Pausa que inspira reflexión

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

15.11.20

A veces quisiera ser invisible para familiares, amigos, conocidos, personas… A veces quisiera que ese sentido del humor característico y marcado, se quedara invariante en el tiempo y el espacio.

A veces sólo quisiera mirar la luna, consentir a mi mascota, recordar a mis padres y sentir buena compañía.
A veces quisiera cambiar mi destino, conocer nuevamente lo conocido, quedarme con lo real que he vivido y dejar pasar, al menos, la basura por un lado de mi camino.

A veces quisiera no tener miedo a lo desconocido, ser como una pluma llevada por el viento; en donde me albergue un centro de investigación y pasarme los días enteros descubriendo, formulando, recreando; en donde mi pasión sea la ciencia que he creado en mi conciencia inconsciente de ese lado oscuro del corazón, dejando la superficialidad de este mundo que me pone a sus pies, pero me hace querer crear mi aposento para ocultarme de tanta frivolidad y desencanto que magullan mi razón por no entender este nuevo intelecto vulgar, que me lleva consigo y me deja con todo y sin nada.

A veces pienso en un salir nuevamente porque mi mundo me conocerá por algo realmente inteligente.

 

Se el primero en comentar on "Pausa que inspira reflexión"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*