Mar adentro

Secuencia de Mar adentro, de Amenábar./iMg solocineSecuencia de Mar adentro, de Amenábar./iMg solocine

Francisco Mares / CRÍPTICO

23.11.20

Por alusiones el yanqui yonqui Jack (etimológicamente Tiago), oriundo del estado de Missouri (concretamente del condado de Nueva Madrid, en una zona sísmica hiperactiva en movidas infraterrenales donde se halla la falla de Nueva Madrid y por donde tienen su cuenca dos de los ríos principales de EEUU al margen del rio Colorado y el río Bravo: el river Missouri y el Mississippi, que es el cuarto más largo del mundo siendo, el Nilo el subcampeón y el Amazonas el primero, quedando en tercer puesto el Yangtse), se chupó al primer toque sin echarse atrás seis vaqueritos de Jack Daniels (jarabe de madera de barrica que ya tomaba también en el desayuno como zumo con pincho de tortilla tortillera Santa Rita en sus últimos días) y con la venia, sin rito ni ritual, un chute de caballo libre directo sin barrera antes de con otra venia en inglés americano hacer un brindis en hat-trick por el caballo blanco de Santiago, la derrota de Trump y por irse todos a la mierda en viaje a ninguna parte.

Por irse todos a la Meca entendió el brindis don Cipote quien, disléxico como River Phoenix, confundía en su monólogo interior Biden con Byron y tras los vaqueritos la Baden Baden de la selva negra con el bidé (del francés bidet: caballito), Connery con Corina o corona y con A Coruña, River con Rita o el Bar Vera y las barbies y Cruise con Cruyff: ¡Qué cruz!

Jack, apodado Yank, ya apareció como un terremoto de ninguna parte de las dos del camping (escocesa e irlandesa) puesto que muchos son los llamados y pocos los elegidos y al cabo de horas de botellón y lo que se tercie, propuso destilar aristotélicamente su discurso en una triada de tres partes mágicas, esotéricas y trinitarias -proposición de arranque o ligoteo, nudo o lío y desenlace o concluSión- al final del cual don Cipote sin soplar era capaz solamente de articular inequívocamente sin alzheimer el sonsonete de Aute de “que toda la vida es cine y los sueños cine son”.

Gracias a un extraño que no hablaba ningún idioma y que no paraba de tomar apuntes en el botellón, asentado discretamente en la última fila en diagonal al eje del encuentro que cuadraba la minifalda de Ian, pudo tener don Cipote memoria del discurso de Jack estructurado con una titulación para las tres partes que en directo solamente se puntuaba con vaqueritos a caballo.

1-Encuentros en la 1ª fase: hundimiento (adicción, depresión y manipulación). La conversión en títere.

Joaquin Phoenix nació en San Juan (Puerto Rico) el 8-10-74 cuando sus padres, pasando de nómadas a fugitivos (de Puerto Rico a Venezuela y en barco de carga a Miami hasta volar a Costa Rica tras la muerte de River en 1993 y volver a empezar), empezaban a desencadenarse de la secta que promovía el amor libre grupal (poliamor), como estadio de bilingüismo aditivo y adictivo por el cual se pretende siempre sustituir el gusto de una lengua por otra tras una fase de igualdad al dicho de prueba otra cosa que igual te gusta tanto o más.

La familia de River volvió a las andadas de su cauce tras otro milagro de los de muchos son los llamados y siempre los mismos por la llamada de G. van Sant (bajo cuya dirección en otro de sus rodajes cuatro años antes River hizo sus pinitos en pinchar y montar a caballo con sementales de pura raza a lo Greace Kelly dada su melena de Barbie). Ahora era Joaquin el tentado a salir de la intemperie en Todo por un sueño (1995) junto con Nicole Kidman, quien sería en 1999 pareja de reparto de Tom Cruise, el miembro más famoso de la Cienciología a la cual agradece la cura de su dislexia, estrés y bajones, en Eyes Wide Shut, una historia de sobredosis, hábitos y rituales de monje como los de El nombre de la rosa e invitaciones para ir “más alla del arco iris”. Titulada en Hispanoamérica Ojos bien cerrados y basada en Relato soñado del judío austriaco tocapelotas por incómodo del imperio austrohúngaro Schnitzler, Ewes Wide Shut fue la última película de Kubrick quien también hizo 13, las suyas todas rebeldes, como River Phoenix porque también murió en el proceso de postproducción días antes de presentar su montaje a la Warner Bros, al igual que River no pudo filmar la versión homosexual de Drácula, Entrevista con el vampiro (1994) del irlandés Neil Jordan (Nilo Jordan para ir de rio en rio) en la cual compartieron reparto Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas.

Una acotación del apuntador, y se sospecha que pudieron ser más en todo el relato, citando disléxicamente sin beber ni olvidar como fuente a la encíclica de Wikipedia, precisó que Neil es de origen gaélico anglonización del Niall irlandés. Citó también no menos originalmente el apuntador como, cuando falleció Rita por sobredosis de tortilla y Jack Daniels, se ofreció como ayuda en deferencia lo de “Ahora toca estar con la familia” ya puesto en práctica con el hijo de A. Suárez, con la familia Phoenix y con “los otros” para que no se pierda la memoria (micro) histórica maragallianamente. Y, porque no hay dos sin tres, apuntó de Cruise en tres flashes, citando de Vaniy Fair el art. del 20-6-20 sobre el matrimonio de Kidman y Cruise entre los brazos de la cienciología y los rumores de homosexualidad, que: «Su trayectoria personal es inseparable de la laboral. Al fin y al cabo, Tom supo de Nicole gracias a una película, se juntaron gracias a otra y una tercera les separó».

El toque de queda de la ruptura fue Eyes Wide Shut. Cruise fue estrella desde su aparición a principios de los 80 en Rebeldes (1983) de Coppola, siendo un yogurín como River. Paul Newman lo aficionó a las carreras de coches al estilo del James Dean de Rebelde sin causa. La pareja se conoció en Dias de trueno (1990) de T Scott, un proyecto ya influido por Cruise cuando buscaba una partenaire e inspirado por la australiana Calma total (1989) de Ph. Noyce. El gusto por la adrenalina de los deportes de riesgo, aventura y velocidad les unió. Los pasos en las apariciones públicas de la pareja , festivales de cine sobre todo, antes de producirse la petición de mano de Cruise a Kidamn en una nota bajo la almohada, son similares en su recreación a los del romance entre J Phoenix y Rooney Mara.

El art. de La Nación (23 10 19) “Rooney Mara y J Phoenix : la historia de un gran amor con sabor a recompensa” relata como la “castigada familia” fue redimida en su dolor por medio del que califica como “resiliente” Joaquín y la inseparable Mara. El marcaje empezó en Todo por un sueño, donde el actor llamado a suceder a su hermano como Caín a Abel »fue un adolescente obsesionado y dispuesto a matar por amor. Pero cada personaje dejaba secuelas y lo sumergía más en su adicción al alcohol. En la secta también hizo hipnosis. Además de emprender un largo tratamiento psiquiátrico, Phoenix encontró en el amor de Rooney Mara la contención necesaria para volver a asomar en la superficie y entregar una actuación tan potente que hoy hace hablar al mundo». En The Master (2012) » fue un devoto desquiciado de un líder religioso»

Otra acotación del apuntador revela que en The Master Phoenix interpreta a un veterano de guerra alcohólico obsesionado con el sexo e inseguro con su futuro, cae preso del hechizo de un religioso con carisma al que acompaña a Phoenix a presentar un libro que habla sobre lo que se llama el “tratamiento” con el que va a someter a sus fieles. Y, tomando nota de uno de tantos artículos citados, que River curaba su dislexia memorizando al detalle sus papeles para no desviarse de su camino ni una letra hacia la improvisación, la originalidad o la creatividad propias repitiendo como un papagallo o loro su actuación de títere

El artículo de Daniel Burke del 12-4-19 en CNN sobre la película que oficializó el romance de Joaquin y Mara da las claves, y así las llama, sobre como ‘’Maria Magdalena captura a Jesús en sus últimos años, cuando está cansado de su pasado y preocupado por su futuro‘’. Y califica a Jesús como un desaliñado sin arreglo que va en declive desgastado en sumisión hasta no responder de sus actos o movilidad. Cuando caía la noche desde el mediodía así estaban ya todos como la otrora leona Rita, sin fuerzas para abrir la puerta del coche para pronunciarse en juicio tras sus desayunos, meriendas y cenas de Jack Daniels
Otra revelación de Burke es que el rodaje fue en el sur de Italia y Joaquín se enganchó a las ideas de su personaje y ‘’decidió subir a las montañas solo. ¿Qué hizo allí? ‘Un montón de estupideces que no voy a contarte’’’. ‘Decidió’ podría ir con comillas dobles o triples (comunitarias).

Ciegos como estaban todos no sé sabe quién con la venia más acotó que Ojos bien cerrados era el auténtico remake de Tesis (1996) y de Abre los ojos (1997): la segunda de Amenabar un año después de Tesis en su debut apadrinado por el cineasta y activista no de chato sino de porrón del socialismo por encargo Cuerda). Según Vanity Fair, Abre los ojos gustó tanto a Cruise que propuso al director Amenábar y al productor Cuerda trabajar los tres juntos y de esa triada surgieron en el segundo año de la odisea de Kubrick en el espacio Los otros (2001) con N Kidman y Vanilla Sky (2001) “el remake americano de Abre los ojos […] la segunda certificaría la siguiente etapa sentimental de Tom”

Abre los ojos abre escena con la Gran Vía madrileña como un desierto anterior a la pandemia. La escena, mítica por inquietante, fue rodada en la madrugada del verano del 96 durante el puente de la Virgen de la Paloma como apunta Cristian Quimbiulco en en ABC (23-9-15), cuyo artículo acaba revelando que el estreno de Abre los ojos coincidió con el de Titanic.

El año 2004, el chileno-español Amenábar ganó el 4º Óscar a la mejor película extranjera española por su única película nominada Mar adentro, una de sus producciones menos logradas y más en la línea del servicio a un ideario político cuyo protagonista fue un no muy convincente J Bardem imitando el acento gallego.

Se el primero en comentar on "Mar adentro"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*