Parchis
Opinión

Gracias, Majestad

Su Majestad el Rey en la Base Alvarez De Sotomayor, Viator, Almeria. Img. archivo informaValencia.com
Su Majestad el Rey en la Base Alvarez De Sotomayor, Viator, Almeria. Img. archivo informaValencia.com

Vicente Torres

03.10.20

Tal día como hoy, el Rey prestó un gran servicio a España. Conviene fijarse en el detalle: Estaba en juego España y estaba en juego la Corona. Salvando a una, salvaba a la otra. Los malhechores y los sinvergüenzas no se lo podrán perdonar nunca.

Es fácil echar la vista atrás, porque el episodio es reciente. Unos delincuentes enardecieron a unos miles de descerebrados y presumiendo que quedarían impunes perpetraron un acto muy nocivo para todos, incluso para esos necios que los apoyaban. Rajoy, que era el presidente en precario, se quedó solo y no se atrevió a decir ni hacer nada. Eso fue el 1 de octubre. El día 2, el Felón, viendo la debilidad del gobierno y con unas ansias irrefrenables de sustituir a Rajoy en el cargo, se lanzó a su yugular. No le importaba perjudicar a España y los españoles con tal de lograr sus propósitos. El día 3, con un breve y magistral discurso, hacía volver a las aguas a su cauce y al Felón a la senda constitucional. Esto último, de forma pasajera, porque en cuanto pudo, acompañado y apoyado por las peores personas que pueda haber en España logró hacerse con la presidencia de la nación, desde la que gobierna con todo el rencor del que es capaz y hace gala de un afán destructivo sin parangón en la historia de España. Es el peor gobernante de todos los tiempos y la única esperanza que nos queda a los españoles frente a toda esta ola de despropósitos que produce este numeroso grupo de ministros, cuyos componentes compiten entre sí en las carreras para dilucidar cuales son los más incompetentes y más malvados, es Su Majestad el Rey.

Es admirable la serenidad de que hace gala y la paciencia con la que soporta a todos patanes gubernamentales, que no le llegan ni a la suela del zapato.

¡Viva el Rey! ¡Viva España!

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario