Parchis
Opinión

Koeman es quien necesita un cambio

Koeman ayer en Can Barça -
Koeman ayer en Can Barça -

Francisco Mares

20-08-2020

Wembley, 20 de mayo de 1992, minuto 111 de la prórroga. Alerta 112. En el banquillo Vialli se tapa la cara con la toalla. No quiere ver lo que ya ha visto repetido infinidad de veces. Ronald Koeman es el defensa más goleador de la historia del fútbol y el mayor especialista en lanzamientos de falta superando las barreras defensivas. Koeman era el símbolo de la filosofía de Cruyff según la cual la mejor defensa es el ataque. En el sistema del 14, el 4 era el libero atacante y el 1 el libero defensivo. Fue el holandés un jugador de dibujos animados antes de que Valdano bautizase así a Romario, seguramente inspirado por Tintín Koeman.

Cuando Vialli tiró la toalla, a quien tenía delante era a Johan Cruyff sin chupachup pero haciéndose con la picha un lío al entrebancarse, al salir del banquillo, una entrepierna en la valla que separaba los banquillos del terreno de juego. Los jugadores corrían de naranja igual que cuando se ganó la otra mitad de la que iba a ser la primera Copa de Europa de campeones de Liga del FCB. Esa noche el flaco estuvo a punto de correr tras ellos, tras correrse los dos metros valla. No fue la peor foto de las que pasaron a la Historia: alzar la copa con medio equipaje naranja y medio blaugrana y con la barriguita de Alexanco, rompió la estética del triunfo.

6 de noviembre de 1991. Dieciseisavos de final. Tiempo de descuento. El Fcb está eliminado porque pierde 3-0 en Kayserlautern tras ganar en la ida 2 – 0. Allí se produjo el primer milagro de los dos de esa temporada marcada por el Coby olímpico. El otro fue de modo indirecto en Tenerife, en el último partido de liga y también en el último segundo al perder el RM en otra remontada de infarto. 1992 fue el segundo gran milagro tras el de 1991. Ese año hubo también dos milagros: el 26 de febrero de 1991, Cruyff fue intervenido de urgencia al sufrir un infarto. Como los héroes de la épica predestinados a cambiar la historia de allí donde van, Johan pasó de la nada del no vivir al todo de las más grandes gestas del club hasta entonces.

Koeman iba a conseguir con este lanzamiento la primera Copa de Europa para el FCB - informaValencia.com
Koeman iba a conseguir con este lanzamiento la primera Copa de Europa para el FCB – informaValencia.com

El libre indirecto que valió la Copa de Europa en Wembley fue directo. Apenas tocó la bola Stoichkov, Bakero paró lo poco que se había movido el balón y chute de Koeman. En Kaiserlautern nadie creía ya y pocos se sostenían en pie con entereza más que la columna vertebral formada por Cruyff, Koeman y Bakero. Koeman era también experto en sacar el balón a larga distancia desde atrás con precisión y por mucha presión que hubiera sobre la defensa de tres y el portero adelantado. Más adelantado por ser la última ocasión y escorado a la derecha Koeman, supliendo la posición del mediocampista interior, centró a la olla del área un balón bombeado entre una nube de gigantes alemanes con un temple que pocos tendrían a contrareloj en la última ocasión imposible y con la que les estaba cayendo: baño de los alemanes con lluvia incluida en el infierno rojo de Kaiserlautern. Esta vez no estaba Alexanco como último recurso sino el más bajito de todos los que había en el área: Bakero. El capitán del equipo, como Alexanco lo era del vestuario, no era para confiarse en exceso en que tirara la toalla ni que se tapara la cara al medirse sin complejos con los rubios, altos y guapos teutones, por su conocida faceta de gran cabeceador y no menos cabezón en goles decisivos. Bakero se elevó como levitando, desafiando a la gravedad y, escorado a puerta como estaba, bombeó un cabezazo que se coló inapelablemente por el palo opuesto. Los alemanes no pararon de mirar y saltar al cielo durante la suspensión kilométrica del esférico por los aires de un lado al contrario y otra vez al otro lado con la verticalidad de un tiki taka surrealista. Fue inalcanzable para todos ellos pese a que el portero no falló y tuvo tiempo de verlas venir durante los segundos en que el balón, suspendido en el aire, se sirvió templado con una cadencia de moviola a cámara lenta en su doble dirección de un lado a otro para ganar la clasificación por el doble valor de los goles en campo contrario.

Parece mentira que hasta los 90, aunque la competición empezará a mediados de los 50, un equipo como el Fcb no ganará su primera Copa de Europa. Fue como si los penaltis que se fallaron en la final de Sevilla, ante un rival asequible para ganar antes y como quien dice en casa, tuvieran el objetivo de esperar al Cruyff entrenador y a sus dos principales vacas sagradas, que no fallaron en lo que más sabían hacer y bordando el más difícil todavía, al revés que en Sevilla cuando el Fcb perdía él mismo lo que casi tenía ganado como el RM en Tenerife.

Koeman y Bakero fueron los primeros en recalar en el FCB tras la marcha de Cruyff, con Van Gaal de entrenador, pero sus trayectorias como técnicos desde entonces no han sido nada buenas. Al Koeman entrenador lo han traído en la efervescencia de otro Covid como consecuencia, más que de la pérdida de la Supercopa de Abu Dhaby, de la desfeta de dos años seguidos en la Champions, a causa de unas remontadas en los partidos de vuelta, lo cual unido a intrigas político- empresariales, trajo a un advenedizo del IMSERSO como Setién, quien había salido de sus anteriores equipos fracasando, pese a granjearse una aureola de juego al estilo de Cruyff y que pasó de estar casi como vaquero con las vacas de su pueblo a tratar con las vacas sagradas.

Con Valverde se cometió el mismo error que tuvo el RM al echar a Antic, yendo primero en la Liga por compararse el juego con la sombra del de Cruyff.

Otra de las razones por las que se trae a Koeman es para realizar una limpieza en el vestuario como la que Cruyff tuvo que hacer en su día. Sin embargo, Cruyff dio desde el principio señales de buenas nuevas. Recurrencias como las ligas de Tenerife tuvieron precedentes por cuanto la Sampdoria del técnico madridista Boskov, al que se ganó la 1a Copa de Europa, fue también el rival del título de la primera temporada de Cruyff en el FCB como entrenador: la Recopa de 1989 en Berna, donde el Fcb perdió su primera final de Copa de Europa ante el Benfica en 1961 (se resarció la Sampdoria ganando la Recopa también con Boskov al año siguiente frente al Anderlecht por el mismo 2-0 que perdieron el anterior).

Koeman entrenador, ha estado ya en un porrón de equipos pese a su corta trayectoria como míster y ha fracasado como Setién en todos, no consiguiendo sino en alguna ocasión lo que era más que previsible en la competición holandesa. El Valencia casi desciende a Segunda bajo sus órdenes y al final ganó la Copa con el Getafe por desobedecerlas y prescindir la plantilla de las indicaciones de su entrenador. A la selección holandesa y al FCB llegó por ser un símbolo en Holanda y en el FCB. En su presentación ayer, Koeman posó sujetando con el presidente la nueva camiseta de la temporada siguiente con su nombre al dorsal que en su época no se llevaba y el retorno a las franjas verticales. Esperemos que no viva de las rentas del pasado como jugador y se reinvente como entrenador.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario