Parchis
Opinión

Galaico

Calpe, la promoción especial de la GV.
Calpe, la promoción especial de la GV.

Francisco Mares /CRÍPTICO

18.10.20

Cuando seguían dando vueltas a si los síntomas de decaimiento habían sido antes o después de llegar a Montserrat (y si previamente o no a entrar en El Molino, si en el café del bar tras bajar del cremallera y subirse las suyas o si en las aguas milagrosas de la montaña mágica) Sión (Juan en galés)- que así se llamaba el guiri gay guay para disgusto de Pancho que entre quebraderos de cabeza ya tenía que poner otro significado diferente a un mismo significante y el próximo podía ser Juan XXIII- se corrió los tres metros lisos sin valla /como S. Johan cabalgándola a caballo en barra libre y oblicua  tras el gol de la 1a Copa  de Europa superando ambos la barrera/en dirección al escocés con minifalda y petaca de Johnnie Walker, pues hasta el whysky se llamaba Juan, que rondaba la acampada de tiendas de campaña de Leroy Merlín a cuyo alrededor  se fomentó un botellón de 11 alineados y no  alienados con  las restricciones de distancia, reunión y movilidad por espacio de 11 horas y con tiempo hasta  las 23 h que eran, antes de cualquier limitación horaria, las de tener la fiesta en paz en las islas británicas.

El escocés, Ian, se había acercado ondeando la minifalda cual flor de loto, lis y choto siguiendo el Instinto Básico de Lady Buck (la valenciana condesa de Sokolow) y el de la actriz, espía y diputada del Partido Radical, Cicciolina que debutó en el congreso sin nada debajo, apoyó la entrada de Italia en la Otan y ofreció sexo a Sadam Hussein a cambio de abortar la guerra del Golfo. Se había acercado, decíamos ayer, Ian ya al camping donde ondeaba la bandera alternativa de Escocia (un león rampante) junto a la titular (una X como la de la isla de Tenerife). Sion se le dirigió no en galés sino en gaélico (lengua celta goidólica no britónica como el galés y relacionada con los galaicos del fin del mundo que antaño  se cobraban  las actuales tierras de Galicia, Norte de Portugal, Asturias, Zamora y León) y le invitó a unirse  al brindis de cubalitros por el rey Arturo cuya leyenda se originó en Caerleon (sur de Gales) que significa ‘fuerte de las legiones’. Hubo brindis de todo tipo, incluso por el legionario y legendario Macho Pardal, pero sobre todo por el rey Arturo líder de los siluros, una tribu muy salvaje que, según se brindaba,  había llegado a Britania desde Hispania a través de un paso intermedio del modelo Finlandia que era Hibernia en Irlanda.

Los más cultos y monárquicos, mas no menos bebidos en fuentes, eran ingleses de Gibraltar que se hacían llamar carlinos y brindaban por Alfonso X el Sabio quien en su Crónica General dice que el nombre original de Britania era Siluria. El Sabio racionaliza como visión en sueños del rey Ramiro la aparición del apóstol San Tiago  para dar moral a caballo. Otros cultos mas religiosos más devotos pero de San Juan, los juanes, brindaban por el prohombre de Cangas del Narcea, el padre sin hijos, Luis Alfonso de Carvallo, quien -detectivescamente como el gallego de Barna, Carvalho de Montalbán- detectó que los astures pasaron (como surcando el cielo bien de la azotea) nadando a la isla de Britania que fue Inglaterra y allí se instalaron de modo que hay quien dice que siluros llamaron a los antecedentes de los españoles de waterpolo. Liados estaban con tanto Juan, carlinos  y Alfonso (nombre godo del rey Alfonso XIII o de la mala suerte) cuando los cultos lingüísticos bárbaros sin pelos en la lengua fumaban Celtas cortos y  brindaban por los celtas y sus lenguas que emigraron su primigenia genética celtibérica  desde el norte de la península a las islas británicas.

El único que no bebía pero ofrecía, una taza tras otra, café para todos  era un argelino fan de Mágico González, de Ramón de Carranza – estadio que estrenado el 3 de septiembre de 1955 por el FCB con un 0-4 discute en 2020 su cambio de nombre-  y de la tacita de plata a donde iba a pillarse un chute o coz  mágico de Oz por el golfo de Cádiz y que, por oposición a los franchutes, respondía al nombre de Lawrence como el militar, arqueólogo y escritor galés. Lorenzo, para los amigos, y Lamas, por el rey de las camas porque te las hacía con su labia y morro sin igual, tacita a tacita citó que Tácito tácitamente  tactificó que los silures, tribu de Gales, pudieron llegar a Britania desde Hispania. Y no menos tácitamente, por si había algún Carvalho, ofreció, en plan de a montar van, más de un polvito de caballo blanco a Ian al verlo con ganas de montarla  y subirse al moro. Lawrence brindó con un ‘Viva el Cáliz’ por el 1r triunfo del Cádiz en feudo del  RM y aunque nadie vio futuro  en ese chin chin así fue 2 meses y 2 días después (0-1 a 17-10-2020 sin público que viera en directo el hecho histórico que  además no fue en el Santiago Bernabéu, en obras aprovechando la pandemia, sino en el campo B Di Stefano: dos nombres de estadio también discutibles por deberse el del uno a las trapichelas de otro de los potentados del franquismo que instrumentalizó el RM como más que un club).

Para la pareja era el primer botellón exclusivamente de maromos -con excepción de la heroína de Ian que se había puesto peluca en el moño de  arriba sin nada puesto debajo pero ya puesto hasta las trancas, vaya, vaya, de caballa- y ya puestos aunque no era el primero matinal y nocturno nunca habían ido a ninguno tan ilustrado pues  ya empezaban a vislumbrar enciclopédicamente las luces que decían verse en Montserrat entre las pelucas que ya tomaban el pelo del resto con más cuentos que Calleja transformando el botellón en mixto de maromos y matamor@s.  Un árabe alcohólico y fumeta de las provincias de Irak y simpatizante del IRA llamado Isi, bético manque pierda, que brindaba por las armas químicas  de destrucción más IVA con un tetrabrik de D. Simón y pastillas de Elgorriaga que se esfumaron en un kit Kat sin llegar al atardecer de Ferrero Rocher, se vino arriba y a más y no queriendo ser menos citó, más picado todavía intravenosamente,  a San Isidoro de Sevilla – autor de la Historia de los godos, vándalos y suevos-  mas vino a decir que Artur significaba hombre oso, guardián de la Osa Mayor y Guardián del Oso. Viéronse en déjà vu más en estado de SOS (si opus sit), puesto que sus pulsos se alternaban en cortos, largos y  cortos como la señal de salvación que se popularizó en el Titanic, los 2 amigos otra vez arrodillados en  el mosaico del Pla de l’Os de Miró  que se miró y ramiró al conocer  a Sion cuando la visión atisbaba, entre los colores del próximo equipaje barcelonista y el del caballo blanco de Santiago Bernabéu, el  aterrizaje de la furgoneta del atentado de las Ramblas que voló con la imagen del 11 S disuelta en la memoria entre las copas de alcohol y las aspirinas de Bayer para aliviar la copa que ya no sería tomada tras el 8-2. El encadenamiento de imágenes y visiones era un shock y tomó la palabra en una intervención de urgencia un vasco de SS (Sanse) que se presentó como Jon (Ión según Pancho a punto de desvanecerse entre tanta copa y brindis).

Urgentemente el galeno urgenciólogo homónimo de Sion y Ian, consciente de las propiedades clínicas  del alcohol, brindó con Johnnie Walker, tomando la petaca al escocés, porque galeses y celtas comparten ADN con los vascos del paleolítico que pudieron ser los primeros habitantes de Europa. Jon había trabajado en tiempos de la intoxicación del  aceite de colza y, según decía, sus palabras eran tenidas por autoridad. Su brindis fue todo  un discurso como el futuro del  presidente del gobierno el miércoles 7 de octubre al presentar el plan de resistencia, transformación y resiliencia de la economía española. Más de 5 minutos duró el brindis por cómo los siluros se caracterizaron por su resiliencia no exenta de venganza:a cambio de la atrocidad no habrá clemencia, dijo como quien dice ‘quien a hierro mata a hierro muere’ y continuó afirmando que estas ideas y sentimientos fueron heredadas por el IRA del viernes sangriento que empezó su actividad en 1972: 4 años después de empezar ETA en 1968.

El camping tenía dos partes: una era la escocesa ya vista y otra la irlandesa subdividida a su vez en otras dos. En esta otra zona ondeaba a su izquierda  el  escudo antiguo  de Irlanda del Norte (un escudo con la cruz de Sant Jordi sostenida en pie por dos leoninos a los lados de los cuales uno dragado o drogado a la izquierda) y a su derecha  la enseña del Ulster (una cruz roja sobre fondo amarillo como los colores de Cataluña o el escudo del Barca pero sin fondo blanco). La señera oficial de Irlanda del Norte es parecida a la de Italia y a base de brindis se pudo saber que en las visitas al gobierno de Londres se izaban las cruces de S. Jorge, S.Andrés, S. Patricio y el dragón galés.

Sin darse cuenta de cómo iban de ciegos se habían metido en una mesa redonda circular en la cual Sión se colocó con urgencia frente a Ian que no escondía nada de nada  por debajo y dando tantas vueltas años después les pareció en sus recuerdos de senectud que  tomaba la palabra un oriundo de la nacionalidad histórica  reconquistable de Al Andalus. El sujeto era  un negacionista de Melilla donde tomó la 1a comunión tras ser bautizado en Ceuta y confirmado en Gibraltar como protestante, luterano y contrarreformista.

El sujeto pasivo era tan hiperactivo que quería fundar  la peña del Celta de Vigo del peñón de Ifach, antigua Isla de la Costa Blanca, exilio nazi de postguerra,y donde el alpinista Calleja convirtiera con urgencia en Volando voy y Planeta Calleja -antes de al urgenciólogo D. Simón-a P.Sánchez y antes, en otros picos, los de Europa, a ZP, de quien fue vecino y peluquero, y con su éxito renovó con Prisa cuando la continuidad del programa estaba en el aire. Con PS vio los muy honorables yates de crucero y cruzada entre la organización del mar. Un noble de Gandía usó dinamita para hacer el muy particular  túnel del peñón que sirve de parador para  los invitados más ilustres y lustrados de la Generalitat Valenciana.

-Calpe diem, se atrevió a decir don Cipote o así lo rememoraba en déjà vu si no fue.

-Ya te digo, dijo no menos ciego y tan pancho Pancho a toro picado mas no a cavallo pasado.

El Peñón de Ifach alberga mágicas leyendas y es uno de los últimos montículos de las cordilleras béticas. Ifach fue el peñón del norte diferenciado del del sur, Gibraltar, y por ello los fenicios y luego los árabes lo bautizaron como Ifach que significa ruta del Norte: un camino simbolizado por la céltica  cruz roja y espada en forma de daga flordelisada por 3 lados del campeador apóstol matamoros cuya aparición a caballo blanco milagroso para tirar del carro como un oso  cuando todo estaba perdido y la moral a ras de hierba se sitúa el 23-5-844 en los campos de Clavijo (Rioja) en el camino de la Cuesta de los Templarios o Campo de la Matanza.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario