Parchis
Educacion

COFAPA advierte que ‘lucharán por la libertad de elección de los padres’

Padres y profesores de la concertada, en una manifestación en Valencia /Archivo iV.com
Padres y profesores de la concertada, en una manifestación en Valencia /Archivo iV.com

“Una Ley de Educación debe huir de posiciones extremas y no menoscabar ningún modelo educativo”

Jueves, 01.10.20

A. Casañ.- “Las organizaciones de la educación concertada manifiestan su hartazgo e indignación ante el último golpe dirigido por los partidos que forman la coalición de Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, y plasmado en las enmiendas a la LOMLOE presentadas el pasado miércoles”, destaca este jueves COFAPA en una nota de prensa.

Es oportuno recordar que la educación concertada duplicaba hace un año a la pública en el ritmo de captación de alumnos en la primera etapa de escolarización (105% por 44% en quince años en Infantil), prácticamente la igualaba en volumen (235.454 por 351.733) y, además, sufría en menor medida el desplome de la natalidad, con una pérdida del 2,14% frente a otra del 7,57% en el último lustro.

Dentro de la concertada, los colegios religiosos siguen sumando un número muy importante de matrículas con una cuota de mercado del 68% de los escolares, según la Encuesta de Financiación y Gastos de la Enseñanza Privada del INE de 2019.

Además, la nueva ley elimina del artículo 109.2 de la Lomce la alusión a la “demanda social”, es decir, que las plazas en los centros públicos y concertados variarán en función de lo que pidan los padres. Celaá argumentó en su día que ese criterio es un “eufemismo para propiciar que la escuela pública pueda ser considerada subsidiaria de la concertada”. Sigue manteniendo la incorporación al Consejo Escolar de un comisario político, es decir, “un representante del Ayuntamiento” que, como denunció Escuelas Católicas, contraviene los derechos y libertades de padres y titulares, obviando el carácter complementario de la enseñanza concertada en la prestación del servicio público y social de la educación, que reconoció la propia LOE en 2006.

Con las enmiendas de PSOE y Podemos al Proyecto de Ley Orgánica de modificación de la LOE (Lomloe), Plataforma de la Educación Concertada y COFAPA anuncian movilizaciones sociales contra una ley que pretende “de manera inequívoca incrementar la enseñanza pública a costa de reducir progresivamente la enseñanza concertada hasta su eliminación”.

Profesores de Religión de colegios públicos valencianos reciben la “missio canónica” / AVAN

Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de COFAPA (Confederación de padres de alumnos), ha asegurado este jueves en el programa ‘Herrera en Cope’ que “mentiría” si dijera que la acción del gobierno en materia educativa le “coge por sorpresa”, pero reconoce que no pensaban “que serían capaces de tanto”. Ha advertido que “están quitando la libertad a los padres” para elegir la educación de sus hijos, y que desde la Confederación van a “luchar porque no sea así”, ya que lo avala “la ley y la Constitución”.

En realidad, “la Ley Celaá plantea la derogación de la LOMCE como excusa para reeditar los viejos planteamientos pedagógicos de la LOE, que tan bajos resultados académicos produjo, e imponer la enseñanza pública como único eje vertebrador del sistema educativo en detrimento de otras opciones elegidas por las familias. Asimismo, aprovecha el presente contexto de emergencia sanitaria, social y económica para evitar la respuesta crítica y contundente de numerosos sectores (familias, alumnos, sindicatos, centros…)”, apuntan desde COFAPA.

Atacar a la educación concertada “es obviar casi el 30% de la educación” en nuestro país. “Tenemos algo que decir, y nuestros hijos son ciudadanos de pleno derecho”, ha insistido. Por eso, ha avanzado que el colectivo se movilizará y presentará “todas las actuaciones que estén en su mano” en los próximos días.

Respecto a la variación de los criterios de promoción y evaluación, por los que pasar de clase no quedaría supeditado a asignaturas sin aprobar, considera que “es poner solución a un problema que no es inmediato”. En este sentido, recuerda que los niños no van a acabar el curso hasta junio del año que viene, por lo que “hay que trabajar para que los niños puedan alcanzar lo que tienen que aprender en las mejores condiciones, pero no decir que ya no tienen que aprobar porque eso baja la motivación”. Es como decir con carácter de urgencia “que no vamos a enseñar bien” nada más empezar el curso.

Frente al alto índice de repetición en las aulas, Begoña defiende cambiar “los criterios para que los alumnos titulen en las mejores condiciones y en igualdad con sus compañeros”. Permitir “que pasen todos” de curso de forma independiente a las notas, “no es educativo, no es pedagógico… y no responde al problema”.

“Se está primando la cultura del mínimo esfuerzo. Necesitamos hombres y mujeres con pensamiento crítico y capaces de esforzarse”, sentencia al respecto. Es consciente de que “no todos van a llegar al diez”, pero “existe un cinco”. Para que los niños se formen bien “hay que darles lo que cada uno necesita” y ayudarles así para que “cada uno dé lo mejor”. Y, sobre todo, “dotar a los profesores de las herramientas y recursos necesarios” para que puedan llegar a todos los alumnos.

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario