La Fundación VCF prefirió vender el Valencia antes que perjudicar a Bankia

Nuevo estadio del VCF

Manuel Huerta

25-11-20

Mi amigo y columnista de este diario Antonio Silvestre, me pasa esta mañana temprano (como en él es habitual, casi de madrugada todavía), un enlace de whastssap del digital de Las Provincias, de una entrevista de Héctor Esteban a Mateo Castellá con este comentario: «teníamos razón en todo».

Pues ciertamente, desde estas páginas siempre hemos defendido que la responsabilidad de la venta del Valencia CF a Meriton Holdings era del presidente de la Fundación Valencia Club de Fútbol en 2014 (máximo accionista), el señor Aurelio Martínez, hoy presidente de la Autoridad Portuaria, siempre destacado economista y valencianista.

Reconoce Castellá en la entrevista que cuando se plantea la venta, -creo recordar que él todavía era Director General de Deportes de la Generalitat Valenciana, además de patrono de la Fundación-, se prefirió vender el club antes que comprometer a Bankia con un Concurso de Acreedores.

Y también desde estas páginas, hemos criticado la postura de muchos valencianistas y sobre todo de algunos medios de comunicación, acerca de la campaña de desprestigio hacia Peter Lim, primero por sus decisiones sobre el organigrama deportivo y después sobre la gestión económica de la entidad.

No voy a volver a insistir en el daño que todas esas afirmaciones apasionadas de los aficionados (de la grada y de los medios) han hecho y hacen a la actual plantilla, a la imagen y el prestigio del club. Pero sí que me gustaría haberlas escuchado y leído sobre otros grandes equipos que como el Valencia y debido a la falta de ingresos, se han visto y se ven obligados a reducir plantillas, rebajar salarios y suspender fichajes.

Pero insisto, el Concurso de Acreedores era la mejor solución para el Valencia como se ha demostrado en el Levante UD, el Atlético de Madrid o el RCD Espanyol, entre otros varios e históricos equipos. Y no se hizo por una cuestión de militancia política, de interés empresarial y de presión por parte del banco rescatado con 24 mil millones de euros de todos los españoles.

Como dice Castellá, -en otras palabras, claro-, todo el mundo pensó primero, cuando ya no podían seguir aprovechándose del club, en salir corriendo, salvar su culo, sus relaciones institucionales y sus promociones a nivel político, y ni siquiera tuvieron la decencia de hacer firmar unas condiciones. Condiciones que si Peter Lim hubiera tenido que firmar, nunca habría aceptado para comprar las acciones del marrón que ello suponía.

No soy nadie para hacerlo porque carezco de conocimientos jurídicos pero al señor Martin Queralt, osadamente digo, le aconsejaría que si va a denunciar por «menospreciar la bondad de la Fundación» en el proceso de venta, denunciara al auténtico responsable del problema que no es otro que Aurelio Martínez y dejaran en paz a Lim, a no ser que se busquen todavía males mayores.

Se el primero en comentar on "La Fundación VCF prefirió vender el Valencia antes que perjudicar a Bankia"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*