Visión de un político que sigue siendo ciudadano

Torrent (Valencia)/informaValencia.comTorrent (Valencia)/informaValencia.com

Antonio Martínez / Portavoz adjunto del Grupo Municipal VOX Torrent

20-07-2020

Torrentinos, (aquí estáis incluidos todos, torrentinos, torrentinas, animales censados, etc…), desde este espacio y como componente del Grupo Municipal VOX voy a intentar plasmar mi visión sobre cómo la política se ha desviado de su camino original, cómo actúa el equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Torrent, nuestras actuaciones como oposición y el escaso margen de maniobra que nos han dejado tras la alianza PSOE-CIUDADANOS, uniéndose este último al primero en un “intercambio de cromos”.

A este mundo político, al cual me incorporé hace un año, me he encontrado con todo tipo de situaciones; sin embargo, la que más perplejidad me ha causado ha sido la gestión de este gobierno local. Dicen los concejales del equipo de gobierno que “las cosas de palacio van despacio”; no van despacio, algunas “no van nunca”. Las mociones aprobadas de la oposición se quedan en un “brindis al sol”, pues se despreocupan de ejecutarlas, quedando en el aire etéreo.

El político “profesional” ha aprendido a hablar, sin decir nada. A dar la sensación de dominar un tema, cuando en realidad no es así. Se encumbra y no tiene contacto con la realidad, no sabe de la problemática que se cuece en las calles. Asisto atónito a lo que se ha convertido la política gobernante, en un espectáculo de ocultación, en el que las promesas electorales quedan justamente en eso, en promesas, una vez toman asiento en el “sillón del poder”. Desde el grupo municipal VOX TORRENT, del que soy portavoz adjunto, hemos tratado y tratamos de ser fieles a nuestro programa, sin trampas ni juego sucio. Hemos presentado 23 mociones, de las cuales, las aprobadas quedarán en el olvido; pues su aprobación no garantiza su ejecución; dependiendo esto último de la voluntad del Alcalde.

Llegué aquí para hacer una política basada en la empatía, en la honradez, teniendo responsabilidad y sentido del deber. Si no es así, estaremos perdiendo de vista aquello para lo que los torrentinos nos colocaron aquí, y el día que desconecte de la realidad y no sea capaz de empatizar con los ciudadanos, deberé tener humildad para decir “adiós”. En la batalla electoral, se toma contacto con la gente, prometiendo cosas que luego no se hacen o no se pueden hacer, siendo en este punto donde se pierde la confianza del pueblo.

La democracia es un sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho de éste a elegir a sus gobernantes. Es un sistema de responsabilidades, no de inmortalidades. Su esencia es que el elegido por el pueblo debe responder por él y asumir la responsabilidad de no estar a la altura. Los debates políticos, las comunicaciones a la población deberían centrarse en cómo resolver los problemas de los ciudadanos, tarea a la que voluntariamente se presentaron y para la que los eligieron. Pero en vez de asumir su responsabilidad, se preocupan de justificar su ineptitud, sus malas artes y atacar al resto de partidos. Ahora, sin embargo, lo más normal es que tiremos por tierra las pocas ideas que proponen los adversarios políticos, la participación ciudadana, el bienestar social, etc.

Me gustaría que la situación cambiase, que aumentase el respeto entre las fuerzas políticas, que el interés general estuviese muy por encima de los intereses personales o de partido, y que pensásemos más a largo plazo y menos en los titulares del mañana. Hoy en día, apenas quedan Estadistas, personas que están por encima de las divisiones partidistas y que buscan el bien común. La política necesita ser nuevamente dignificada.

print

Se el primero en comentar on "Visión de un político que sigue siendo ciudadano"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*