Parchis
Opinión

La vuelta al cole

Img archivo int.

Vicente Torres

23-08-2020

En los tiempos más duros de la pandemia, tuvimos ocasión de ver un vídeo, y me dijeron que también había salido en la televisión, en el que unos niños de un país asiático, asistían, con todas las garantías, a sus clases en el colegio. Como lo vi sin sonido, no sé de qué país se trataba, pero el caso es que los niños no habían perdido clases y tampoco se contagiaban en ellas.

Meses después, en España se improvisa y se pretende poner a los niños en riesgo y trasladar la responsabilidad a los padres si se da algún caso.

Podemos decir que España tienen mayor número de políticos que cualquier país democrático del mundo. Y que ese numeroso grupo de políticos españoles percibe mayor número de dietas injustificables moralmente que los de cualquier otro país democrático del mundo. Y no solo eso, sino que difícilmente se podrá encontrar otro país democrático en el que los políticos tengan tal facilidad para meter la mano en la caja.

También sería de justicia resaltar que ningún país del mundo, y seguramente tampoco Rusia y China, gasta tanto dinero en espejos, para su presidente pueda ver a Su Persona reflejada en toda su magnificencia. Dicen que, además, uno de los Gabilondos le hace la pelota. O quizá sean los dos.

Gastar dinero en espejos para Su Persona está muy bien, porque es muy bella y necesita comprobarlo a cada instante. Pero el mayor tesoro de un país no es Su Persona, sino el compuesto por los niños.

Toda nación que se precie, por muy guapo y hermoso que sea su presidente, debe destinara el mayor de sus esfuerzos en cuidar y proteger a la infancia. Sin eso no hay nada. Los niños han de ir al colegio, a aprender y a jugar. Y deben de hacerlo en condiciones de seguridad. Y si un gobierno no es capaz de conseguir eso, debe irse y dar paso a otro.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario