Parchis
Educacion

Un contagio en el colegio puede provocar un brote familiar, laboral o social

Colegio en Bétera, Valencia - informaValencia.com
Colegio en Bétera, Valencia - informaValencia.com

Semana de vuelta a clase rodeada de incertidumbre, con escasas medidas anti Covid para los más pequeños y la vuelta a la enseñanza online en el horizonte más cercano

Lunes, 07 de septiembre de 2020

Antonio Casañ.- El curso comienza en la Comunidad Valenciana con  794.243 alumnos, unos 4.000 alumnos más que el año pasado, con una sensación de improvisación y de falta de medidas de precaución, sobre todo con respecto a los docentes y la falta de test masivos, como reclama en sindicato CSIF.

Las distintas administraciones educativas tienen como medida clave la creación de grupos estables de convivencia o “grupos burbuja, formados por un número reducido de alumnos y un tutor de referencia que evita la relación con otros grupos pero que supone tener a un determinado número de niños sin distancia de seguridad y durante un tiempo establecido en un espacio cerrado, lo que va a provocar que haya contactos inevitables en esas edades.

Porque es imposible que el profesor pueda estar encima de todos los niños para evitar que se lleven las manos a la cara.  De unos niños se van a relacionar entre sí y luego volverán a sus casas. Se evita que un grupo burbuja contagie a otro grupo, pero tienen que volver a casa y el problema se traslada al hogar. Y lo que es peor, también se puede trasladar al trabajo de los padres, al resto de familia y amigos.

Según la consellería de Educación, se han contratado 4.374 docentes más, hasta llegar a los 76.063, para bajar las ratios, con la intención de hacer más de 3.000 desdoblamientos de grupos necesarios para garantizar la distancia interpersonal de 1,5 metros entre el alumnado y crear grupos estables de convivencia de 20 alumnos en Infantil y Primaria.

Los alumnos de Infantil, Primaria, Educación Especial, 1º de ESO y de los grupos de refuerzo (PMAR, PR4 y PAC) y FP Básica asistirán cada día en clase. En los grupos de 2º a 4º de ESO, Bachillerato y FP en que no se pueden garantizar los 1,5 metros de distancia interpersonal de todo el grupo en el mismo espacio, tendrán clase en días alternos. Las jornadas que no vaya al centro educativo trabajará en casa las tareas educativas marcadas por el profesorado, según consellería.

También asegura el conseller Marzá que se han contratado más de 3.000 nuevos monitores de comedor para poder hacer más turnos y que los alumnos puedan comer en el aula, y así se asegurará de que se mantengan las distancias de seguridad. Lo que nunca se ha tenido en consideración es el hecho de retrasar un mes o más, la apertura del curso escolar, teniendo en cuenta los índices de contagios en estos momentos.

La Plataforma Libre Elección Educativa reclama que los padres puedan elegir entre educación presencial o vía online

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario