Parchis
Gastronomía VINOS

El decano de la bobal

Casa don Ángel 2016 - Img. Javier Caravaca
Vino Casa don Ángel 2016 - Img. Javier Caravaca

Se reían de ellos cuando fueron los primeros en contratar a un enólogo para elaborar vinos de calidad. Hoy la bobal es mundialmente conocida

Sábado, 03.10.20

Javier Caravaca.-  La uva bobal es originaria de la región vinícola de Utiel-Requena, no en vano se la conoce por valenciana tinta, entre otros muchos nombres. Treinta mil hectáreas de bobal cubren el suelo de la zona, casi tantas cepas como hay en toda la Rioja. Sin embargo, aunque se cultiva desde antaño, no hace mucho que se elaboran vinos de calidad con ella. Fue en los años 80 cuando Martínez Bermell embotelló sus primeros Casa Don Ángel, tomando el nombre del edificio labriego en la que están los antiguos trullos de hormigón que sirven todavía para elaborar sus vinos. Bobal noble, nacida en el Paraje de la Cabezuela, en lo más alto de la loma, desde hace más de cien años. En ese lugar único viven las uvas, con una insolación perfecta, sobre suelo pobre y rocoso, aireadas por un clima continental con influencia de la brisa mediterránea, lo cual le proporciona a los vinos unas posibilidades muy singulares. No por casualidad, el terruño tiene una denominación de origen propia, el Pago Vera de Estenas.

La bodega ancla sus raíces en el puerto de Valencia, en el Grao de 1876, como tantas otras míticas bodegas valencianas que aprovecharon el comercio marítimo y la filoxera francesa para ofrecer una alternativa de negocio. Igual que las demás, con el crecimiento de la ciudad y el auge del transporte terrestre, emigraron hacia el interior, para instalarse junto a los viñedos de producción. Hoy en día, Félix Martínez y Eduardo Vives, cuarta y quinta generación de aquellos emprendedores, siguen elaborando el vino como les enseñaron, con amor y sin secretos, con cuidado en la viña vieja, pulcritud en la alquimia y nobleza en las maderas. El Casa Don Ángel es su mejor obra desde los orígenes, un monovarietal de bobal emblemático y pionero, con espíritu de guarda, como los grandes vinos. Todavía se pueden probar botellas de los años ochenta en perfecto estado. Y yo tengo el capricho y la suerte de coleccionarlas desde que los conocí.

Barrica Estenas. Img. J.Caravaca
Barrica Estenas. Img. J.Caravaca

Podría escribir hasta mañana y no cansarme, y no rematar ni dos pinceladas de todo lo que hay dentro de esta bodega. Pero no te voy a quitar placer de descubrirlo por ti mismo cuando la visites. Del vino sí te diré algo, por si te invita a descubrirlo. Pruebo la añada 2016, la última que está en el mercado. Es muy elegante en la copa, glicérico, con una lágrima gruesa y juguetona. Limpio también es, de color cereza luminosa, con destellos de rubí y aspecto de juventud, por más que ya tenga cuatro años. Va medio vestido, no demasiado cubierto, lo que nos hace sospechar que Félix ha preferido preservar la belleza de la fruta en lugar de realizar extracciones demasiado enfáticas. Sopla fino y delicado, en una gama amplia de matices que da para discutir y perderse. Destaca la acidez característica de la bobal utielana y la mineralidad propia del Paraje de la Cabezuela, tan sutil, con esa clase que no tiene ningún otro bobal. La fruta roja es compleja, salvaje, chillona, con recuerdos de cosméticos oscuros que nos hacen pensar en un potencial de guarda extraordinario. Rico en aromas, amplio, profundo, como para echar la tarde. Tiene un ataque fresco en la boca, de buen volumen, con un desarrollo brioso hasta el final explosivo, de muchísima intensidad, con ese tanino noble, aterciopelado y dulce de los grandes vinos tintos. Cuando se va, se queda. Te deja ese recuerdo de monte mediterráneo, de plantas aromáticas entre la zarzamora, de la picota en sazón. Qué equilibrado está, qué redondez y qué finura. Se le reconoce al primer golpe esa brillantez de los vinos de guarda cuando se prueban jóvenes. Como ese chaval de veinte años, lúcido, genial y hermoso, que con solo mirarte descubre que será un gran hombre.

Pocas botellas se elaboran de esta exquisitez, pero algunas pueden descubrirse en www.vinosraros.es.

*NOTA: Si deseas que catemos algún vino que sea de tu interés no dudes en contactar con nosotros en info@informavalencia.com o en hildorion@gmail.com

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Camino del Santo Grial

Santo Cáliz de la Catedral de Valencia

Personalizamos #mascarillas lavables y reutilizables con tus propias creaciones o el diseño que más te guste