Parchis
Opinión

Ni un día sin escándalo

Gobierno Sánchez 2020

Vicente Torres

01-08-2020

Me refiero a este gobierno miserable que se gasta un dinero que no tiene en subvencionar a los medios afines, no menos miserables, para que entretengan al personal hablando del Emérito. La cuestión, de entrada, presenta dos problemas de gran tamaño. El primero es que el Emérito ha prestado grandes servicios a España, mientras que el gobierno está demostrando que es el peor de toda la historia. El segundo es que la corrupción más grande de España es la de las subvenciones a los medios. Sin prensa libre no hay democracia y los medios subvencionados no son libres.

En el momento en que la tasa de paro es la más alta de la historia de España, tenemos el gobierno con mayor número de ministros (otra cosa es que alguno de ellos sea útil), mayor número de altos cargos, y mayor número de espejos trucados alrededor del presidente, que se va a gastar un dineral de los arruinados españoles, en unas vacaciones de lujo, en las que sin duda no va a pasar calor, ni sed, ni hambre. Dicen los masoquistas que lo adoran que Ayuso es psicópata. Este presidente que además de narcisista es torpe se burló de Abascal, reprochándole que aplace la moción de censura hasta septiembre para poderse ir de vacaciones. Para eso dan sus neuronas. Y los masoquistas le aplauden y le ríen la gracia.

En cualquier país con solera democrática, este gobierno habría caído hace tiempo. Sin embargo, aquí, en España, sigue, saliendo a escándalo diario, cuando no de uno de otro, o de varios a la vez, y la gente sectaria y masoquista le sigue apoyando. La duda consiste en saber si en otoño el número de masoquistas habrá descendido, aunque podría ser que no. Hay que recordar que los accionistas de Banca Catalana que apoyaron satisfechos la reducción a cero del valor nominal de sus acciones no se han arrepentido. El caso de Sánchez y los masoquistas es igual.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario