Parchis
CORONAVIRUS Educacion

Con la novedad del uso de mascarilla desde los 6 años, así queda el protocolo de seguridad en los colegios de la Comunidad Valenciana

Img. STEs-i

Marzà: “La Comunidad Valenciana tiene un protocolo sanitario definido de regreso a las aulas, capaz de adaptarse a la evolución de la pandemia”

Domingo, 30 de agosto de 2020

A. Casañ.-  “Respecto a las medidas que ya tenemos establecidas y por recomendación de las autoridades sanitarias, se fija que el alumnado a partir de 6 años también lleve mascarilla en clase “. El conseller de Educación, Vicent Marzà aseguró el pasado jueves que la Generalitat Valenciana “ha destinado más de 207 millones de euros en recursos y aumentos de personal que ya se han hecho efectivos: bajada de ratios, el aumento de profesorado en 4.374 docentes más, la contratación de cerca de 3.000 monitores de comedor, la adquisición de material de protección y higiene, la reorganización y señalización de los espacios educativos, los servicios de comedor y transporte escolar, así como el establecimiento de un espacio Covidien en cada centro educativo”.

Después de participar en la reunión interdepartamental entre Ministerios y consellerías de Educación y de Sanidad, Marzà afirmó que “la Comunidad Valenciana dispone desde hace semanas de un protocolo sanitario definido de regreso a las aulas, capaz de adaptarse a la evolución y el contexto de la pandemia”, para destacar a continuación que “nuestra responsabilidad es adaptarnos en cada momento a la evolución de la pandemia y el modelo valenciano está marcado por esta adaptabilidad”.

Así es el protocolo de Educación

Con las dos únicas novedades con respecto al protocolo establecido en julio de que la mascarilla es obligatoria para todos los alumnos a partir de los 6 años y que profesores, alumnos y resto de personal del colegio deberán tomarse la temperatura cada día antes de acudir a los centros, el protocolo establecido hace exactamente un mes (30 de julio) contempla que las aulas estarán ocupadas, con carácter general, al 50 por ciento de su aforo; prohibición de asistencia con síntomas compatibles con la Covid-19; uso de la mascarilla y control del acceso y circulación.

Las resoluciones publicadas el jueves 30 de julio en el DOGV contemplan, entre otras medidas, un currículum «excepcional» en primer curso de la ESO con una estructura por ámbitos de conocimiento y la posibilidad de establecer turnos desde segundo para prevenir contagios, aunque la formación se plantea «presencial para todo el alumnado» y, por tanto, se intentará garantizarla al máximo.

El objetivo central de este protocolo se centra en establecer las actuaciones que hay que tomar para asegurar una vuelta a las aulas en septiembre “de manera segura, saludable y sostenible”, a través de la aplicación de medidas de promoción de la salud, la protección y la prevención adaptadas a las diferentes etapas educativas.

-Los centros que no puedan garantizar la presencialidad de todos los grupos cada día manteniendo la distancia mínima interpersonal de 1,5 metros tendrán que garantizar, como mínimo, la presencia diaria de todos los alumnos de 1º de ESO, Formación Profesional Básica, PAC, PMAR y PR4.

-La asistencia de los alumnos de aquellos grupos que superen el número máximo por aula, determinado por el requisito de mantener la distancia interpersonal de 1,5 metros, una vez vista la organización de los espacios y las disponibilidades del profesorado, tras reorganizar los grupos para el curso 2020-2021, será en días alternos.

-Los centros utilizarán las aulas y espacios más grandes para situar a los grupos de 1º de ESO y ajustarán el número máximo de alumnos o alumnas que cabe en cada grupo de acuerdo con la capacidad de las aulas.

-Dado que todos los grupos que vayan a asistir en días alternos tendrán un número reducido de alumnos (15), las horas asignadas para desdoblar grupos, refuerzos y las horas adicionales previstas en el plan de actuación para la mejora (PAM) se utilizarán para la reducción de la ratio en los grupos de 1º de ESO que sea necesaria y para poder incorporar a otros grupos de alumnos (especialmente de 2º de ESO) a la actividad presencial diaria.

-Los alumnos que deban asistir en días alternos acudirán presencialmente al centro los lunes, los miércoles y los viernes de una semana, y los martes y los jueves de la semana siguiente, y a la inversa.

-Con carácter general, cuando en un centro estén constituidas dos o más modalidades de Bachillerato, se agrupará a los alumnos en las materias comunes y en las propias de modalidad, específicas o de libre configuración autonómica coincidentes.

-Para el curso 2020-2021 se tendrá que priorizar, siempre que sea posible, la continuidad de los tutores con los grupos de alumnado de los cuales eran tutores el curso anterior. En 1º de ESO, las personas que ejerzan la tutoría serán profesorado con destino definitivo en el centro. Excepcionalmente, la dirección podrá designar a un docente sin destino definitivo y lo comunicará a la Inspección educativa.


“El inicio del curso 2020-2021 se ha diseñado a partir de una planificación profunda y rigurosa que permite, además de establecer las medidas necesarias para prevenir y controlar la pandemia, cumplir los objetivos educativos y de sociabilidad, que favorezcan el desarrollo óptimo de la infancia y la adolescencia, paliar la brecha educativa generada, prevenir el fracaso escolar, el abandono educativo temprano y garantizar la equidad”

-El protocolo contempla las medidas para la limitación o control del contacto interpersonal, entre las cuales se encuentran las entradas y salidas en los centros educativos, los desplazamientos dentro de los centros, la manera de actuar en las zonas comunes y las interacciones con personas externas a la organización de los centros.

-También se detalla la manera de proceder desde el punto de vista de la seguridad sanitaria en cuanto a las actividades extraescolares, el servicio de transporte escolar, el servicio de comedor escolar y el uso de mascarillas. Otro de los apartados del protocolo se refiere a las medidas de prevención personal, así como las de limpieza, desinfección y ventilación en los centros educativos.

Las consellerías de Sanidad, Educación y Universidades han enviado a los centros educativos el protocolo de protección y prevención ante la transmisión y contagio de la COVID-19 para el curso 2020-2021, siempre recordando que hay que convivir en un contexto de pandemia que va evolucionando y que es cambiante.

Universidades

Así, en las universidades públicas valencianas el protocolo podrá adaptarse a las especificidades propias de las instalaciones y de la organización de cada universidad y, en todo caso, estará sujeto a las modificaciones de la normativa estatal y autonómica en este ámbito. En este sentido y antes de acudir a la facultad o al aulario, los estudiantes deberán informarse de la organización, la ubicación y los horarios de sus clases presenciales para conocer el aforo permitido y asegurar que su asistencia esté permitida en cada una de ellas.

-No podrán acceder a los recintos universitarios las personas con síntomas compatibles con la Covid-19; aquellas a las que se haya diagnosticado la enfermedad o que no hayan finalizado el periodo de aislamiento requerido; o las que se encuentren en periodo de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticada.

-Los estudiantes deberán acceder a los recintos universitarios provisto de mascarilla propia. Su uso es siempre recomendado y será obligatorio según la normativa en vigor, únicamente podrá exceptuarse su uso en las aulas docentes si, una vez sentados, se mantiene una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros. En los espacios de laboratorios y prácticas será obligatorio el uso de mascarilla en todo momento.

-Los accesos a las aulas dispondrán de dispensadores con preparados de base alcohólica para facilitar la higiene de manos. En cada edificio se contará con al menos un punto de suministro de guantes para casos específicos y se dispondrá de mascarillas higiénicas o quirúrgicas para el uso exclusivo del personal de la universidad.

Movilidad por los centros

-No estará permitido la permanencia en pasillos, zonas de paso y otras zonas de uso común en los cuales así esté indicado, a fin de facilitar que, tanto los estudiantes como los profesores, puedan acceder a las aulas y laboratorios manteniendo la distancia interpersonal. Los alumnos tendrán que acudir directamente al aula y ocupar su asiento unos minutos antes de la hora en que se inicie la clase.

-En los periodos de descanso entre clases, tendrá que permanecer en espacios abiertos o aquellos en el interior de los edificios específicamente habilitados a tal fin. Una vez finalizadas las clases, no deberá permanecer en las instalaciones universitarias.

-En cuanto a la organización del espacio en las aulas, con carácter general se limitará el aforo de las aulas al 50% de su capacidad de ocupación habitual. Los asientos a ocupar se dispondrán de la siguiente manera: con un asiento vacío de separación entre las personas de una misma fila y un asiento vacío en las filas anterior y posterior del asiento ocupado. Si en algún momento se sobrepasa el aforo del 50%, se ocuparán de forma preferente los asientos junto a los pasillos. En ningún caso el posterior del asiento ocupado. Si en algún momento se sobrepasa el aforo del 50%, se ocuparán de forma preferente los asientos junto a los pasillos. En ningún caso el aforo sobrepasará el 75% de la capacidad de ocupación habitual.

Grupos estables

-Se evitará siempre que sea posible, que una misma aula se comparta por más de un grupo en una misma jornada o turno (mañanas y tardes), a fin de evitar el contacto y minimizar los desplazamientos del estudiantado. La organización en grupos estables “posibilita el rastreo de contactos en caso de contagio”, remarcan las directrices.

-Si se comparte el uso de un aula, con un grupo durante la mañana y otro grupo durante la tarde, entre ambos se dispondrá del tiempo necesario para limpieza, desinfección y ventilación de las aulas. Para esto, puede ser necesario escalonar el horario de las diferentes aulas. En este mismo sentido, se recomienda que los estudiantes ocupen el mismo asiento durante toda la jornada.

-En los laboratorios, de forma general se limitará el aforo a una persona por cada 5m2 de superficie total. En caso necesario y preservando esta limitación, cada universidad en el ejercicio de su autonomía, podrá tomar las medidas de adaptación convenientes.

-Los espacios docentes utilizados se limpiarán y desinfectarán, al menos, dos veces cada día lectivo. En las tareas de limpieza se prestará especial atención en las zonas de uso común y a las superficies de contacto más frecuentes como por ejemplo pomos de puertas, mesas, asientos, muebles, pasamanos, suelos, teléfonos, perchas, etc.

-El material del aula de uso compartido del profesorado, como el teclado, el ratón, el mando a distancia de elementos audiovisuales, auriculares o micrófonos, será desinfectado antes de cada uso o protegidos con material de un solo uso (como papel de film).

Formación Profesional

En cuanto a la Formación Profesional, se determina, igualmente que la formación para todos los alumnos será presencial. Los centros, por tanto, organizarán los grupos y los turnos de presencialidad, en su caso, en función de los recursos humanos, materiales y de espacios disponibles para maximizar esta presencialidad. Si no se puede asegurar la asistencia física con la distancia mínima interpersonal tendrán que garantizar, como mínimo, la presencia diaria de todo el alumnado de FP Básica. El profesorado de estos grupos deberá planificar el trabajo de acuerdo a estas circunstancias.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, aseguró en julio que, si la situación de la pandemia es similar a la de hace un mes, que no lo es, la idea es garantizar la máxima presencialidad posible. Así, «con carácter general», se contempla «al cien por cien del alumnado, días y horario en Infantil y Primaria; en primero de la ESO y enseñanzas con mayor diversidad, como la FP Básica».

Además, afirmó que la mayoría de los centros también posibilitarán una presencialidad «muy elevada» en segundo de Bachillerato y de la ESO. En el resto de grupos de Secundaria, se podrá establecer la asistencia en días alternos con hasta 15 alumnos, lo que facilitará una atención más «individualizada» y que no haya una «desconexión» de los estudiantes.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario