Parchis
Cultura MÚSICA

El rock de los 60, una explosión de cultura musical irrepetible

El hipotético mundo sin los Beatles de "Yesterday" llega a la gran pantalla/Distribuidora

La década de los sesenta fue la más revolucionaria en lo que entonces era todavía un fenómeno bastante nuevo, la música rock

Miércoles, 12 de agosto de 2020

Ana Miralles.-  En apenas diez años el estilo creció y se diversificó de manera imparable, produciéndose además la explosión de la era de las bandas. Era la nueva -entonces- música rock que surgió en los 60, con grupos que derrochaban calidad en lo que entonces era todavía un fenómeno bastante nuevo.

Hoy aquella música perdura además entre gente de tres generaciones posteriores, lo que confirma su relevancia en la cultura musical de todo el mundo. Y naturalmente hay que hablar de los reyes de reyes, The Beatles, la banda más popular de la década con una influencia enorme a muchos niveles.

Propiciaron una revolución cultural de grandes proporciones y además son el grupo —con bastante diferencia— cuya música ha sido más versionada por intérpretes ajenos al rock, ya sea del jazz, la música clásica, etc. Desde sus inicios más inocentes hasta la experimentación de sus últimos años, prácticamente no editaron un álbum que no sea de gran calidad y en el que no haya canciones memorables. Cualquiera podría convenir que en cuestión de repertorio probablemente no haya existido otro grupo que resista la comparación. Destacamos el tema Yesterday, que suele encabezar las listas de canciones con un mayor número de versiones ajenas.

También acaparadores de éxitos son The Rolling Stones, uno de los pocos grupos que ha sobrevivido hasta nuestros días y cuya popularidad es hoy mucho más universal de lo que fue nunca. Aunque para no pocos críticos los mejores discos de los Rolling Stones fueron editados ya en los setenta, no es menos cierto que antes de finalizar la década anterior ya habían conseguido desarrollar una fuerte personalidad propia, perfilando un estilo que daría pie a toda una escuela bien diferenciada dentro de la música rock, convirtiéndose en una de las principales referencias para un sinnúmero de bandas posteriores. Destacamos el tema Jumpin’ Jack Flash, para muchos el tema que marcó su cambio de estilo a finales de los sesenta y uno de sus singles más conocidos.

Una banda de muy corta vida —apenas un lustro, aunque bien aprovechado con siete discos en estudio— pero que dejó una huella imborrable fueron los Creedence Clearwater Revival. Pese a su origen californiano, trabajaron los sonidos del sur de los Estados Unidos y en su repertorio se incluyen un buen puñado de joyas que han conocido muchas reinterpretaciones memorables en manos de otros artistas. Seleccionamos como muestra Proud Mary, probablemente su canción más famosa y la que más versiones ajenas ha inspirado.

Y Led Zeppelin, otro grupo que alcanzó sus máximos niveles de popularidad en los setenta, pero que ya en los últimos años de la década anterior dieron muchísimo que hablar. Como los Rolling Stones, originaron toda una corriente de discípulos, imitadores y tributarios de toda índole. Seleccionamos como muestra Whole lotta love, uno de sus temas más conocidos y el que catapultó su explosión comercial a finales de los sesenta.

Si la guitarra eléctrica es el Excalibur del rock, Jimi Hendrix fue el hombre que cambió la forma de tocar el instrumento que estaba destinado a ejercer una influencia perenne y universal dentro del estilo. Su debut en 1967 hizo que los demás guitarristas rockeros llegasen a considerar seriamente la retirada, porque nadie más era capaz de hacer sonar así las seis cuerdas por aquel entonces.

Su carrera discográfica, sin embargo, fue brevísima: se extendió solamente a lo largo de cuatro años y se reduce a tres álbumes oficiales en estudio, más uno que dejó a medio terminar cuando murió, un directo y una recopilación. Su imagen y su temprana desaparición lo convirtieron en un mito, pero su importancia en lo estrictamente musical seguramente trasciende incluso la magnitud de su figura en tanto que icono. destacamos Little Wing, una de las mejores evidencias de la originalidad revolucionaria de su forma de tocar en 1967.

Una de las bandas sesenteras favoritas del público actual, The Doors, probablemente tenga mucho que ver con ello el estatus icónico que alcanzó su cantante Jim Morrison después de su muerte y las sucesivas reivindicaciones de su figura, por ejemplo en la gran pantalla. Poseedores de un repertorio envidiable, de un sonido muy particular e instantáneamente reconocible, The Doors son automáticamente asociados por mucha gente a toda una época. Seleccionamos como muestra L.A. Woman, una de sus canciones más reproducidas y que ha conocido diversas interpretaciones ajenas a lo largo de los años.

Otra banda que alcanzó el verdadero culmen de su popularidad en la década siguiente fue The Who, pero que ya en los sesenta se convirtieron en uno de los grandes nombres del negocio. Sus armas eran un repertorio muy característico, unas aplastantes actuaciones en directo —en esto apenas tenían competencia— y el haber contribuido a convertir la música rock en materia de estudio sociológico, conceptual y literario gracias a sus letras repletas de inquietudes existenciales y crípticas simbologías. Seleccionamos como muestra Pinball Wizard, probablemente su canción más representativa de aquellos años.

Cream fue el primer gran prototipo de power trio —que entre otras cosas sirvió de inspiración directa para el mencionado Jimi Hendrix—, con el que Eric Clapton terminó de consagrarse como superestrella (aunque su compañero Jack Bruce tuviese tanta o más importancia en la banda). Únicamente publicaron cuatro álbumes, pero fueron más que suficientes para marcar una senda a seguir, dejándonos de paso un buen puñado de fantásticas canciones. Destacamos Sunshine of your love, con seguridad su canción más famosa.

Aunque mucha gente solamente conoce un pequeño puñado de himnos grabados por esta banda al principio de su carrera, lo cierto es que la discografía de The Kinks durante los años sesenta encierra un buen número de sorpresas para quien se decida a bucear en ella. Destacamos su Sunny Afternoon, uno de sus mayores éxitos, que llegó a destronar en las listas a un single de los mismísimos Beatles.

Aunque solo sus primeros dos álbumes fueron grabados durante los sesenta, los Allman Brothers Band constituyen la semilla de un movimiento tan importante en la década siguiente como lo fue el llamado southern rock, y también la inspiración para corrientes como las jam bands estadounidenses surgidas en décadas más recientes. Quizá es un grupo que al haber tenido repercusión fundamentalmente en Norteamérica, no suele ser muy tenido en cuenta por los críticos europeos a la hora de proponer grandes nombres de aquella década. A destacar Whipping post, una de sus canciones más célebres, interpretada cuando el guitarrista original Duane Allman aún estaba vivo.

https://youtu.be/FUvxRjYqjEQ

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario