Parchis
Opinión

González Laya, la mosquita muerta

Arancha González Laya, ministra de Exteriores del Gobierno de Sánchez.
Arancha González Laya, ministra de Exteriores del Gobierno de Sánchez./rtve

Vicente Torres

07.11.20

Ha dicho: «de lo que se trata es de preservar la libertad de expresión y el derecho a una información veraz, que también es pública», «no solo el poder judicial tiene que garantizar el derecho a una información veraz».

Estas afirmaciones plantean la duda de que o bien piensa que todos formamos parte del ganado lanar o que se cree capaz de convencernos de cualquier cosa, como que los musulmanes beben vino y comen cerdo, por ejemplo. Las dudas desaparecen al observar su foto. No una rebuscada en la que salga mal, sino la oficial, la que aporta ella, en la que se aprecian claramente los estigmas de la estupidez. No somos nosotros los tontos:

Arancha González Laya: Así es la nueva ministra de Exteriores

Esa ley que esta señora y otros impresentables de su gobierno pretenden defender con poco acierto y menos gracia viene a ser lo mismo que si una asociación de putas optara por erigirse en defensora de la honestidad y decidir quién tiene derecho a usar minifalda o ponerse bikini.

Porque el gobierno al que ella pertenece, y con esto estaría dicho todo sobre su calidad, está presidido por uno que no tiene demasiado aprecio por la verdad. Cuando la dice, es para mal. Y los que lo vicepresiden parecen engendros de cual quier genio torturado del inframundo.

Hay un quinteto en ese gobierno que sería de la risa, por las barbaridades y burradas que dice y hace, si no fuera porque maneja mucho dinero de los contribuyentes. Dinero que muchas veces, y sobre todo en tiempos de penuria, ha sido ganado mediante un esfuerzo ímprobo, y que luego ha caído en manos de esos. Y todos, los cinco, son de la misma categoría intelectual y moral que Rufián y Otegui.

Esta ministra quiere impedir que nos aconsejen que bebamos lejía y yo no sé cómo hacer para que las gentes que votan a los partidos que componen el gobierno se enteren de que son masoquistas.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario