Con todo, sin más

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

10.11.20

Yo. Con mis decisiones, con mis días de todo saldrá bien y días de ya no puedo más. Con mis historias llenas de errores, llenas de miedos. Posiblemente con tantos miedos como ganas.

Que aprendí a no contar los sueños en fracasos, ni las metas en realidades, porque se que a veces es necesario intentarlo una vez más.  Que aprendí a no rendirme nunca, a pensar en grande, a entender que hay que seguir aunque nadie entienda mi por qué.  Que cambie de plan millones de veces, que cambie de rumbo tantas veces como errores, porque se puede. Porque se que si quiero resultados distintos, hay que hacer cosas distintas.  Porque nadie me dijo que no se podía cambiar de idea, ni de plan, ni siquiera de rumbo. Porque poderse, se puede.

Yo. Que me enseñaron que los aviones despegan en contra del viento. Que aprendí que en ese momento en el que nadie cree que podría, es justo el momento perfecto para hacerlo.  Yo, que intenté detener las olas, y acabé aprendiendo a surfear, que aprendí que para hacer felices a los demás, primero tengo que ser feliz yo misma.

Yo. Con todo. Sin más.

print

Se el primero en comentar on "Con todo, sin más"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*