Seguimos siendo el Valencia

Gabriel Paulista, Jaume Doménech, Jose Luis Gayá y Carlos Soler, capitanes del Valencia CF. / Img. VCFGabriel Paulista, Jaume Doménech, Jose Luis Gayá y Carlos Soler, capitanes del Valencia CF. / Img. VCF

Antonio Silvestre

09.11.20

Pues así es, mal que le pese a más de uno, seguimos siendo el Valencia, uno de los clubes más importantes de LaLiga, con una plantilla joven, aguerrida y, como diría Paco Lloret, “bronca y copera”, capaz de ganar en San Sebastián o de vapulear al Real Madrid. Un equipo que tiene el chip que por prestigio e historia le corresponden al club y que, por lo visto ante el Levante en Mestalla, en las segundas partes de Vigo, Villarreal y Elche, ante el Getafe y anoche ante el Madrid, está dispuesto a cerrar la boca de los que se han pasado tres meses de desprecio y ninguneo a unos futbolistas que tienen una calidad contrastada, saben lo que representan y sin duda alguna, están en disposición de luchar por la clasificación europea y las alegrías de la afición.

Un equipo que como la mayoría en la jornada nueve, está en fase de acoplamiento a un nuevo entrenador, de puesta apunto en lo físico, nuevas ideas tácticas, a las circunstancias de aislamiento en modo burbuja que impone la Covid y a la falta de calor de sus aficionados en la grada que, en el caso del Valencia y con tantos jugadores jóvenes, sería en este momento fundamental.

Un equipo en el que cabe resaltar la extraordinaria temporada que lleva Jose Luis Gayá, sin duda, el mejor lateral español y de lo mejorcito de Europa; la solvencia y regularidad de Gabriel Paulista o Daniel Waas, el liderazgo de Carlos Soler, al que el asturiano arrinconó en banda y que está llamado a vertebrar al equipo, con llegada y capacidad para dominar un enorme espacio de terreno y servir de enlace; y el enorme trabajo y personalidad, además de los goles, de Maxi Gómez. Todos ellos junto a Jaume (o Cillessen), una columna vertebral envidiable, que muchos entrenadores quisieran tener.

Carlos Soler transformó los tres penalties, cada uno de ellos muy claros, con los que se fraguó la goleada al Madrid. /VCF

Carlos Soler transformó los tres penalties, cada uno de ellos muy claros, con los que se fraguó la goleada al Madrid. /VCF

Y al lado de ellos, Hugo Guillamón, internacional en todas las categorías inferiores, que está disputando todavía sus primeros minutos en un once al que se le exige seguridad en la zaga y que está cumpliendo con creces, en mi opinión, con mejor rendimiento que sus compañeros de “localidad”, Mangala y Diakhaby; un fenómeno futbolístico y solidario que es Yunus Musah, que a su endiablado fútbol de desborde y condición física, suma sacrificio y ayudas; un mediocentro, Uros Racic que, si dispone de minutos, demostró ayer que se va a convertir en clave para el esquema de Gracia; un interior de técnica exquisita, con ambición, con cosas que pulir, sí, pero que ayer se vació, trabajando en la contención y ocupando mucho campo, y que mantuvo a raya a Valverde como Kang In (menudo trallazo el suyo que salvó el palo).

Y nos quedan en el tintero Toni Lato, buen futbolista que tiene la mala suerte de coincidir con un gran Gayá, pero en el que se puede confiar con garantías y de hecho se confía; Manu Vallejo, que creo que debería tener más oportunidades por su hambre y sus movimientos en ataque, por delante de Gameiro y Sobrino, que ha caído muy bien entre los aficionados; Álex Blanco, un jugador que necesita minutos y que puede hacerlo tan bien o mejor que Cheryshev en esa banda porque tiene más físico y bastante más técnica, aunque menos experiencia; Thierry Correia, que ha ido a más y del que se puede esperar que mejore en el aspecto defensivo para convertirse en un gran lateral; Vicente Esquerdo, que me parece un jugadorazo, en formación sí, pero un jugón que ha tenido la mala suerte de hacer dos presencias flojas en el equipo. Ah, sí, y Guedes…

En resumen diré que, tal y como dijo Gayá la semana pasada, dejemos todos al margen “a lo de fuera” y arrimemos el hombro y la complicidad con el equipo de Javi Gracia, que tiene mimbres de sobra para darnos muchas satisfacciones durante esta temporada de crisis sanitaria y económica.

print

Se el primero en comentar on "Seguimos siendo el Valencia"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*