Una señora despreciable

Iratxe García, Presidenta de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo/rtveIratxe García, Presidenta de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo/rtve

Vicente Torres

15.11.20

Era una señora que pretendía que los fascistas de Cataluña, esos que pretenden imponer sus designios caprichosos, caprichosos por las bravas, amenazando, insultando, agrediendo verbal y físicamente a los demócratas y que se sirven de la mentira, la tergiversación el invento, la burla y la descalificación soez, pudieran conseguir sus propósitos.

Esta señora, europea y de paso interesado por España, invocaba la altura de miras para reforzar la vileza de postura.

Digo esto porque el psicópata de la Moncloa se ha cabreado mucho con los barones socialistas que han protestado con la boquita chiquitita, chiquitita. El psicópata de la Moncloa, el Felón, se cabrea mucho cuando le llevan la contraria. Cuando Ayuso recurrió ante los tribunales de justicia, y ganó, una medida dictatorial suya, montó en cólera y mandó al pobre Illa a la tele a contarlo y el tipo dijo que se le había acabado la paciencia.

Otro adefesio de su gobierno, de mucho peor ver, con moño de señora, les dijo a los del PP: «ustedes no se volverán a sentar jamás en el Consejo de ministros».

Uno que no tolera que le lleven la contraria, otro que pierde la paciencia si recurren sus medidas ante los tribunales, otro que reconoce abiertamente que este gobierno es dictatorial.

Bien, pues este psicópata, narcisista, conocido como el Felón, también ha pedido altura de miras a sus atemorizados subordinados para que den por buena su vileza -una más, ya deberían estar acostumbrados- y la aprueben.

Estos socialistas que comulgan con ruedas de molino, porque tienen estómagos de estraza capaces de digerir sin pestañear lo más repugnante, no tienen ningún derecho a hablar de democracia, ni a creerse demócratas ni a pensar que tenían razón en la guerra civil, que causó tantos muertos, tantos males y a consecuencia de la cual sufrimos una dictadura durante cuarenta años. Están demostrando con su nulo respeto a la democracia que es imposible que hayan tenido razón alguna vez.

print

Se el primero en comentar on "Una señora despreciable"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*