Estado de alarma, pura propaganda

La propaganda y las mentiras de Pedro Sánchez y su equipo de Gobierno. /Img. informaValencia.comLa propaganda y las mentiras de Pedro Sánchez y su equipo de Gobierno. /Img. informaValencia.com

Manuel Huerta

26.10.20

Pues eso, pura propaganda del mentiroso de Sánchez. Un estado de alarma, -el tercero que implanta en un año- que no implica más que las restricciones adoptadas por algunas autonomías -entre ellas, la Comunidad Valenciana- en un certero toque de queda.

Lo que pretende el felón (como le denomina con sumo acierto mi amigo Vicente Torres) no es otra cosa que cubrirse las espaldas si los contagios colapsan otra vez los hospitales y las muertes se registran masivamente -aunque no las cuente-, ya que deja en manos de los responsables autonómicos la toma de decisiones más drásticas, eludiendo su responsabilidad como siempre.

Este estado de alarma no es nada más que un spot de publicidad emitido en su televisión y esta misma mañana hemos recibido en la redacción algunas llamadas preguntando que se puede y que no se puede hacer. La respuesta es clara: es un toque de queda, con inculcación de derechos fundamentales de los ciudadanos desde las 00’00 (o de las 23’00 horas, en distintos territorios) hasta las 06.00 de la mañana. Nada más.

Estamos muy de acuerdo con el toque de queda pero no hacía falta el anuncio publicitario para hacer ver a sus correligionarios que su Gobierno “ha hecho todo lo posible” para controlar lo que se les ha descontrolado desde el mes de enero. Una mentira más, con la antidemocrática intención de no encontrarse con la protesta multitudinaria que, por ejemplo, se va a producir con la aprobación de la nueva ley educativa.

Y una forma de intentar justificar el pésimo funcionamiento de la Atención Primaria en muchas autonomías, entre ellas, la valenciana, sin el menor rubor por parte de sus responsables cuando exponen solo ocurrencias cuya única finalidad es ocultar su incompetencia y su fracaso en la gestión de la crisis que ha provocado el coronavirus. Lo denunciaba la AECC la semana pasada: los diagnósticos de cáncer han descendido este año hasta un 50 por ciento con respecto a 2019.

Los médicos de AP intentan evitar mandar a las consultas con los especialistas a aquellos casos que no son de vida o muerte. El retraso de pruebas diagnósticas se ha desorbitado y descontrolado, y si te duele la espalda o una pierna o un pié, si tienes una mancha nueva en la piel o un bulto extraño, te fastidias porque hasta que la incidencia de coronavirus no esté por debajo de 20 casos por cada cien mil habitantes ningún especialista de hospital público te va a llamar. Ah pero, el Gran señor de los Espejos y las Mentiras ha dictado (de dictadura) un nuevo estado de alarma que deben aplicar sus súbditos cortesanos de las galias.

¿Y no será que el felón, -autodeclarado ateo-, que al margen de la incidencia porcentual de contagios e incluso fijando el 9 de mayo (porqué no el 8 o el 10, o el 27 de abril), lo que pretende en realidad es cargarse la Semana Santa por segundo año consecutivo? ¿O es que su “comité de expertos” ya sabe que el 9 de mayo la incidencia estará bajo los límites de los 20 casos por cada cien mil habitantes)?

print

Se el primero en comentar on "Estado de alarma, pura propaganda"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*