Parchis
PSICOLOGÍA SOCIEDAD

Si el otoño afecta a tu estado de ánimo, ¿qué puedes hacer?

Consejos para el otoño. Sere Casañ

“El otoño es una segunda primavera, donde cada hoja es una flor”. Albert Camus

Viernes, 25.09.20

Sere Casañ.-  Los días comienzan a ser más cortos, se aproxima el cambio de hora, el cambio de armario, atrás van quedando las tardes de siesta, playa y helado dando paso a las tardes de sofá, manta y chocolate caliente; tampoco suena tan mal, sin embargo, te sientes triste…

¿Qué ocurre durante el equinoccio de otoño?

Con la disminución de la luz natural, podemos tener mayor dificultad para generar serotonina, un neurotransmisor relacionado con el estado de ánimo y nuestra estabilidad emocional. Por lo tanto, niveles bajos de serotonina pueden asociarse con esa sensación de tristeza y desánimo que experimentas durante el otoño.

Además, la melatonina (la hormona encargada de regular nuestro reloj biológico) se ve afectada por la luz. Un aumento de melatonina nos provoca sueño por la noche y nos hace despertar cuando disminuye. Esto puede explicar esa sensación de cansancio y somnolencia en esta época del año.

Sin olvidar otros factores que también pueden influir como el clima, la latitud, factores sociales y culturales, predisposición genética, etc.

¿Qué podemos hacer?

Dar paseos o hacer deporte al aire libre para aprovechar la luz solar.

Dormir las horas que necesites. Adaptar, en la medida de lo posible, tus rutinas a tus nuevas necesidades.

Cuidar tu dieta. Consulta con un nutricionista qué alimentos tomar en esta estación.

Fortalecer tus relaciones. Es buen momento para prepararte un chocolate caliente y regalarte dos horas para hacer esa videollamada que llevas postergando semanas.

Incorporar rituales. Los rituales te pueden proporcionar diversos beneficios psicológicos, ya que te ayudan a disfrutar de ti mismo, a conectar con las personas que quieres y a darte un respiro en tus rutinas diarias. Crea tu propio ritual, puede ser algo que hagas cada día, o por el contrario puedes hacerlo una sola vez, para darle la bienvenida al otoño y no repetirlo hasta el año que viene, tú decides.

Dedicar tiempo semanal a hacer aquello que te haga sentir bien, al margen de los horarios y las obligaciones.

Crear un ambiente propicio. Que tu casa se parezca a aquello que imaginas si te digo la palabra hogar.

Practicar el “Hygge” danés: “Sentarte frente al fuego en una noche fría, vestido con un suéter gordo, mientras bebes un vino caliente con azúcar y especias y acaricias a tu perro echado a tu lado”.

Disfruta, consiéntete, cuídate.

¡Hora de caminar!

serecasan.com

MAS COSAS DE SERE

Vacío existencial. El mal del Siglo XXI

¿Eres normal?

Mírate y repite: ‘Te quiero’

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario