Parchis
Opinión

Clases de religión islámica en Cataluña

Img. JC - informaValencia.com
Img. JC

Javier Caravaca

Jueves, 03 de septiembre de 2020/Editorial

Ayer publicó el DOGV la resolución EDU/2108/2020 del 28 de agosto por la que crea un plan piloto para este mismo curso con el fin de impartir religión islámica en los colegios, desde primaria hasta bachiller. He aquí la fuente con los detalles.

Resulta curioso que en estas circunstancias de incertidumbre sobre el curso escolar a causa de la pandemia, y con el tiempo en contra en los albores del inicio de las clases, el Gobierno catalán tenga recursos humanos libres para destinar a ese asunto, y que se afane por publicar la resolución ahora, cuando ha tenido veintiocho años para hacerlo sin prisas.
No dejo de sorprenderme cuando leo la prensa y las redes. La rama más progresista da la noticia asépticamente, sin remangarse y sin comentar. La rama más conservadora carga contra el Govern de todas las maneras que se le ocurren. Ambas cosas me confunden. Los primeros, que se les hinchan las venas del cuello cuando oyen hablar de religión en el colegio, que se ponen rojos de ira con el heteropatriarcado y con el machismo, que no pueden respirar de tanto supremacismo blanco que inunda el aire de nuestras plazas, no dicen nada grueso. Al parecer, la tolerancia y el multiculturalismo esta vez sí tienen cabida, aunque el islam tenga algunos puntos en los que no coincide con su ideología feminista: “Las mujeres son para ustedes como un campo de labranza, por tanto, siembren en su campo cuando y como quieran.” Corán 2:223. “…cuando se le pregunte a las niñas que fueron enterradas vivas por qué pecado las mataron…” Corán 81:8-9. Tampoco su buenismo ve problema en que todos aquellos que no crean en Alá y en su mensajero Mahoma merezcan arder en el fuego del infierno eternamente, humillados con torturas insufribles. De esto último hay centenares de citas en el Corán.
La rama conservadora, en cambio, se tira al monte gritando que esto es lo que nos faltaba, que castellano no se puede estudiar en los colegios catalanes, pero islam sí, que nos invaden los moros otra vez, que España es un país laico, o aconfesional, que la religión tiene que apartarse de los colegios, que por qué no salen las feminazis a denunciar esto, que cuánta falta nos hace Vox, que la Generalitat está dejando una Cataluña preciosa, etc.
La cuestión de fondo pudiera ser interesante, pero el Govern no merece las críticas que está recibiendo. Hay muchos motivos para meterle el dedo en el ojo, pero este no es uno de ellos. Quizá solamente sea una decisión inoportuna, estéticamente, después de tanto tiempo sin hacer nada. El asunto es que un tal Juan Carlos R. y su compañero de trabajo Felipe González firmaron en 1992 la Ley 26 sobre la cooperación con musulmanes, en cuyo artículo 10 recoge todo lo relativo a la enseñanza del islam en las escuelas públicas. Aquí dejo el texto del BOE de aquella época, para todos aquellos que vieren y entendieren:
Puede que no guste, pero dicha Ley 26 descansa en la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1980, que a su vez se ampara en la Constitución del 78. Es decir, que el melón ya estaba abierto desde que los artistas de la obra se pusieron a reformar el Estado para dejarlo aconfesional, para que decidiera en cada caso la relación de cooperación que quisiera mantener con cada comunidad religiosa. Uno puede argumentar lo que prefiera sobre el asunto de fondo y su prudencia, pero no tiene nada de noticia la decisión del Govern de la Generalitat, ni de censurable. Tal vez, ya lo he dicho, solamente sea inoportuno, y tampoco me atrevería a asegurarlo. Cabe recordar que hay muchos lugares de España donde se enseña religión evangélica en los colegios desde hace años, y también islam, de acuerdo con aquella ley de 1992. Hay que recordarlo todo, es una pena, ya lo sé, cuesta menos poner un tweet e insultar a siniestra y a diestra.
Ahora bien, se acercan elecciones en Cataluña, un voto es un voto, el campo independentista ya está trillado… quizá no sea una decisión tan inoportuna…
print

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario