Parchis
Opinión

La Sexta justifica el asesinato de Portland

Img. JC

Javier Caravaca

02-09-2020

Recuerdo cuando me gustaba La Sexta y me sentía orgulloso de ella, cuando criticaba al Gobierno de Rajoy, por corrupto, por incompetente y por mentiroso. Creía, con ingenuidad, que trataba de fiscalizar la actividad de los gobernantes, poniendo delante de nuestros ojos los abusos de poder para que no permitiéramos que fueran excesivos. Descubro ahora con tristeza, y casi con resignación, que no era eso, que su trabajo es la propaganda ideológica del bando que les ha tocado, no sé si por deseo propio o por necesidad.

He denunciado recientemente la actividad obscena y deshonesta de La SER y la COPE, como no puede ser de otra manera mientras se llamen medios de comunicación. La primera por cómo construyeron una noticia falsa para burlarse del Rey y salvar las vergüenzas de Sánchez, y la segunda por cómo abusaban de Pérez-Reverte, mintiendo, para echarle tierra en los ojos al Gobierno. Pero esto de La Sexta ha superado un límite que no imaginaba que fuera a ver nunca: inventar, mentir, defender la violencia y justificar un asesinato, todo ello bañado en una salsa de ideología que se ajusta más a la propaganda totalitaria que a los valores progresistas que dicen defender.

Aquí está la noticia, con su vídeo. A simple vista, endulzada con un título que no viene al caso, parece algo inocente: el alcalde de Portland culpa a Trump de los disturbios. Pero si hacemos un pequeño ejercicio de exégesis, no podemos pasar por alto una manipulación que, tratándose de vidas humanas que se pierden, merece un firme reproche. La Sexta concluye lo siguiente: en la policía de USA hay una enorme brutalidad y racismo contra los negros; existen activistas que protestan contra ello, porque condenan el racismo; existen supremacistas blancos de ultraderecha que se enfrentan a ellos; Trump está alineado con los supremacistas; esto provoca enfrentamientos entre unos y otros; a causa de ello, en Portland, uno de los supremacistas de ultraderecha ha fallecido como consecuencia de dos disparos en el pecho en medio de una discusión; no se conoce al autor; el culpable en todo caso es Trump, pues hacía décadas que no se veía semejante violencia en las calles de Portland. La noticia remata con una alusión a la muerte de J. Blake, enfatizando que era negro, a manos de un policía, remarcando que era blanco, que no tiene nada que ver con el caso, pero que nos mete ese regusto asqueroso en el cerebro. Lo que La Sexta nos deja es esa sensación tranquila de que Trump es tan malo que por su culpa está creciendo el odio a los negros, de tal manera que aquellos ciudadanos que se oponen al racismo se ven inmersos en conflictos en los que a veces tienen que acabar con la vida de supremacistas blancos de ultraderecha en defensa propia.
La realidad sencilla es que una persona le ha pegado dos tiros a otra en plena calle, y poco más. Hay que tener el alma llena de mierda para justificar algo así. Si desmenuzamos la justificación que hace La Sexta dan ganas de vomitar: no ha sido asesinado, ha recibido dos disparos; no sabemos quién es, pero es un supremacista blanco; no sabemos qué hacía allí, pero es un ultraderechista; no hay imágenes de violencia previa, pero había una discusión en medio de unos altercados; no ha sido un asesinato ideológico, en suma, sino solamente una víctima de la escalada de tensión racial que provoca Trump. Les ha faltado decir que se lo tenía bien merecido, sin saber quién es. Aquí te dejo, sufrido lector, las mismas imágenes crudas: un vídeo con buen sonido para que puedas escuchar lo que pasó, y otro donde se ve el suceso desde el principio. No hace falta que te lo cuente La Sexta, en el vídeo puedes observar con tus propios ojos si había algún altercado previo, si había violencia, si había discusión, si la víctima era un supremacista blanco de ultraderecha y si el asesino era un manifestante en contra del racismo. Los que entienden bien el idioma dicen que se puede escuchar lo siguiente: “Hey, hey, we got one right here, we got a Trumper right here. Right Here. Pum, pum.” (Hey, hey, tenemos a uno justo aquí, tenemos a un seguidor de Trump justo aquí. Justo aquí. Dos tiros).

Aquí te dejo también una instantánea previa donde se puede identificar a tres personas vinculadas con el crimen. Hay quienes aseguran que la táctica guarda el estilo propio de los narcos: uno en patinete distrae, otro bloquea, otro dispara, y finalmente llega un coche, que lo estaba viendo todo, y acelera para cubrir la escena. Resulta escalofriante ver el vídeo con esa perspectiva.

Imagen

Sea como fuere, a La Sexta le parece el resultado inevitable del conflicto que está provocando Trump. Por lo visto, los policías abusan brutalmente de su autoridad contra los negros, alentados por el racismo de una comunidad supremacista blanca de ultraderecha, que está creciendo de forma alarmante desde que gobierna él. Se acercan elecciones, y hay que quitarlo de en medio.

La prensa ha llegado a retorcer la realidad hasta tal punto que nos cuenta un asesinato como algo inevitable y justificable para que el gobierno encaje con la ideología que le conviene. Continuar por ese camino solo nos llevará a una tragedia en la que no habrá vencedores. Cabe recordar lo que decía el alcalde de Portland: hacía décadas que no se veía una violencia semejante. Pregúntate, lector, a qué se debe. Hay dos opciones: una oleada de supremacistas blancos de ultraderecha invade el mundo occidental y hay que luchar contra ellos, o una turba violenta de ultraizquierda resucita viejos enemigos para la hacer la revolución. Pero piénsalo tú solo, no delegues esa responsabilidad en la prensa.

*Nota. Es muy posible que los vídeos que te ofrezco sean censurados y los enlaces dejen de estar activos, incluso que las cuentas que los publican en Twitter sean bloqueadas. Demasiados usuarios lo están denunciando hoy. Como puedes comprobar, los vídeos no los cuelga ningún supremacista blanco de ultraderecha, ni son ofensivos, ni son mentira, ni buscan nada más que mostrar unos hechos. Si eso sucediera solo demostraría una perversa intención. En tal caso házmelo saber para repararlo, porque hay tantas imágenes sobre el asunto que no podrán silenciarlas todas.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario