Parchis
Opinión

Sueño con mi Valencia

Gayá, Lato y Soler dejaron en silencio el Bernabeu en 2017 - archivo
Gayá, Lato y Soler dejaron en silencio el Bernabeu en 2017 - archivo

Antonio Silvestre

20-08-2020

A las puertas de una nueva temporada, llena de incertidumbre por el virus chino, no dejo de soñar e ilusionarme con este Valencia 2020-2021, algo lógico a estas alturas de mes. Ya sabéis los que nos leéis que en esta casa estamos por la labor de defender la gestión de Meriton Holdings y apoyar a nuestro equipo, y desde luego, ahora más que nunca. Pero claro, los que quieran salir a la calle a manifestarse por no se sabe bien que cosa, están en su derecho de hacerlo, siempre y cuando sepan que perjudican al Valencia Club de Fútbol mucho antes que a ninguna otra persona o sociedad.

Y en mis sueños veo a un equipo muy rejuvenecido, mi equipo, el de toda la vida, que me da igual si es de este o áquel, que es mi equipo y al que voy a apoyar siempre aunque tenga que guardar silencio a veces, llorar otras y alegrarme otras muchas; un grupo dirigido por un entrenador joven, con experiencia en retos complicados, amante del fútbol moderno, donde todos atacan, todos defienden. Y eso significa que todos corren, no solo nueve o diez como en los últimos once o doce años. Un equipo además, lleno de valencianos y de futbolistas criados en Paterna.

Y no siento envidia por este o aquel equipo porque pienso que son ellos, sus seguidores, los que tienen que sentir envidia de nuestro palmarés, y lo tendrán que hacer durante bastantes, durante muchos años más. Y no siento envidia del Bayern o del PSG porque sueño con tener ese tipo de equipo algún día y cada pretemporada empieza ese sueño.

Veo a Jaume Doménech, a Carlos Soler, a José Luis Gayá, a Toni Lato, a Hugo Guillamón, a Alex Centelles, a Kang In o a Álex Blanco, sintiendo el escudo sobre su corazón e implicando en la defensa de los colores a auténticos cracks como Dani Waas, Cristiano Piccini, Gabriel Paulista, Goffrey Kondogbia, Maxi Gómez, Manu Vallejo, Rodrigo Moreno o Gonçalo Guedes, y haciéndonos disfrutar a pesar del clima que algunos se empeñan en crear.

Y sueño con aquel equipo que un entrenador sin el historial de Javi Gracia, entonces un tal Rafa Benítez, situó como mejor equipo del mundo en tan sólo tres temporadas y veo en este Valencia algunas claves incluso más ilusionantes que en aquel Supercampeón del 2004. Y pienso que es lo mejor que tengo después de mi familia, que me da igual lo que pasa en los despachos porque no depende de mi, y que estoy deseando que me dejen ir a mi localidad de sillas gol para cantar ese grito de la Curva: lo-lo-lo-lo loroloooo… Vaa-len-cia Club de Fuuútbol!!!

Joder que gustazo. Pues ya veis, mis sueños siempre pasan por ver jugar a mi equipo, ver como dejan todo lo que llevan dentro por mis colores blanquinegros, disfrutar con las victorias y disgustarme con las derrotas. Sí, ya se que soñar es gratis pero yo confío en este proyecto y desconfío de los que no nos quieren bien, de los que manipulan o engañan, de los resentidos, de los medradores. Sueño con mi Valencia otra vez y ya falta poco.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario