Parchis
CANCER CIENCIA

La eficacia del Olaparib y la Doxorrubicina Liposomal en pacientes con cáncer de ovario avanzado resistente al platino

Olaparib -Lynparza. Archivo. informaValencia.com
Olaparib -Lynparza. Archivo. informaValencia.com

INCLIVA presenta en ESMO los resultados del estudio ROLANDO que tiene como investigador principal al doctor Alejandro Pérez-Fidalgo

Viernes, 25.09.20

informaValencia.com.-   El Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA, del Hospital Clínico de Valencia, ha presentado en forma de ePóster en el congreso virtual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) 2020 los resultados del estudio ROLANDO, que tiene como investigador principal al doctor Alejandro Pérez-Fidalgo, Oncólogo Médico, miembro del Grupo de Investigación en Desarrollos Diagnósticos y Terapéuticos Innovadores en Tumores Sólidos de INCLIVA y del Grupo de Tumores Ginecológicos de ESMO, Coordinador del Comité Científico del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario (GEICO) y Profesor Asociado de la Universidad de Valencia.

Este ensayo clínico Fase II de un solo brazo, abierto, no aleatorio y multicéntrico promovido por (GEICO)*, tenía como objetivo primario determinar la eficacia del Olaparib, un Inhibidor de la polimerización de la poliadenosina 5’difosforibosa [poli (ribosa ADP)] (iPARP), en combinación con Doxorrubicina Liposomal Pegilada (PLD), quimioterapia que daña el ADN. Se partía de la hipótesis de que la combinación de ambos mecanismos de acción podría ser sinérgica y lograr una mayor eficacia en el tratamiento del cáncer de ovario resistente al platino. Este estudio ha contado con la financiación de AstraZeneca Farmaceútica Spain.

Doctor Alejandro Pérez Fidalgo, INCLIVA. informaValencia.com
Doctor Alejandro Pérez Fidalgo, INCLIVA. informaValencia.com

Entre enero de 2018 y julio de 2020, 31 pacientes con cáncer de ovario seroso o endometrioide de alto grado que hubiesen recibido al menos una línea previa basada en el platino y con una recaída resistente, sin importar el estado de la mutación en el gen BRCA, recibieron al menos 1 ciclo de tratamiento. Después de un seguimiento medio de 10,18 meses (2,18-25,22) la supervivencia libre de progresión a seis meses (6-PFS) fue del 46,59% % (95%CI 31.71-68.47) con una mediana de PFS de 5,82 meses (IC 95% 4.4-9.72), una supervivencia global (OS) a los 6 meses del 86,67% y mediana de OS de 14,48 meses (95%CI 9,95-NA).

Según el investigador principal del ensayo, el doctor Pérez-Fidalgo, “el estudio ROLANDO sugiere que la combinación de Olaparib + PLD es activa y tolerable en un contexto, el de la platinoresistencia, y en una población mayoritariamente no mutada para BRCA, en el que los inhibidores de PARP no habían mostrado una gran eficacia. Este estudio supone un éxito de la colaboración entre centros españoles y ha sido posible gracias a la inestimable labor del Grupo Español de Investigación del Cancer de Ovario (GEICO)*”.

El presidente de GEICO, doctor Antonio González-Martín, ha destacado que “el estudio ha cumplido con las expectativas depositadas mostrando unos resultados prometedores teniendo en cuenta la complejidad del tratamiento de este tipo de pacientes”.

Acerca de los iPARPs

La inhibición de la PARP es una estrategia de gran impacto en el abordaje de los tumores con deficiencias en los mecanismos de reparación del ADN. En estos tipos de tumores, los iPARP como el Olaparib pueden ofrecer un tratamiento del cáncer potencialmente eficaz y menos tóxico en comparación con los regímenes de quimioterapia actualmente disponibles.

Los tumores defectuosos en BRCA1 y BRCA2 son intrínsecamente sensibles a los inhibidores PARP. Sin embargo, el beneficio de Olaparib en pacientes con cáncer de ovario resistente al platino en tumores sin mutación en BRCA es escaso. La combinación de un iPARP y de un agente único de quimioterapia podría ser potencialmente atractivo, ya que el control de enfermedades en este contexto es de suma importancia.

El cáncer de ovario, ‘el asesino silencioso’

De acuerdo con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), a lo largo de 2020 se diagnosticarán en España más de 3.600 tumores de ovario. El cáncer de ovario es el octavo cáncer más común en mujeres de todo el mundo y es de los más difíciles de diagnosticar, además ocupa el quinto lugar como causa de fallecimientos por cáncer entre las mujeres. Esto es debido, a que la mayoría de pacientes (70-80%) se diagnostican en una etapa avanzada de la enfermedad.

Es un cáncer de elevada letalidad, al que con frecuencia se alude como ‘el asesino silencioso’, ya que, debido a que sus síntomas son mínimos e inespecíficos, resulta muy difícil de sospechar que una paciente lo está desarrollando y se le diagnostica de forma muy tardía, cuando ya suele estar muy avanzado.

En cuanto a la edad de presentación, el cáncer de ovario es una enfermedad más frecuente en las mujeres postmenopáusicas, con la máxima incidencia entre los 50 y 75 años (la media está alrededor de los 63 años). No obstante, una proporción de estos tumores ocurre en pacientes más jóvenes.

*Grupo GEICO de Investigación en Cáncer Ginecológico

GEICO, asociación científica sin ánimo de lucro, es líder en investigación clínica y traslacional del cáncer ginecológico y en especial el de ovario. Cuenta en la actualidad con un reconocido prestigio a nivel internacional, formando parte activa del

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario