Las cicatrices del corazón

Img. Rosa MurielImg. Rosa Muriel

Rosa Muriel / ASÍ ES LA VIDA

25-06-2020

Poder coger entre tus manos la nieve blanca y apretar hasta que te duela, como duele una ruptura o un desencuentro o una despedida.

Acariciar los pétalos de una flor de ese rojo intenso que te remueve por dentro y te recuerda otras notas musicales olvidadas en la partitura de tu corazón, que ya nunca podrá terminar esa composición.

Unos labios sedientos, doloridos, que esperan el agua como la tierra yerma de los inmensos desiertos.
Seguro que has corrido detrás de una pompa de jabón que se escapa traviesa porque no quiere desaparecer entre tus manos. No has podido sentir la suavidad de lo frágil, lo débil, lo que dura un instante, como dura un silencio en un pentagrama, o un sí quiero, o una estrella fugaz.

Y quién sabe… esos ojos que tocan el corazón, y llegan hasta el sótano y acarician cicatrices que ya no duelen pero que están.

Una sonrisa que roza tu rostro y te deja rastros de nostalgia, rostros vivos entre nosotros, que te rodean en cualquier esquina o en cualquier plaza.

O tal vez a la frente perlada de fiebre, que urge acariciar, mojar, besar porque hace tanto un beso, o una caricia…

https://youtu.be/7qaHdHpSjX8

print

Se el primero en comentar on "Las cicatrices del corazón"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*