Parchis
Opinión

El laicismo es un utopía

Vicente Torres

17-08-2020

Un número exageradamente alto de seres humanos necesita agarrarse aunque sea a un clavo ardiendo para poder vivir con relativa calma. La duda, uno de los nombres de la inteligencia, según el mejor escritor en español del siglo XX, resulta insoportable para la mayoría. La inmensidad del universo recalca la pequeñez de quienes lo contemplan, con bastante frecuencia, agobiados.

De hecho, Francia es un estado laico, pero los franceses han optado por el nacionalismo, que es otra forma de religión. El nacionalismo es tan nefasto como cualquier religión ideada para el mal, que las hay. Por culpa de los distintos nacionalismos, la necesaria e imprescindible Unión Europea se atasca y no profundiza en la Unión. Fue De Gaulle quien dijo la bobada esa de la Europa de las Patrias.

El ser humano está dotado de razón. La obtuvo a través de la evolución, porque el mono al bajar del árbol se encontró con problemas nuevos y tuvo que estrujarse las meninges para resolverlos. Podría decirse, exagerando un poco, pero solo un poco, que una vez resueltos esos problemas ya no se las ha vuelto a estrujar más. Hay excepciones, claro. Pero la cuestión es que no es lo mismo llegar de un modo razonado y sin descartar la posibilidad de estar equivocado al convencimiento de que existe Dios, a agarrarse al clavo ardiendo de un modo irracional por temor al vacío.

Dije en ‘1978. El año en que España cambió de piel’ que fue un error incluir a la Iglesia Católica en la Constitución, porque eso daría pie a que otras religiones reclamaran un trato paritario. También que el Estado debería tolerar las religiones, pero exigiéndoles que se adapten a la Constitución, lo cual podría hacer la Iglesia Católica, y saldría ganando si lo hiciera, pero otras religiones no. El caso es que los líderes de algunas de esas religiones manejan mucho dinero y es imposible prohibirlas. Pero por lo menos habría que avisar de que son nefastas.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario