Parchis
Opinión

Cayetana no se calla

Cayetana Álvarez de Toledo en el Congreso - JC
Cayetana Álvarez de Toledo en el Congreso - JC

Vicente Torres

16-09-2020

Lo ideal en democracia es que los particulares que se sientan capaces dejen sus ocupaciones particulares por un tiempo breve, cuatro u ocho años, no para transformar la sociedad, como dicen los cutres, sino simplemente para intentar mejorar la vida de sus conciudadanos, y luego volver a lo que hacían antes.

Desgraciadamente, no ocurre así, sino que hay muchos políticos, seguramente la mayoría, porque fuera de la política no encuentran acomodo, y esto es una perversión de la democracia. Corrupción de la peor. Agravada, además, por la circunstancia de que como son tantos y no hay sitio para todos en los lugares oficiales, o sea, la política nacional y la de las Autonomías, pues se han inventado miles de chiringuitos para encontrarles acomodo. Es decir, más abuso y más corrupción.

Pero volvamos al principio: la política debe tomarse como algo pasajero con la finalidad de procurar el bienestar de los ciudadanos. Pues Cayetana ha hecho varios intentos de colarse en la política, primero en el PP de Rajoy, y como le salió mal y mientras seguía en este partido hizo pinitos con Ciudadanos, luego Casado sí le dio cancha y volvió al PP, en donde demostró lo que ya se sabía, que su nivel está por encima del de todos y seguramente se salió de la senda que le marcaban y en una decisión que quizá no fue justa fue apartada de su cargo. Quien se lo dio, se lo quitó. Era su potestad. Y cosas peores se ven en todos los partidos y a lo mejor en el PP también.

El caso es que ella, una vez que le salió mal su incursión en la política, debería volver a sus ocupaciones habituales y olvidarse de esta vía. Parece ser que esto presenta un problema y es que no hay nada como la política para estar en el escaparate.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario