Parchis
Opinión

Maresme

Cartel de la extraña y ochentera película española,/Img. Aquívaletodo
Cartel de la extraña y ochentera película española,/Img. Aquívaletodo

Francisco Mares / CRÍPTICO

10-07-2020

Después de desayunar la pareja de hecho emprendió largo trecho rumbo a Cataluña con el voto desfavorable del inferior en derechos que por si acaso se puso en el pecho un lazo amarillo de buena suerte desafortunadamente nada más llegar a Zaragoza .

Don Cipote se distraía oyendo no insultos sino la radio donde con buenas y cordiales palabras se disfrazan y su camarada, para olvidarse de todo, lo hacia empinando la bota cada vez más temeroso pues tenía entendido por los medios de desinformación que en Cataluña hace mucho que no se hablaba en cristiano y que la virgen era negra.

Cansado de oír mentiras y sandeces fue llegar al Principado y se oyó la voz de don Cipote.

-Buena movida se ha montado. Este gobierno pone un circo y le crecen los enanos.

Haciéndose cruces por el camino el apesadumbrado secretario estaba al día de la actualidad puesto que su sufrida y abnegada mujer le había prevenido por Facebook en privado que Carmen Porter (mujer de Iker Jiménez, subdirectora y copresentadora de Cuarto Milenio) y Ángeles Blanco (pareja de Vicente Vallés en el trabajo y en casa) habían salido cien cañones por banda en defensa de este buen hombre y periodista con todo el gremio del todo queda en casa viento en pompa a toda vela a causa de unas desafortunadas declaraciones en que se instaba a calificar a los medios más allá de llamarles gigantes o malandrines como normalmente hacia don Cipote .

Fue decirse que crecen los enanos y exclamarse :

– Alto, pues si no me engaño se nos aproxima un gigante que no sé si será Vicente Vallés pero trae muy mala pinta.

Sin fatiga pese a la travesía de la España profunda a la Cataluña profunda Don Cipote corrigió prestamente los miedos de su camarada.

-Ya no te ves dos en un burro y el don de lenguas no es lo tuyo pues lo que ahí pone es Benvinguts al Vallés y no Vicente Vallés.

Maravillado quedóse el pobre campesino al adentrarse en aquella zona de transición a la leyenda, la superstición y el misticismo. Entre Orrius y la Roca del Vallés se reconoce una ruta prehistórica de programa doble entre El bosque animado de JL Cuerda y Un cos al bosc de J Jordá, un thriller rural comparado con Twin Peaks por los eruditos de la narratología.

Acampó la pareja en un bosque encantado y mágico de gran follaje con dólmenes neolíticos de 4000 años de antigüedad como las tablas de la ley de 2001 una odisea del espacio.

Tales mesas trogloditas de última cena y banquete fueron al parecer utilizadas para sacrificios satánicos y allí se dispusieron a cenar no se sabe si por última vez.

Don Cipote se sintió identificado con un elefante de piedra de trompa superdotada que le recordó las extremidades del genial Nacho Pardal de Enguera pero tras venirse arriba ambos se pegaron un susto morrocotudo con un indio indígena escondido al acecho y otras esculturas de significado críptico y esotérico esculpidas en roca de pura cepa como un moai chileno de la isla de Pascua con doble cara gigante.

Las visiones del escudero volvieron a divisar el sanbenito de Vicente Vallés pero don Cipote recetó para la ocasión otra dosis de trankimazin.

-No temas inexcusable amigo, los moais son esculturas monolíticas gigantes representativas de antepasados misteriosos humanoides cuya función era atraer el maná y así vamos nosotros en pos del pan nuestro de cada día . Hay quién dice haber visto luces extrañas celestes y como nadie se atrevía a ir por tales lares el bandolero Rocaguinarda, que al no haber realitys lo sacó don Miguel en el entremés de La cueva de Salamanca y en el auténtico Don Quijote , se escondió en estos bosques como el maquis de El espíritu de la colmena de Víctor Erice. Y para que te entre más el cague, pues tenemos periódicos de sobra, vamos a dormir en el lugar más inquietante: el Plat del Rei, una zona donde se dice que se descuartizaron cadáveres para hacer sacrificios a los dioses.

Más cabezón, por partida doble, que un moai don Cipote comentó que el moai más gigante era el moai Piro Piro cuya puntiaguda nariz indica que se lo huele todo y que algo huele mal.

Presto estuvo a darse el piro el ayudante colmado de palominos en los abanderado.

Mucho más palomar anidó cuando descubrieron donde iban a dormir a un joven alto y bien parecido con el que cualquier doncella soñara.

-Válgame el cielo, danosle hoy y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores y déjanos caer en la tentación más líbranos del mal .

-Déjate de catecismo respetable feligrés pues ese que ahí ves es uno de los bandoleros más respetados y fijate si es así que pese a ser ladrón y criminal llegó a tener una calle con su nombre.

-Yo de natural soy compasivo y bien intencionado pero me han asaltado deseos de venganza de un agravio que se me hizo aún con todas mis buenas inclinaciones .

Admirado quedo don Cipote de oir hablar a Don Roque Rocaguinarda de la Roca del Vallés tan buenas y concertadas razones porque él, contrariamente a todo hijo de vecino, no pensaba que entre los del oficio no pudiera haber ningún buen discurso ni buen fondo de corazón.

El trío de espadas durmió más feliz que unas pascuas a la vista del moai refugiado de la isla de Pascua de Valparaíso y al levantarse fueron acompañados hasta la playa. Fue la primera vez que la pareja vio el charco más grande que jamás habían imaginado.

-Nunca vi gigante parecido buen amigo, pues al ir a Perpiñán a ver El último tango en París no me pude entretener viendo esta inmensidad de olas.

Saludó como es debido don Cipote a las olas del Maresme y pensó que con la profundidad de esa grandeza ningún gigante podría con ellos aunque se hundieran en lo más hondo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario