Parchis
Opinión

Lo de Peñafiel con Bosé

Jaime Peñafiel, abogado y periodista - Cuatro

Vicente Torres

22-08-2020

En este asunto entro en aguas pantanosas por varios motivos. No sé si alguna vez habré escuchado, por equivocación, alguna canción de Bosé. Y, además, creo que es de los de la zeja. O sea, que…

Por otro lado, Peñafiel tampoco me ha interesado nunca, porque esos que se arriman tanto a los poderosos, y consiguen que les cuenten sus intimidades, y luego hacen carrera con ello, no me parecen dignos de atención. No soy adicto al morbo.

Sin embargo, los dos están siempre en los medios, constantemente hay titulares en los que aparecen, y a veces juntos. En uno de ellos Peñafiel habla de lo que le dijo el padre del otro.

Luis Miguel Dominguín era único autopromocionándose. Siempre levantaba el dedo como diciendo ‘soy el número uno’, y los menos entendidos, que eran mayoritarios, se lo creían.

Esa capacidad de autobombo tenía embelesados a muchos, entre ellos a Juan Antonio Vallejo-Nágera, inteligente y culto, pero no muy despierto: Le preguntó a Umbral si le molestaba que le hubieran dado el Premio Planeta. Pues Vallejo-Nágera cuenta que en la capilla de su finca Dominguín tenía puestos unos cuernos de ciervo en un lugar que parecía que los tenía el cura que decía misa allí. Claro que debía pagarle muy bien al cura para que aguantase eso. Estuvo con Ava Gardner y salió corriendo a contarlo, en la idea de que era el único y sin tener en cuenta que un caballero jamás debe alardear de sus conquistas y que una dama no debe dejarse seducir por quien no sea un caballero. Seguramente, todo eso lo pagó caro Dominguín y el ni se dio cuenta del detalle.

De modo que la opinión de este Don Juan Tenorio, sobre cualquier asunto, no es relevante, y servirse de las confidencias de alguien no es de recibo. Las confidencias se respetan.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario