Parchis
Cultura MÚSICA

Diez obras imprescindibles de la música clásica

Johann Sebastian Bach/Img. archivo
Johann Sebastian Bach/Img. archivo

Al contrario que en otras artes como la pintura o la literatura, en la música pocas veces valoramos a las grandes obras clásicas

Domingo, 09 de agosto de 2020

informaValencia.com.- Bach, Brahms, Tchaikovsky, Schubert, Haydn, Ravel, Sibelius y Shumann… Junto a Mozart y Beethoven, son los autores cuyas partituras más se han interpretado en todo el mundo y por las grandes orquestas sinfónicas.

Las grandes composiciones musicales de todos los tiempos no dejan de interpretarse en las salas de conciertos del planeta, lo que permite elaborar un ranking de las piezas que más suenan en los principales auditorios, a pesar de que en muchos casos sus autores las compusieron hace más de uno o dos siglos, e incluso tres.

Johann Sebastian Bach (1685-1750). Concierto para dos violines

Este concierto es una de las obras maestras del Barroco. Bach lo compuso siendo maestro de capilla en la corte de Anhalt-Köthen, probablemente entre 1717 y 1723. Esta obra ha sido versionada en múltiples ocasiones, llegando a aparecer desde películas hasta en videojuegos.

Antonio Vivaldi (1678-1741). Las cuatro estaciones

Bajo el título de Las cuatro estaciones se agrupan cuatro conciertos dedicados a cada una de las estaciones del año. Fueron escritos por Antonio Vivaldi entorno a 1721. Es música descriptiva donde podemos descubrir desde la tormenta hasta pesado calor de la tarde de verano.

Ludwig van Beethoven (1770-1827). Sonata para piano n.º 14 “Claro de luna”

En 1801 compuso esta obra que dedicó a la condesa Giulietta Guicciardi que era su alumna y de quien se rumoreaba que estaba enamorado. Es una de las obras más conocidas del autor junto con otras que aquí presentaremos. Está en la tonalidad de Do sostenido menor.

En ese año Beethoven confiesa a su migo Wegeler que sufre de sordera, situación que para él será una tortura.

Johannes Brahms (1833- 1897). Concierto para Violín en Re mayor

Escrito por Johannes Brahms en 1878 y estrenado en 1879 en Leipzig con su amigo Joseph Joachim como solista y él como director de la orquesta. El concierto fue dedicado su amigo a quien consultó en varias ocasiones mientras lo componía dado que él no dominaba técnicamente el instrumento.

Estando el concierto en Re mayor el violín comienza en Re menor. Busca complicidad entre el violín y la orquesta dando protagonismo a otros instrumentos e incluso es él quien adorna sus melodías.

George Frideric Handel (1685-1759). Música para los reales fuegos de artificio

Handel compuso esta música en 1749 con el fin de acompañar los fuegos artificiales que Jorge II de Gran Bretaña organizó el 27 de abril de 1749 para celebrar el fin de la Guerra de Secesión Austriaca. Los festejos y el concierto tuvieron lugar en Green Park de Londres.

Wolfang Amadeus Mozart (1756-1791). Pequeña música nocturna

La obra conocida en castellano como Pequeña música nocturna es la serenata nº 13 para cuerdas escrita en la tonalidad de Sol mayor y está fechada en Viena de 1787. Si la obra completa ha gozado siempre de gran popularidad, qué decir del primer movimiento, que sin ser aficionados a la música clásica todos hemos oído en anuncios, dibujos animados, cine, etc.

Franz Schubert (1797-1828). Ballet de Rosamunda

La música para Rosamunda, princesa de Chipre, fue compuesta por Schubert en 1823 para la obra del mismo nombre de Helmina von Chézy. La obra no obtuvo mucho éxito, sólo se realizaron dos representaciones en el estreno e incluso se perdió la partitura siendo recuperada casualmente en 1867. El reconocimiento que no recibió en vida, como tantas veces ocurre, llegó pasado el tiempo.

Piotr Ilich Tchaikovsky (1840-1893). Concierto violín en Re Mayor

Tchaikovski compuso este concierto en la tonalidad de Re mayor en 1878. Este concierto se ha convertido en uno de los más populares de este instrumento.

Lo compuso en tres semanas tras una profunda crisis personal provocada por su fallido matrimonio y el impulso que le dio la compañía del violinista Iósif Kotek .

Nikolái Rimski-Kórsakov. Scheherezade

Es una suite sinfónica que el compositor ruso Rimski-Kórsakov compuso en 1988 basándose en los cuentos de Las mil y una noches. La obra se compone de cuatro movimientos que dejan sentir la fascinación que el autor sentía por Oriente. Cada uno de los movimientos tiene su título: El mar y el barco de Simbad, la historia del príncipe Kalendar, el joven príncipe y la joven princesa y el festival de Bagdad.

Johann Sebastian Bach (1685-1750) .Conciertos de Brandenburgo

Maravilla del Barroco que se compone de seis conciertos. Al igual que el concierto para dos violines, esta colección de los seis conciertos de Brandenburgo los compone en su época en la corte de Anhalt-Köthen, pero no para el Príncipe Leopoldo para quien trabajaba, sino para el Magrave (Marqués) de Brandenburgo. La fecha en la que Bach se los entregó data de 1721.

https://youtu.be/Ehbar90jHz8

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario