigio no les ha dado para detectar la mezquindad del personaje, Felipe González, se tiró al suelo. Fue su manera de defender la democracia. Porque él se consideraba demócrata y a Suárez y Gutiérrez Mellado los tenía por dictadores. Por cierto, figuraba en el gobierno que Armada le propuso a Tejero como solución.

En los tiempos actuales ha aparecido un émulo de Tejero. Tiene por nombre Sánchez y no da el golpe de forma valerosa y a cara descubierta, sino de tapadillo, a traición y sin correr riesgos. Tampoco pretende favorecer a España y los españoles, como indudablemente fue el caso de Tejero. Se equivocó, lo hizo mal, utilizó de forma indebida el poder del que disponía, pero es indudable que su propósito fue hacer un bien.

En cambio, el tunante este, su émulo capitidisminuido, no pretende favorecer a nadie más que a Su Persona. Se mira en espejos deformados, que le sostiene un mini Rasputín con injerto capilar, y se ve a la altura de Marco Aurelio. Cualquier día le ordenará a Irene Lozano que le escriba unas Meditaciones, que firmará él, claro. Pedro Sánchez Castejón, con letras muy grandes. Y la foto que más le favorece en portada..

Pero lo que interesa ahora es la reacción de Felipe González, otrora dios, y su guardia de corps, ante el golpe de Estado actual. Gutiérrez Mellado y Suárez ya no están. ¿Se volverá a tirar al suelo? Es su modo de defender la democracia.

Se el primero en comentar on "Un mini Tejero"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*