La realidad de la Monarquía

Su Majestad el Rey Felipe VI recibe a Pablo Manuel Iglesias./Img RtveSu Majestad el Rey Felipe VI recibe al líder comunista Pablo Iglesias./Img Rtve

Vicente Torres

07-07-2020

Si algo va quedando de manifiesto a lo largo del tiempo es que el Rey siempre está donde tiene que estar, si es necesario que esté. Se acaba de ver en el caso del funeral por las víctimas del virus chino, cuando otros fantoches que pretenden desacreditarlo se han procurado excusas baratas para no ir.

¡Claro que no les importan los fallecidos por el virus chino! ¡Si ni siquiera se han molestado en contarlos! Eso significa que su interés por los ciudadanos se circunscribe a la posibilidad de utilizarlos y manipularlos, para vergüenza de los masoquistas que los sostienen con sus votos.

Incluso el anterior Rey, con todas sus imperfecciones, esas que los dos psicópatas que toman las decisiones más importantes hoy en día sacan a la luz regodeándose, supo estar en su sitio siempre que hizo falta. Hasta fue capaz de abdicar cuando pensó que ello convenía a España. Esa lección no serán capaces de aprovecharla los mangantes que nos gobiernan, ni ninguno.

Ninguno de los dos ausentes principales en el funeral por las víctimas del virus chino tiene autoridad moral para criticar al Rey, ni tampoco para desenterrar a Franco. No tienen autoridad moral para nada, porque no tienen vergüenza de ninguna clase.

Alguien ha dicho que de un comunista solo se pueden esperar falsedades y mentiras, lo cual no es cierto. Es indudable que se refiere a los comunistas del gobierno, pero hubo otros, como Julio Anguita o Marcelino Camacho, que podían decir barbaridades, pero no mentían.

En los países democráticos, las monarquías funcionan muy bien y proporcionan una estabilidad que en el caso de España resulta muy necesaria. Precisamente, quienes quieren acabar con la monarquía también aspiran a sustituir la democracia por una dictadura bolchevique, ansían condenar a los españoles al hambre y la miseria, someterlos a un régimen cruel y arbitrario.

print

Se el primero en comentar on "La realidad de la Monarquía"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*