Parchis
Opinión

Los zapatos de mi madre

Img. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

24-07-2020

Esos zapatos que me gustaban tanto y que siempre me encantaba ponérmelos porqué me sentía una princesa.

Era mi obsesión desde niña, los zapatos de mi madre.

Desde que empecé a ser consciente que aquello era fascinante para mi, jamás dejé de ponérmelos, eran uno de mis juguetes favoritos, además tenía una amplia gama donde elegir, colores, con tacón más altos, más bajos, que siempre dudaba cual calzarme pero mis ojos siempre se fijaban en unos concretos, en los rojos!

Aquellos zapatos me volvían loca, me encantaban, así que eran aquellos los que siempre tenían mis pequeños pies puestos. Andaba por la casa arrastrando, como podía esos tacones, de un lado a otro, observándome en el espejo lo bien que me quedaban.

Mi madre disfrutaba al verme con ellos puestos y reía cuando yo intentaba mantener el equilibrio, debo de confesar que a veces me resultaba difícil, pero allí estaba yo con ellos puestos.

En cierta ocasión, nos disponíamos a irnos toda la familia de excursión, todos estaban preparados, menos yo. Mi padre, recuerdo que me llamaba insistentemente para salir ya de casa hasta que aparecí con los zapatos colocados y su bolso a juego que lo arrastraba por el suelo porque tanto los zapatos como el bolso eran más grandes que yo, no entendía porqué todos reían cuando me vieron aparecer porque yo me sentía tan guapa con aquello puesto.

Mi madre reía, pero mi padre se volvía loco con su princesita porqué yo era una niña muy extrovertida, habladora y siempre reía y la realidad era que yo era su princesa.

Los zapatos de mi madre, hasta cuando era adulta me gustaban, pero ya no me los podía calzar porqué mis pies crecieron más que los de ella. Ojalá me los hubiera podido seguir calzando, porque los zapatos de mi madre andaron por la vida, una vida llena de sabiduría, experiencias y lecciones.

Ojalá ahora mismo pudiese tener puestos los zapatos de mi madre.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario